viernes, 22 de enero de 2016

5º día en Jordania: Pequeña Petra y desierto de Wadi Rum

                                                                       

Después de descansar en el mismo hotel de Wadi Musa, salimos tras el desayuno, para seguir conociendo la zona, pues aun quedaba otra joya nabatea que explorar, bueno, una joyita, pues la "Pequeña Petra". podíamos decir, que es la hermana menor de Petra, tanto por estar excavada en la roca, como por que sus construcciones son bastante similares a las de Petra, era nuestra primer parada del día.

La Pequeña Petra está a unos 10 km de Wadi Musa en un paraje montañoso espectacular, en cuyas rocas y paredes se pueden ver tumbas aisladas o algún pequeño núcleo de construcciones excavadas en la montaña,
                                                                   

pero le pequeña Petra es algo mas que unas cuantas tumbas, en esta zona, como en Petra, hay restos arqueológicos de los asentamientos  mas antiguos de la humanidad, de 9.000 años a.C,. al menos.

Pero volviendo a Pequeña Petra, atravesamos, para llegar, un desfiladero mas corto que el Siq, pero aún mas angosto, de 1 m de anchura en algún tramo, a donde no llega el sol, y la temperatura es menor, llamado Siq al-Barid o "cañón frío", antes de llegar a donde se suceden residencias, almacenes, tumbas, canales de agua, cisternas, lo que fue un centro comercial importante y lugar de descanso para las caravanas de camellos que pasaban por Petra.
                                                                           

Allí los turistas no aparecen , o al menos no vimos ninguno mientras visitamos el lugar, era bastante temprano por la mañana y quizás llegaron mas tarde.

A ambos lados de cuando el desfiladero se ensancha, se ven las estancias y almacenes que ocupaban los caravaneros que allí se reposaban. En una de ellas, el triclinium (comedor)
                                                                       
                                                                         
 se conservan, en una esquina del techo, pinturas al fresco, únicas en toda la zona, un hallazgo muy importante, dada la escasez de frescos helenísticos.
                                                                           


                                                                         

                                                                           

Fue un equipo de arqueologos ingleses el que las descubrió y restauro entre 2.007 y 2.010, ocultas hasta entonces bajo una capa de hollín y suciedad.

En los frescos se pueden ver flores, pájaros, insectos, tres clases de vides diferentes, así como hiedra y enredaderas. Por todo esto se asocia estas pinturas al culto de Dionisios, dios griego del vino, que cubrirían la bóveda, y las paredes de la estancia,

Una de las figuras mas destacadas es un niño alado (ver mas arriba), tocando una flauta, apoyado en una enredadera.

Tuvimos otro entretenimiento simpático en la Pequeña Petra; un grupito de niños de la zona. posiblemente beduinos, se pusieron a cantar folklore, y a moverse acompasadamente.

 Les aplaudimos y les dimos unas cuentas monedas.
                                                                     

Otro músico, este senior y solo, tocaba un instrumento a nuestro paso; también obtuvo unos cuantos euros.
                                                                       

Parece que el magnifico encuadre que ofrece la Pequeña Petra, mejor y mas genuino que los escenarios cinematográficos, es utilizado por el rey de Jordania, Abdulla II,  para obsequiar a algunos amigos y visitantes extranjeros con comidas, cenas y cócteles cuando así le place.

Abandonamos el lugar cuando ya empezaba a calentar demasiado el sol, atravesando el impresionante paisaje montañoso
                                                                                 

para dirigirnos a otra de las maravillas de Jordania, el desierto de Wadi Rum
                                                                                               

Wadi Rum o el Valle de la Luna es un valle desierto situado a 1.600 m sobre el nivel del mar, en una región montañosa de arena y piedra arenisca, cuyo punto mas elevado es el monte Jamal Umm al Dami, de 1.854 m., declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2.011.

El Wadi Rum ha estado habitado desde la prehistoria como muestran las incripciones y figuras labradas en la piedra, pertenecientes a cultura talmúdica, anterior a la ocupación islámica.

Desde el año 2.007 viven en desierto varias tribus de beduinos.

Precisamente llegamos a un espacio, al lado de algunas de esas fantásticas montañas,  muy bien preparado, con toldos, sofás, mesas, donde comimos en  el correspondiente buffet, que acogimos con gusto.
                                                                   

Después de buen rato de descanso, subimos a unos cuantos coches todo terreno, conducidos por los beduinos, habitantes del lugar, en los cuales recorrimos una parte del desierto, ya que el paseo fue de mas de dos horas.

 Una excelente manera de verlo.

El desierto de Wadi Rum fue un lugar de paso de las caravanas de los nabateos, que conocian a la perfección los secretos del desierto, que guardaban con mucho celo.

Todas las caravanas procedentes de la India o China, repletas de mercancias como especias, sedas, perlas, incienso y marfil, y un sinfin de materias preciosas, debían atravesar este desierto por lo que los nabateos se convirtieron en los controladores del comercio entre Oriente y Occidente.

Durante la Rebelión Árabe de 1.917-18, el oficial del ejercito británico T. E. Lawrence, mas conocido como Lawrence de Arabia, que apoyaba al principe hachemita Feisal y combatia junto a él, con el objeto de desposeer al Imperio Otomano de sus dominios, utilizo Wadi Rum como base de operaciones, y fue asi como entro en conocimiento del mundo occidental

Wadi Rum es uno, si no el más bello desierto del mundo; en palabras de un buen conocedor del mismo, Lawrence de Arabia,

"inmenso solitario... Como tocado por la mano de Dios"

Este inmenso paraje del sur de Jordania tiene un aspecto mágico: un enorme mar de arena salpicado de gigantes de piedra arenisca que cambian del amarillo al rojo, conforme avanza el día.

Entre dunas y paredes de granito, esculpidas por el sol y el viento, se siente uno como en otro mundo.

Subidos en el todoterreno visitamos los rincones mas espectaculares como el Puente de Piedra de Burdah, un arco de piedra tallado por el viento,
                                                                 

 los Siete Pilares de la Sabiduria, una immensa mole de arenisca que domina el desierto, que toma su nombre del relato de Lawrence de Arabia,
                                                                           
                                                                 



los petroglifos del cañon de Khaz´ali, que proceden de la cultura tálmudica, anterior al Islam, tallados en la piedra hace mas de dos mil años
                                                                                 


Desde el 2.007 viven en Wadi Rum los beduinos de la tribu zalabia, que se encargan del turismo de la zona, tanto en la restauración, como del recorrido en jeep, como del folk.

Tuvimos ocasión de contemplar dos espectáculos protagonizados por estos beduinos. Durante una parada, uno de los conductores trepo como un gato por una pared de roca, hasta llegar muy arriba y quedar como suspendido en el aire.
                                                                   
                                                                 
El otro espectáculo se desarrollo en una tienda beduina, donde un grupo de músicos nos ofrecio folk de la zona, mientras bebiamos té.
                                                                                 


Cuando salimos de la jaima, la luz del sol era la del ocaso, con la que las rocas tomaban un color rosado, que las favorecia.
                                                               

La conocida pelicula "Lawrence de Arabia" que presenta como un desinteresado aventurero a este militar británico, se rodo en Wadi Rum.

Nos fue señalado el lugar donde estaba acampada la producción de este film, dirigida por David Lean y protagonizado por el actor, ambos britanicos, Peter O´Toole.
                                                               

Antes de dejar Wadi Rum vimos una reliquia, casi arqueologica, el tren de via estrecha que instalaron los otomanos, para trasladar tropas durante la Rebelión Árabe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario