domingo, 31 de enero de 2010

Capítulo VII Un paseo por Nova Scotia, Canadá

Amanecia cuando llegamos a nuestra siguiente escala en Halifax, Nova Scotia, Canadá.
El sol estaba levantandose, ofreciendonos un espectaculo fantastico y rápido, pues enseguida lo inunda todo con su luz.

Tambien pudimos admirar el elegante Queen Mary II, que pasaba al lado de nuestro barco, en un viaje similar al nuestro.

En la costa podiamos ver ya Halifax, la capital de Nueva Escocia.

Nueva Escocia es una de las provincias fundadoras de Canadá.

Junto con Quebec, Nuevo Brunswick, y el estado de Maine, en E.E.U.U., fue colonizado y poblado por franceses que le dieron el nombre de Nueva Francia, desde comienzos del s. XVIII.

Los ingleses habían reivindicado, poco tiempo despues, estos territorios, que habian atraido a cierto numero de colonos escoceses, y que le dieron su actual nombre.

Despues de largas y cruentas guerras entre los franceses, los británicos y los nativos que colaboraron con ellos, Gran Bretaña se hizo con estos extensos territorios.

La población era mayoritariamente francesa, conocidos como acadianos, francofonos y católicos, lo cual no convenia a los nuevos dueños.

Se promovió la implantación de gran número de colonos alemanes protestantes, sin resolver el problema.

Finalmente los británicos dedidieron deportar a los acadianos a otras colonias suyas, a Europa y a Louisiana, en el sur de E.E.U.U., donde contribuyeron a crear la cultura cajún.

Las siguientes oleadas de pobladores fueron los llamados "leales", que quisieron mantenerse unidos a la corona británica, cuando la Independencia de E.E.U.U. y emigraron hacia el norte.
Y mucho más tarde llegaron los irlandeses que huian de la Gran Hambruna de 1.845-1.849.

Bien, volvamos a Halifax, gran ciudad de mas de 350.000 habitantes, un importante puerto de la costa atlántica de Canadá, que recibe mas de cien cruceros al año.

Conocida, tambien, por ser la ciudad mas cercana al naufragio del Titanic, desde donde partieron los barcos de rescate, trás la tragedia. Cerca de la ciudad hay un cementerio con muchas lápidas de victimas del Titanic, que no visitamos.

El autobús habia cambiado. Hoy teniamos a nuestra disposición uno mas amplio y confortable, con buenas vistas para todos, manejado por Betty-Ann experta conductora, ademas de madre y abuela, que nos llevo con toda seguridad por algunas dificiles carreteras secundarias.

Dimos un paseo por las calles antiguas de Halifax, cercanas al puerto, de fuerte sabor victoriano, restauradas en todo su esplendor por un gran plan de recuperación del municipio.

Subimos a continuacion a la Ciudadela, llamada Fort George, construida entre 1.740-1.856, primero para repeler posibles ataques de los franceses, y luego de los E.E.U.U.

Una de sus estampas caracteristicas es la del Reloj de la Ciudad, mandado a instalar por el principe Eduardo, Duque de York, Comandante en Jefe de las fuerzas de la América Británica del Norte, en 1.803, para estimular la puntualidad y el sentido del deber de las fuerzas allí estacionadas.

La Ciudadela tiene forma de estrella, inspirado en las fortificaciones diseñadass por el francés Le Pestre, señor de Vauban, para Luis XIV.

Uno de los atractivos de la visita es contemplar a los centinelas, vestidos de escoceses. El que estaba de guardia ese día era un hombre de color. Quise hacerme una foto con él y al tocarlo ligeramente me dio un gran susto, pues fuera un robot o de carne y hueso, se cuadro con gran ruido, estrepito podriamos decir, y cantidad de movimientos, para quedarse conpletamente quieto a continuación. Sigo con la duda sobre su identidad, humana o mecánica...

Seguidamente montamos de nuevo en el bús y por carreteras secundarias atravesamos un precioso paisaje costero, el de la bahia de Saint Margaret, hasta llegar a nuestro destino: Peggy´s Cove.

El lugar es espectacular. Grandes extensiones de granito han sido redondeados por la accion del agua y el viento y forman un panorama algo salvaje.

No eramos los únicos visitantes; una multitud de turistas, seguramente procedentes de cruceros como el nuestro, paseaba por allí; frío no hacía, pero C. quiso abrigarse mas pues corría el viento con ganas. En la bien abastecida tienda se compro un impermeable que parecia de lobo de mar, aunque no era amarillo.

En un extremo hay un gran faro. En la base del faro había una mujer vestida y calzada de verano con una guitarra, tocando y cantando para amenizar a los turistas. Estaba sentada en un taburete y no parecía temerle al viento.

Según una de las leyendas locales, hay varias versiones, el nombre del pueblo se debe a una niña superviviente de un naufragio, que fue llamada así por la familia que la acogió al no conocer su nombre; otra posible procedencia del nombre es el de la propia bahía donde está el pueblo, ya que Peggy es el apodo de Margaret.

En todo caso es un bonito pueblo de pescadores. Tiene un puente cubierto, como los que ya habiamos visto, un muelle con barcos y demás artes de pesca, nasas, redes, etc, un iglesia pequeña de madera y hasta un escocés vestido a la usanza, con su falda a cuadros, para guíar a los turistas, en los nada complicados rincones del lugar.

Continuamos nuestro viaje, rodeando siempre la costa, hasta llegar a la Bahía de Mahone, otro pintoresco punto desde el que hay la mejor vista de la ciudad llamada igualmente Mahone Bay.

Se puede observar la calle principal, con las tres iglesias de tres distintas confesiones protestantes,
  • anglicana,
  • luterana y
  • unionista,
una al lado de otra, recuerdo de los diferentes emigrantes que han forjado el pueblo, alemanes, suizos, etc. y de su tolerancia religiosa.

Al atrevasar la ciudad pudimos ver variadas muestras del Festival de Espantapájaros, que se acababa de celebrar en los primeros días de octubre, en el que presentan cientos de estas figuras.

Son muy simpáticos, parodias de personajes celebres de la sociedad, realeza, artistas pop, etc.; había tambien espantapájaros en forma de calabaza, brujas, esqueletos, pues ya preparaban Halloween.

Seguimos hasta llegar a Lunenburg.

Esta ciudad, establecida como segunda colonia británica despues de Halifax, en el territorio de Nueva Escocia, en 1.753, y poblada luego con alemanes, suizos y franceses, conserva casi intacto su patrimonio urbano, con casas y edificios de finales del s. XVIII y principios de XIX.

Ha tenido desde su fundación gran cantidad de industrias relacionadas con el mar, astilleros, así como la mayor planta del país de procesamiento de pescado, entre otras actividades e industrias.

En 1.992 el gobierno de Canadá declaro Lunenburg como Distrito Histórico Nacional. En 1.993 la UNESCO reconocio este conjunto como Parimonio de la Humanidad.

Comimos en un resturante llamado Rum Runner, nombre evocador de su pasado pirata y de fabricantes de ron. La comida no evocaba nada, solo pasable.

Despues de comer dimos un paseo contemplando las casa, iglesias, fábricas, etc, todo con cierto aire de casita de muñecas, convertida en gigante por algún sortilegio.

En el muelle está atracado un velero, vencedor de la copa de América, el Bluenose, que su propietario, natural del lugar, ha dejado alli para ser contemplado por los visitantes.

Volvimos despues al barco, en el cual teniamos que embarcar a las cinco y media como hora limite.

Desde nuestro camarote contemplamos Halifax, así como la salida del barco, siempre espectacular.

También se iba, momentos antes que nosotros, el Queen Mary II , con su majestuosa silueta. Lo seguimos hasta que desapareció en el océano.

Nos esperaba una larga navegación.

2 comentarios:

  1. Al final van a ser más escoceses en Canadá que en la Escocia misma!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Impresión equivocada. Solo usan esa vestimenta para "encantar" a los turistas.
    Besos

    ResponderEliminar