jueves, 1 de marzo de 2012

Un viaje con el Imserso al Surocciedente de la Peninsula Iberica

Este año, lo que se ha convertido en una costumbre, nuestro viaje anual con el Imserso, fue a Matalascañas, provincia de Huelva.

Después de un viaje en un avión lleno de ciudadanos asturianos, aterrizamos en Sevilla, y tras una parada para comer, llegamos a Matalascañas, cuando el sol se estaba poniendo, mas tarde que en el norte, pues estábamos en la zona mas occidental del país.

El viaje de Sevilla a Matalascañas es de una hora y media. Ya cerca del hotel atravesamos km de un bosque de pinos, que corresponden al Parque Natural de Doñana, el sol se filtraba por entre los arboles, ofreciéndonos el primer bonito espectáculo.

El hotel de nuestro destino es un enorme edificio, con vistas al pueblo por un lado y al océano por el otro. Esta vez no hubo suerte y nos toco del lado de las casas. Casas bajas, la gran mayoría de la población son chalets, que hoy día empiezan a estar rodeados de construcciones mas altas, de hasta cuatro pisos, y algunos gigantescos hoteles, que se elevan como murallas, creo que el mas alto y grande era el nuestro.

Tomamos posesión de nuestra habitación.

Salimos al exterior, comprobando que el mar estaba muy cerca. Ya era noche cerrada, pero en el paseo, que se alarga encima de la magnifica playa, hay farolas, así que caminamos hacia la izquierda, en dirección, podríamos decir, geograficamente hablando, hacia Sanlucar de Barrameda, en la provincia de Cádiz, limítrofe con Huelva, alrededor de una hora. Se oía mas que se veía el mar, que estaba en calma.

Hablemos un poco de Matalascañas, nuestra base para la siguiente semana, antes de conocerla de día.

Matalascañas es una población exclusivamente turista. En terrenos de Doñana conocidos en tiempos como Torre La Higuera, se empezó a construir, hacia 1.958, desarrollándose rápidamente con veraneantes de bastante poder económico, las partes mas antiguas son de chalets, que provenían de los alrededores y sobre todo de Sevilla, ya que es la playa mas cercana a esa capital.

Mas tarde surgieron los hoteles, edificados con gran volumen, y diversos y feos edificios de cuatro o cinco plantas, tambien destinados a los veraneantes.

El nombre de Torre La Higuera viene de una antigua torre, construida en el s. XVI, durante el reinado de Felipe II, como otras varias, de este y otros reinados, que había a lo largo de la costa, para defensa militar, principalmente para vigilar la llegada de piratas berberiscos, que asolaban estas costas y las del Mediterranero.

La Torre se derrumbo durante el terremoto de Lisboa de 1.755, y quedo boca abajo, por lo cual lo que vemos es su base, pasando con el tiempo a ser una especie de icono de identificación de la zona.

El Parque Nacional de Doñana rodea la población por todos lados.

Administrativamente pertenece al municipio de Almonte, que se encuentra a menos de 30 km de Matalasacañas.

Este nombre tan curioso le viene, probablemente, de las cañas y juncos, que crecían en todo el entorno, en las cercanías de las marismas del río Guadalquivir, que paso de "Mata de las Cañas" a Matalascañas.

Su población estable es de aproximadamente 1.500 habitantes, que se ven multiplicados por 100 o mas durante el verano.

La urbanización se divide en barrios, y estos en sectores, que forman un intrincado laberinto de calles, muchas de ellas sin salida.

Bien pues en este bonito, aunque desolado entorno, en esta época del año no hay allí nadie o casi nadie, íbamos a pasar unos cuantos y provechosos días; nada de playa y sol, mas que para los paseos; teníamos que conocer, o en su caso revisitar, todos los alrededores y algunos otros lugares menos cercanos.

2 comentarios:

  1. ¡Multiplicado por cien la población! ¡Qué pasada! No me lo puedo ni imaginar. Las calles deben ser impracticables en verano.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que nosotros la hemos conocido en esta estación.

    Era lo que podría llamarse un pueblo fantasma, sin vecinos, solo los turistas de invierno; asi se puede apreciar la belleza de la playa,que es magnifica, y de los alrededores.

    Besos

    ResponderEliminar