miércoles, 28 de julio de 2010

Jávea y Denia

Dedicamos una mañana a conocer Jávea y Denia.

El día había amanecido nublado, aunque no llego a llover.

Emprendimos camino hacia el sur, desde Playa Gandia, ya que estas dos poblaciones están al norte de la provincia de Alicante.

Las dos se encuentran al pie del Montgó, imponente roque de más de 750 m de altura, que las separa.

Jávea es una bonita ciudad costera, situada en la comarca alicantina de la Marina Alta, con una espectacular situación geográfica entre el Cabo de San Vicente y el Cabo Prim, entre los cuales se forma la bahía de Jávea.

A continuación de este último cabo, se encuentra el Cabo de La Nao, que es la parte del litoral levantino que mas se adentra en el mar.

Su nombre, probablemente viene de la palabra árabe Xabiga que quiere decir pozo de aljibe, de los que había muchos por esa zona.

Hay por allí otros cabos menores y algunas islas e islotes que forman el espectacular paisaje.

El Montgó sirve de parapeto a las borrascas que llegan del Norte, dando lugar a un microclima
local, considerado uno de los mejores del mundo.

Jávea tiene, como población, unos 35.000 habitantes, de los cuales mas de la mitad son extranjeros, europeos en su mayor parte, sobre todo ingleses, seguidos a distancia por los alemanes, y de otras nacionalidades.

Jávea tiene una historia larga, pues ya fue poblada en tiempos anteriores a la Historia.

Después de la Reconquista por el rey Jaime I el Conquistador, sufrió diversos avatares; mencionare que durante la Guerra de Sucesión fue la única población de la comarca que tomo el partido borbónico, apoyando al, ya rey, Felipe V, por lo que al acabar la guerra obtuvo una serie de privilegios que la impulsaron demográfica y economicamente, convirtiéndose su Puerto en un motor del desarrollo local.

Despues de un pasado en el que la agricultura, y en menor medida la pesca, fueron sus principales fuentes de ingresos, en el s. XX, Jávea, como casi todos los municipios del Levante, se convierte en uno de los lugares privilegiados para el turismo.

En los años 60 del pasado siglo, se inicia esta actividad con la creación del Parador de Turismo en la playa del Arenal, la única de arena.

Jávea cuenta con gran variedad de playas, de distintos materiales, grava, tosca (roca), piedra, pero esta es la única playa de arena.

Como ciudad antigua que es, tiene un casco histórico, en el cual destaca la Iglesia de San Bartolomé, del s. XVI; su campanario se puede ver desde cualquier punto de la comarca.

Nosotros visitamos otra iglesia: la Iglesia de la Virgen de Loreto, en el barrio del puerto.
Antes de esta construcción moderna hubo allí otra iglesia de la misma época que la de San Bartolomé.

Se trata de un conjunto de tres edificios diferentes:
  • La Escuela
  • El Convento
  • La Iglesia parroquial
Esta última es la mas interesante.

Construida en 1.967, está considerada, junto con la catedral de Brasilia y la catedral de Liverpool, como uno de las tres mas importantes templos católicos de arquitectura vanguardista.

Los materiales empleados son el hormigón armado y el hierro. En el exterior los doce pilares que la sustentan son una alegoría de los doce Apóstoles, aunque hay quien tambien ve los tentaculos (estilizados) de un pulpo.

El interior es una nave única, que recibe luz cenital de unos ventanucos en la parte superior, lo cual ayuda a subrayar la espiritualidad del recinto.

El techo es de madera de pino rojo, en forma de quilla invertida, que recuerda la barca del Divino Pescador y también alude al oficio de los promotores de la iglesia.

Su ubicación en el barrio del Puerto, entre estrechas callejas, no es la mejor para destacar su arquitectura, pero al mismo tiempo tiene el encanto del carácter marinero del entorno.

Después de visitar con detenimiento esta iglesia dimos un paseo por la avenida del puerto, que tiene una de las playas de Jávea, la playa de la Grava, de piedras de tamaño mediano. La vista desde este paseo es preciosa.

Jávea tiene también bastantes casas, que se adornan con un dintel en las puertas de piedra porosa de color dorado, tosca se llama allí, muy abundante en los acantilados y roquedales de la costa; debido al gran uso y abuso que se ha hecho de la tosca, se ha puesto en peligro su conservación por lo que ahora está prohibido emplearla para las puertas o adornos de los edificios, desde 1.980.


Despues del paseo subimos hasta el Parque Natural del Montgó.

Este paraje fue declarado Parque Natural en 1.987. Desde allí se puede ver el Montgó en todo su esplendor, así como el cabo de San Vicente y algunas islas.

Como el día no estaba demasiado bueno, vimos al Montgo con una corona de bruma. Según nos contaron cuando este monte lleva puesto el casquete de nubes, anuncia lluvia para los tres días siguientes. Y creo recordar que la predicción se cumplió para uno, al menos.

Al subir pudimos ver diversas construcciones, que llaman molinos, que han sido compradas y restauradas por sus nuevos dueños.

Aunque allí nos dijeron que eran molinos, parece que hay dudas sobre su origen y usos, pues también se piensa que fueran atalayas de vigilancia para avistar a los posibles piratas que infeastaban el Mediterraneo, atacando cuando les parecía, causando terror y destrozos en las poblaciones de la costa.

El Montgó se encuentra muy cercano a la costa con la que enlaza por una llanura, llamada Las Planes, que finaliza en el mar Mediterraneo en abruptos acantilados.

En el parque natural hay muchas especies vegetales, algunas autóctonas y gran cantidad de vida animal.

Su privilegiado emplazamiento hace que haya sido habitado por el hombre desde la mas remota antigüedad.

A pesar de que el día no era demasiado luminoso, desde el Parque disfrutamos de una esplendida vista de Jávea y alrededores hasta el cabo de San Antonio.

Seguidamente visitamos la otra ciudad costera del otro lado del Montgó: Denia.

Denia es la capital de la comarca alicantina de la Marina Alta.

Aunque hay restos de un poblado íbero, su origen es romano. Estos la llamaron Dianium .

Tuvo gran importancia durante el Alto Imperio romano y también durante el reino visigodo. La diócesis de Denia dependía de Toledo.

Después de la reconquista cristiana tuvo un periodo de decadencia por el desplazamiento de la población musulmana.

Renacida de nuevo tras de diversos avatares históricos, en el s. XVIII, al contrario que su vecina Jávea, durante la guerra de Sucesión tomo partido por el Arquiduque Carlos de Habsburgo, lo cual origino diversas represalias, que provocaron la decadencia de la ciudad.

En el s. XIX se inicia su recuperación con la aparición de una potente burguesía comercial que atrajo empresas extranjeras y propicio un gran aumento demográfico.

En los años 60 del s. XX, al igual que otra zonas costeras de Levante, el turismo se convierte en su motor económico, que le ha dado un gran desarrollo urbanístico y gran prosperidad.

Denia tienes unos 45.000 habitantes de los cuales un 30% son extranjeros, principalmente de la U.E.

Los habitantes pueden aumentar hasta 200.000 en los meses de verano. A esta avalancha de veraneantes contribuyen su buen clima, y los 20 km de playas de los que dispone.

Su paisaje es bastante menos espectacular que el de la vecina Jávea, pero, según nuesta guía, es una ciudad mas animada y con mas servicios que esta última. Más agradable para vivir, en una palabra.

De alli salen barcos que van a Ibiza, que solo está a 90 km. En los días claros se puede ver la isla, pero a nosotros no nos fue dado verla, al estar el día nublado y brumoso.

En esta corta visita nos limitamos a pasear por la avenida cercana al puerto, viendo los barcos.

Y a llegarnos al interior del casco histórico donde vimos una parte de la muralla y una iglesia, del estilo que son todas por esa región.

El Ayuntamiento cercano al puerto tiene un aspecto excelente.

Sin duda Denia tiene monumentos interesantes, que merecen una visita más larga, pero el tiempo se había acabado.

Lo de veranear allí me parece imposible. Demasiada gente y demasiado desmadre urbanístico; lo pudimos ver al volver, pues el autobús paso cerca de las playas, donde se ha construido de forma caótica, como en toda la zona.

Pero en la época del año, invierno, en que nosotros hicimos estas exccursiones, todo se podía ver, si había tiempo, con toda tranquilidad.

Hasta la próxima y última excursión

3 comentarios:

  1. Lo dicho, es que este nuestro país es una joyita y parece que los únicos que saben apreciarlo son los guiris.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. En el Hotel & Spa El Rodat de Jávea puedes encontrar las propuestas más tentadoras para este verano : Estancia Romántica , Relax Rodat , Experiencia Fotográfica , Eno-experiencia Casta Diva , Especial 3 y 6 Noches .etc
    Para no perdérselo…
    http://www.elrodat.com/propuestas-tentadoras

    ResponderEliminar
  3. You actually make it seem so easy with your presentation but I find this matter to be actually

    something which I think I would never understand.
    It seems too complicated and extremely broad for

    me. I'm looking forward for your next post, I will try to get the hang of it!

    My web blog: www.carp.tv

    ResponderEliminar