miércoles, 22 de mayo de 2013

Un viaje con el Imserso a la Costa del Sol

                                                                    

Nuestro cuarto viaje con esta organización estatal, convertido ya en tradición, fue a Torremolinos, en la Costa del Sol Occidental.

Con los tiempos que corren no se si esta tradición se prolongara algún año mas, pero mientras exista nos da  ocasión de visitar algunos lugares no conocidos y revisitar otros ya vistos, con buena organización y bajo coste.

Hicimos un cómodo viaje a Torremolinos en un vuelo charter; a pesar de ser invierno, todavía había luz cuando llegamos al ampliado y renovado aeropuerto de Málaga, muy cercano a la que iba a ser nuestra base.

Del aeropuerto a Torremolinos hay unos diez o quince minutos para llegar a nuestro hotel en la parte alta de la ciudad. Volveré mas tarde a este denominación de "parte alta".

En el reparto de habitaciones tuvimos suerte pues la nuestra daba a la magnifica bahía de Málaga, y aunque el sol se había puesto, aun se alcanzaba a ver el amplio panorama a lo lejos, pues lo mas cercano era un paredón de edificios enormes, de considerable altura.
                                                                   

Enfrente mismo estaba el Centro Cultural Pablo Ruiz Picasso, que ofrece diversos entretenimientos, como conferencias, conciertos, teatro y foros, durante la semana.

A la mañana siguiente pudimos ver la bahia en todo su esplendor, bueno, lo que dejan ver las altos y a veces aberrantes edificios.
                                                                               
  
Nuestra residencia era el Hotel Natali, uno de los hoteles construido en 1.974, durante la gran expansión turística de Torremolinos entre los años 65-75 del siglo pasado, y renovado totalmente en 2.005, situado en la parte alta de la ciudad.

Después de tomar posesión de la habitación y cenar en el amplio comedor con buffet bien surtido, salimos a dar un paseo por los alrededores, no demasiado agradable, pues hacia un viento mas que mediano y llegar al Paseo Marítimo es trabajoso.

 Según la descripción del hotel, el mar está a 700 m; puede parecer una distancia asumible, lo que no dicen es que hay una gran cuesta, que puedes salvar descendiendo-ascendiendo por muchas escaleras o por tortuosas calles, no hay otra manera, así que nos decidimos por el entorno, dejando para la mañana siguiente mas exploraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario