lunes, 29 de junio de 2015

Una semana en Jordania. De Oviedo a Aman

                                                                             

Al comienzo del verano del año pasado mi marido y yo hicimos un interesante, y me quedo corta en el calificativo, viaje a Jordania.

Este país, casi desconocido para mi por entonces, está lleno de reliquias de las primeras grandes civilizaciones que han sido en el mundo, maravillas, arqueológicas e históricas de los diferentes pueblos que a lo largo de su larga historia conquistaron y poblaron este territorio.

Digamos, en primer lugar, unas palabras sobre su historia.

Hay vestigios prehistóricos importantes de mas 10.000 a.C., con dólmenes y restos arqueológicos de algunas de las primeras aldeas del planeta.

El territorio que llego a ser la actual Jordania, forma parte de lo que se denomina el Creciente Fértil,
cuya historia comenzo hace mas de 2.000 años, cuando pueblos semíticos se asentaron alrededor del río Jordán en lo que se llamo Canaán, tierra disputada entre cananeos y judíos durante siglos, como nos describe, de forma mítica y religiosa la Biblia ; otros, digamos visitantes y a veces residentes en la zona, fueron los egipcios, hititas, asirios, babilonios, griegos, nabateos, persas. judíos, romanos, cruzados y turcos, y seguro que me dejo alguno, que también comerciaron, fundaron ciudades y libraron batallas en esta región, y dejaron ricas influencias culturales.
                                                                              

Gracias a su ubicación estratégica en Oriente Próximo, los territorios de Palestina y Jordania han sido nexo de unión entre Asia, África y Europa, lo que les ha proporcionado un importante papel, en las comunicaciones y el comercio, entre Este y Oeste, Norte y Sur.

El actual estado Reino Hachemita de Jordania fue creado después de la 1ª Guerra Mundial, en 1.918, tras la desmembración del Imperio Otomano. a la cual había contribuido de forma decisiva la Gran Bretaña, que, para poder vencer a los turcos, promovió la Rebelión Árabe.

Durante la expansión del Imperio Otomano, los turcos se habían, desde 1.518, apoderado de gran parte de los territorios del Imperio Safavida, una dinastía persa que conquisto extensos territorios e impuso el islamismo chiita en ellos, de manera que eran los dueños de gran parte de lo que hoy conocemos como Oriente Medio.

Durante la 1ª Guerra Mundial, Gran Bretaña se aprovecho del incipiente nacionalismo árabe, provocando la Revolución Árabe contra los turcos, prometiendo la formación de un gran estado árabe que abarcaría Arabia, Siria, Líbano, Palestina, Jordania e Irak.

De esta manera, las tropas árabes comandadas por el jerife de La Meca, que tenia, desde tiempo inmemorial, el titulo de protector de los santos lugares, para los musulmanes, de La Meca, y antepasado de la actual dinastía hachemita de Jordania, apoyadas por oficiales británicos, entre los cuales el famoso Lawrence de Arabia, sobre el cual se hizo incluso una película, lograron derrotar a los turcos y a sus aliados alemanes, que habían invadido estos territorios.

Sin embargo, al final de la Guerra Mundial, los británicos no cumplieron sus compromisos, y se repartieron el Oriente Medio con Francia, permitiendo la fundación del estado de Israel, y constituyendo un Protectorado en toda la zona, estableciendo las fronteras artificiales, que duran hasta el día de hoy.

El protectorado británico acabo el 22 de mayo de 1.946, y tres días mas tarde Jordania se convirtió en un país independiente, dirigido por el primer rey de la dinastía hachemita, Abdula I.

La independencia fue acompañada, al cabo de dos años, en 1.948 de la Guerra jordano-israelí, a la creación del estado de Israel, en la que venció este ultimo país,

Los conflictos con Israel han sido frecuentes, desde entones, en los que desde el punto de vista militar, Israel siempre ha vencido a los paises musulmanes vecinos, aunque no tanto, desde el punto de vista de la opinión pública y de las resoluciones de la ONU.

Un momento dramático,en el nuevo estado, aconteció en 1.967, después de la Guerra de los Seis Días, en la que Jordania intervino como parte del recién formado y efímero estado Sirio-jordano, cuando la afluencia de refugiados palestinos, que huían de Israel, creció a mas de un millón de personas, con los temibles fedayin, milicias palestinas armadas, haciéndose cada vez mas fuertes, poniendo en peligro la soberanía y seguridad de Jordania, conflicto que fue resuelto por el rey Hussein, expulsando y liquidando a gran cantidad de fedayines, y de palestinos.

Los conflictos armados continuaron hasta la firma del tratado de paz jordano-israelí de 1.994, y desde entonces el país vive en paz.

Desde el año 1.999 reina en Jordania el rey Abdula II, primogénito de Hussein. 

La dinastía hachemita procede del jerife de La Meca Hussein ibn Ali, cuyos hijos se convirtieron en reyes de Irak, Feisal, y de Jordania Abdula I, en 1.921, con el apoyo de Gran Bretaña.

Cuatro son los reyes que desde entonces ha tenido Jordania, Abdula I (1.882-1.951, rey de 1.921 a 1.951), asesinado a las puertas de la Mezquita Al-Aqsa de Jerusalén, al que sucedió su hermano Talal I (1.909-1.972, rey de 1.951 a 1.952) que abdico después de tan solo dos años de ejercicio, obligado por los británicos, supuestamente por enfermedad,

Le sucedió su hijo Hussein I (1.935.1.999, rey de 1.952 a 1.999), que tuvo que hacerse cargo de la corona a los 16 años, por lo que fue nombrado un Consejo de Administración Fiduciaria, que funciono  hasta su mayoría de edad, dos años mas tarde; considerado como un  excelente militar y político, que hizo mucho por su país, resolviendo muchos momentos conflictivos.

El actual rey, cuarto de la dinastía  Abdala II (1.962, rey desde 1.999), es hijo primogénito del segundo matrimonio de Hussein con la británica Antoinette Avril Gardiner; Abdala ha vivido parte de su vida en Inglatera y E,E.U.U.; aunque al principio de su reinado hubo algunas dudas en la opinión publica sobre su idoneidad para ocupar el trono, debido al origen de su madre, en estos momentos los jordanos están encantados con su rey, pues es un hombre inteligente, que, dentro de las costumbres tradicionales, está tratando de desarrollar el país, y se muestra conciliador con los vecinos. 
                                                           

Abdalla II está casado con la palestina Rania al-Yassin, con la que tiene cuatro hijos, de los cuales el primogénito y heredero, Hussein, tiene 21 años, en estos momentos.

Pues bien, en este fascinante y antiquísimo territorio íbamos a pasar una semana, que empezó con un viaje en autobús desde Oviedo a Madrid. Allí tras una espera no demasiado larga, volamos hasta Amán, la capital de Jordania, viaje de cinco horas.

Llegamos de noche cerrada a nuestro destino; un pequeño incidente debido a que el conductor del autobús, desde el aeropuerto hasta el hotel, se olvido de sacar todas las maletas de nuestro grupo, dejando dentro, unas cuantas, las nuestras y las otros viajeros, retraso aun mas nuestro descanso. Pero, ya se sabe, el turista tiene que estar dispuesto a esas pequeñas, o quizás grandes incidencias, sin enfadarse demasiado, para poder disfrutar a tope del viaje.

Mañana nos esperaban los tesoros de Jordania, y eso nos hizo dormir a pierna suelta, el tiempo que nos dejaron. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario