miércoles, 6 de julio de 2011

Un viaje a Mallorca con el Imserso

Segunda experiencia para mi marido y para mi de esta manera de viajar, tras la jubilación.

Con nuestro primer viaje a Valencia y Alicante habíamos quedado contentos, tanto de la organización como de las propuestas de excursiones, así que decidimos seguir usando esta cómoda (y barata) manera de conocer España.

En esta ocasión visitamos Mallorca.

A pesar de la cantidad de años que lleva siendo uno de los lugares turísticos mas visitados y deseados del país, yo no había tenido ocasión de ir hasta allí.

Hubo un pequeño contratiempo de salida ya que el viaje, programado para salir por la mañana temprano, fue retrasado hasta la tarde por la organización. Me mandaron el aviso del cambio y una srta. de la agencia de viajes también se puso en contacto conmigo. Cuando fui a recoger el nuevo billete me recibió, informándome lacónicamente, de que siempre que hay un cambio es para peor.

Efectivamente este cambio acortaba en una tarde el viaje.

Bien, pues casi con un día menos, pero con gran ilusión cogimos el avión, que, esta vez sin escalas, nos llevo de Asturias a Mallorca.

Llegamos al aeropuerto ya de noche.

Por suerte el hotel estaba solamente a un cuarto de hora de distancia, ya que nuestro alojamiento en Can Pastilla, casi se podía ver desde el aeropuerto.

Pudimos tomar posesión de la habitación, cenar con tranquilidad y dar un largo paseo por una amplia avenida que daba a la playa, para ir ambientadonos.

Mallorca, la mas grande de las islas del archipiélago balear, es también las mas variada en cuanto a paisajes y manifestaciones culturales.

Tiene una geografía que conjuga las sierras que bordean la costa, como la Sierra de Tramontana, al noroeste y la Sierra de Levante, al este, con la fertil llanura central, donde abundan los campos de almendros, de precoz floración, ya que en el mes de enero empiezan a colororearse de blanco, salpicada aquí y allá con algún pueblo.

Preciosos paisajes, tanto de la costa con sus golfos, playas y calas, como del interior, que nos proponíamos conocer.

La isla, con casi 900.000 habitantes es uno de los mas preciados y deseados destinos turísticos de España y de Europa e incluso, podíamos decir, del hemisferio occidental.

El nombre de la isla procede del que le daban los romanos, insula maior, que, posteriormente, paso a Maiorica, o isla mayor.

Los restos mas antiguos encontrados en Mallorca datan del neolítico, 3.500 años a.C.; se encuentran cerca del municipio de Calvià, donde se han encontrado navetas y cuevas sepulcrales que, hoy día, estan en el Parque Arqueológico de Puig de sa Morisca, en la localidad de Santa Ponça.

De 1.300 a.C. hasta la conquista romana en 123 a.C., se desarrollo la cultura talayótica, que ha dejado estos monumentos funerarios en diversos puntos de la isla.

Los romanos, comandados por Quinto Cecilio Metelo, Baleárico

tardaron dos años en conquistar la isla, defendida por los honderos baleáricos, que posteriormente pasaron a formar parte de las tropas auxiliares romanas.

A la caída del imperio romano, la isla fue invadida por los vándalos, que permanecieron en ella algo mas de un siglo, hasta que el general Belisario conquisto la isla para Bizancio.

Después de la invasión de España por los moros, la isla quedo definitivamente sometida desde el s. X (903) hasta la reconquista cristiana de 1.229, a cargo, como otras muchas del levante, del rey Jaime I el Conquistador.

Jaime I creo el reino de Mallorca, que incluía no solamente esta isla, sino también Menorca, Ibiza y Formentera y los condados del Rosellón y la Cerdeña. La independencia del reino fue corta, pues fue incorporado a la corona de Aragón en 1.349.

Durante la Guerra de Sucesión española, a la muerte de Carlos II, la isla se decanto por el apoyo al Archiduque Carlos de Habsburgo, con los consiguientes contratiempos al final de la misma, por las sanciones impuestas por el vencedor de la contienda, que ya era rey de España, designado en el testamento del finado rey, Felipe V de Borbón.

A lo largo del s. XVI la isla sufrió los ataques de los piratas turcos y berberiscos, que asolaban el Mediterraneo

Aunque en otros tiempos su economía dependió del sector primario, agricultura, ganadería, pesca, minería, aumentado mas recientemente con la industria de la piel, calzado, muebles, joyería, etc. sus principales motores económicos, actualmente, proceden del turismo y la construcción.

Siendo una de las regiones donde antes se desarrollo el turismo, en los primeros años del s. XX, las industrias mallorquinas de hostelería se encuentran entre las primeras de España, y se podría decir del mundo.

Esto unido a su benigno clima hacen de ella un lugar deseado para los visitantes.

Y esto era lo que nos proponíamos hacer desde el día siguiente.

Nos veremos entonces.

1 comentario:

  1. Sí, a mí Mallorca me gustó mucho. Imagino que en primavera es aún más bonita, con los almendros en flor y todo verde a rabiar.

    Besos

    ResponderEliminar