jueves, 26 de agosto de 2010

Salamanca, Colegio Mayor Fonseca, Plaza Mayor y Convento de San Esteban



El pasado mes de junio tuve ocasión de volver a Salamanca.

La visita a esta magnifica ciudad siempre me resulta agradable; me trae recuerdos de cuando viví en ella durante cuatro años. Entonces, hace muchos años, era la monumental ciudad forjada durante siglos, pero ahora ha progresado , como todas las ciudades españolas, y está muy bien mantenida y acondicionada.

Una de las reformas, ya de hace bastantes años, respecto a la época en que yo viví allí, fue eliminar la circulación de coches de la Plaza Mayor. Ahora ese maravilloso espacio es para el disfrute de los ciudadanos y de los muchos visitantes que por allí pasean.

Cuando llegamos, paramos delante del Colegio Mayor Fonseca, donde íbamos a alojarnos; después de tomar posesión de nuestra habitación, salimos con un amigo para sentarnos en la Plaza Mayor y tomar allí una copa y alguna tapa, en uno de los numerosos establecimientos en ella están instalados.

Mientras, fue cayendo la tarde, la plaza se ilumino, ofreciéndonos otra visión no menos espectacular que la de pleno sol.

Digamos ahora dos palabras sobre el Colegio Mayor Fonseca.

En primer lugar es un privilegio poder alojarse en él, que hoy día ofrece todas las comodidades de un buen hotel .


El Colegio tiene una larga historia.

Fue fundado en 1.519 por Alonso de Fonseca, arzobispo de Santiago de Compostela, para que los estudiantes gallegos tuvieran un Colegio para estudiar en la Universidad, de ahí su primer nombre: Colegio Mayor de Santiago, el Zebedeo, mas conocido como Colegio del Arzobispo, Colegio Mayor Fonseca, y mas tarde Colegio de los Irlandeses, llamado así porque en tiempos de Felipe II sirvió para albergar a los estudiantes de ese país que iban a estudiar a Salamanca, huyendo de la persecución inglesa a los católicos de Irlanda.

De los cuatro antiguos Colegios Mayores de Salamanca, es el único que se conserva; fue muy dañado por los franceses durante la Guerra de la Independencia, como toda España, ya que utilizaron edificios civiles y militares para hacer fortificaciones, y reconstruido después.

Sus arquitectos fueron Diego de Siloe, Rodrigo Gil de Hontañon y Juan de Alava, grandes arquitectos del Renacimiento, en España.

Es un edificio plateresco, de tipo conventual, organizado alrededor de un claustro, de proporciones y decoración exquisitas, uno de los mas bellos patios del Renacimiento español.

Destaca además del claustro la capilla, con retablo de Alonso Berruguete.


La fachada es bastante sencilla, con la decoración únicamente en la Portada, presidida por un bajorelieve de Santiago Matamoros.

Dedicado ahora a residencia de postgraduados y profesores residentes o visitantes.

Forma un gran complejo con el anexo edificio barroco de la Hospedería, dedicado hoy día a Centro de Postgraduados de la Universidad de Salamanca.

Fue declarado bien cultural en 1.931.

Pasear por el patio, contemplando los medallones, todos distintos, y los adornos platerescos a lo largo de las arcadas, así como la magnifica escalera de la derecha, es una delicia; por mala suerte estaban, en esos días montando un estrado y poniendo sillas para alguno de los numerosos eventos que la Universidad de Salamanca celebra en este entorno.

Como he contado, después de tomar posesión de la habitación, que estaba al lado de la de nuestro pariente, colega y amigo, salimos hacia la Plaza Mayor, lugar que aunque uno haya visto muchas veces, no debe dejar de visitar y disfrutar, siempre que se vuelva a Salamanca.

La Plaza, corazón neurálgico de la ciudad, punto de encuentro de amigos, residentes y visitantes, estaba bastante concurrida, como de costumbre. Nos sentamos a tomar algo.

Vale la pena decir unas palabras sobre ella.

La Plaza Mayor de Salamanca es la mas bella de España y una de las mas bellas del mundo. Es un monumento típicamente español, exponente del barroco, que alcanzo con ella expresiones dificilmente superables.
La Plaza Mayor fue acordada en 1.710 por el rey Felipe V, el primer Borbón de España, como premio a la ciudad por haber apoyado su partido, en contra del otro aspirante a la corona, el Archiduque Carlos de Habsburgo, durante la Guerra de Sucesión Española.

La construcción se realizo entre los años 1.729-1.755, con proyecto del arquitecto Alberto Churriguera, ocupando el antiguo solar de la plaza de San Martín. La pequeña, preciosa y románica Iglesia de San Martín esta contigua ella.

Tiene planta cuadrada. El lado mas importante está ocupado por el Ayuntamiento, obra de José Churriguerra, coronado por la espadaña que soporta las campanas del reloj.

Mientras estábamos sentados en una de las terrazas, tomando algo y contemplando la animación, que era como de costumbre muy grande, fue anocheciendo y el conjunto fue tomando otro aspecto, este, si puede ser, aún mas sugestivo.



Al día siguiente disponía de la mañana para recorrer un poco la ciudad. Decidí visitar el Convento de San Esteban, que no veía de cerca desde hacia tiempo.

Allí me encamine, recorriendo el trayecto entre nuestra residencia, el Colegio Mayor Fonseca, y el Convento, por la calle de la Clerecía, viendo, al pasar algunos de los muchos e importantes monumentos de la ciudad como la iglesia del Convento de la Ursulas, que estaba cerrada, el Palacio de Monterrey, propiedad de la Duquesa de Alba, la Casa de las Conchas y el imponente edificio, antiguo convento de Jesuitas, hoy día sede de la Universidad Pontifica, de la Clerecía.

Siguiendo la misma dirección, hay luego una calle en cuesta, la calle de Jesús, que lleva hasta el Convento de San Esteban.

Lo primero que llama la atención es la enormidad del conjunto, y el frente de la Iglesia del Convento, a modo de retablo mayor en piedra, de alguna catedral.

Este frente, labrado con escenas bíblicas, adornos, pilares volutas etc, está realizado en la maravillosa piedra de la localidad salmantina de Villamayor, piedra que reune todas las cualidades, pues se deja tallar bien y siendo ya de bonito color dorado, el tiempo la consolida en ese color y la endurece para que pueda lidiar con el duro clima de Salamanca,

Aunque los dominicos se instalaron en esta ciudad entre 1.255-56, el actual convento data de 1.524, debido a la iniciativa del cardenal Fray Juan Alvarez de Toledo. La construcción se extendió hasta 1.610.

Lo extenso de sus años de edificación hace que, considerandolo como un magnifico ejemplo del estilo plateresco, sea una mezcla de otros estilos que van desde el gótico hasta el barroco, este último poco apreciable en la arquitectura, pero bien presente en el imponente Retablo Mayor de la iglesia, obra de José de Churriguerra.

Según la tradición, en el convento, se alojo Cristóbal Colón cuando estuvo en Salamanca para defender, frente a los geógrafos de la Universidad, la posibilidad de llegar a las Indias navegando hacia Occiedente.

Como ya he comentado la portada, un bello ejemplo del plateresco, está concebida como portada-retablo, formando un arco de triunfo, cuya bóveda de medio cañón despliega abundante decoración de este estilo.

En centro se representa el martirio de San Esteban y encima hay un Calvario, ambos de Cerroni, de comienzos del s. XVII.


La iglesia, de cruz latina, es imponente; aunque los estilos que resaltan son el gótico tardío y el renacentista, el enorme Retablo Mayor, es de estilo barroco, como ya he recordado.

El Claustro, donde se mezclan los estilos gótico y renacentista, también es sobresaliente.
Alrededor del Claustro están los Capítulos, lugar de reunión de los monjes.
Hay dos: el "Capitulo antiguo" oscuro y modesto, del s. XIV, donde están enterrados destacados miembros del convento, y el "Capitulo Nuevo", mas grande, monumental y mejor iluminado, del s. XVII, el mismo siglo, y estilo en el que se construyo la Sacristía, de gusto clásico, donde esta enterrado, en un gran túmulo Fray Pedro de Herrera, obispo de Tuy, su patrocinador.


Otro elemento arquitectónico destacable, que pude admirar durante mi paseo por el convento, es la Escalera de Soto, mandada a construida entre 1.553-56, por Fray Domingo de Soto, catedrático de la Universidad y confesor de Carlos I.

El arquitecto Rodrigo Gil de Hontañon, empleo una técnica nueva y revolucionaria, pues la escalera no se apoya en ningún soporte, ascendiendo adosada a los muros, creando un espacio diáfano, pues parece sostenerse milagrosamente.

Todo el entorno rememora la gran importancia y poder que tuvo en España y en Europa y América, la Orden de Predicadores de los Dominicos, fundada por el español Santo Domingo de Guzmán, en Toulouse en 1.215 y aprobada por el Papa Honorio III un año después.

Entre sus mienmbros destacados, que fundaron la Escuela de Salamanca de Teología, Filosofía y Economía y habitaron el convento de San Esteban, están Francisco de Vitoria, Tomás de Mercado y Domingo de Soto, que en su época hicieron unos planteamientos inusuales sobre los problemas de la sociedad.

Volcados en la Evangelización de América, los Dominicos hicieron una importante labor, generando varios defensores de la población indígena que han dejado sus huellas en la historia, como Fray Bartolomé de Las Casas, Fray Antonio Montesinos y algunos otros.

Después de recorrer despacio, todo el recinto, admirando y disfrutando de tanta belleza ...e historia, tuve que volver al Colegio Fonseca, para cambiar mi vestimenta de turista por algo más formal.
Mi marido había formado parte de un tribunal de tesis doctoral, y el doctorando nos ofrecía, tanto al tribunal como a los amigos y acompañantes un banquete en Ledesma.

El lugar elegido para la comida es muy bonito y la fiesta universitaria y lúdica también fue muy bonita y agradable.

Excelente broche final para esta corta, pero interesante nueva visita a Salamanca.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Pollo con salsa de especias y mango

He encontrado esta exótica receta estando en una tierra afortunada, con mango, lima y demás ingredientes a mano, y como es verano he pensado que venia bien para la época y circunstancias, así que aquí va.

Ingredientes para 4 personas

  • 3/4 de contramuslos de pollo troceados y sin piel

Para el macerado

  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de cilantro molido
  • 1 cucharadita de anises
  • 1 pimienta de cayena
  • 1 chalota
  • 4 limas

Para la salsa

  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 2 dientes de ajo
  • 2 mangos
  • 3 patatas
  • 300 g de caldo de pollo
  • 1 cucharadita de cilantro molido
  • 1 cucharadita de anís molido
  • pimienta de cayena
  • sal
  • aceite de cacahuete
Elaboración

Machacar el ajo y las especies hasta tener una pasta espesa.
Diluir con el zumo de las cuatro limas.
Añadir la chalota picada.
Macerar el pollo con esta mezcla al menos una hora.
Reservar el macerado.
Dorar el pollo en el aceite de cacahuete.

Sacar el pollo despues de dorado a un plato.

Rehogar la cebolla y el pimiento troceados y con sal, en el aceite de dorar el pollo.

Añadir el mango y la patata cortados en dados muy pequeños.

Cubrir con el caldo.

Cocer durante 30 minutos.

Es un plato muy sabroso con su toque tropical.

Es facil así que espero que os animeis a cocinarlo.





sábado, 21 de agosto de 2010

Cullera, la Albufera, el valle de la Valldigna

Tuvimos mala suerte con el tiempo para nuestra última excursión. El día era lluvioso y desapacible, incluso pensamos en que se suspenderían las visitas; pero no fue así, a la hora fijada salimos hacia Cullera, nuestro primer objetivo.

Cullera esta al norte de Playa Gandia, yendo hacia Valencia. En nuestros recorridos por esa carretera, habíamos visto el nombre de Cullera escrito con llamativos caracteres gigantes en la montaña, mas bien meseta del pueblo, que da a la carretera.

Buen reclamo pues no puedes dejar de verlo.

Cullera es una bonita población costera de la comarca de la Ribera Baja de Valencia.

Tiene unos 25.000 habitantes con un alto porcentaje de extranjeros, principalmente de la UE, entre los que destacan los franceses. La población puede triplicarse o aún mas en la época estival

Tiene un estupenda playa y está al lado de la desembocadura del río Jucar, que irriga toda la comarca.

El término municipal se extiende por una gran llanura, cuya única elevación es el "Monte de las Zorras" de 223 m de altura. Por su situación geográfica desde esta montaña se controlan todos los alrededores, de manera que ha sido habitada y utilizada como atalaya, desde siempre.

La ciudad, poblada desde el Paleolítico Superior, como demuestran los restos hallados en una cueva, siguió habitada durante el Neolítico y la Edad del Bronce.

La ciudad que los griegos llamaron Sicana, fue posteriormente denominada Sucro oppidum por los romanos, estando ubicada en lo alto del Monte de Cullera o de los Zorros.

Mas tarde, durante la ocupacióna musulmana paso a llamarse Colla- Aeria (Cumbre alta), de donde derivo su nombre actual.

En el Cantar del Mio Cid aparece citada con el nombre de Gujera.

La reconquista de este territorio corrió a cargo del rey Jaime I, el Conquistador, como casi toda la región.

Uno de los sucesos históricos mas relevantes para Cullera fue el asalto a la ciudad por el corsario berberisco Dragut, acontecida el 25 de marzo de 1.550, como parte de la campaña de este pirata de saqueo del mar Mediterraneo, en el que consiguió un gran botín en bienes y cautivos, y que dejo a Cullera despoblada durante décadas.

Para compensar esta desgracia, hoy día, la cueva aprovechada para el asalto por los piratas, como entrada a la ciudad, es un gran reclamo turístico, donde hay instalado un museo provisto de material mas o menos de la época, que ilustra la piratería en el s. XVI y donde incluso ofrecen un pequeño espectáculo de luz y sonido, con el tema de la invasión pirata. Las desgracias históricas convertidas en fuente de riqueza después de siglos...

La economía tradicional basada en la agricultura, cultivo del arroz y cítricos, ha ido cediendo terreno a un importante desarrollo del turismo, tanto nacional como internacional, a partir de los años 60 del siglo pasado.

Este cambio ha sido acompañado de la especulación urbanística, que ha empeorado el paisaje, con construcciones aberrantes.

Empezamos nuestra visita por la cueva del pirata Dragut, como ya he mencionado habilitada con objetos, vestidos e incluso una nave mas o menos de la época.

El relato de la invasión pone los pelos de punta, pues la población estaba completamente desprevenida.

Seguidamente fuimos al Castillo de Cullera, al que se puede acceder andando por el Camino del Calvario, un zigzagueante via-crucis con las 14 estaciones de la Pasión de Cristo.


Nosotros fuimos en el bus por la otra vertiente.

El Castillo mandado a construir por Jaime I el Conquistador en el s. XIII, sobre una antigua fortaleza árabe, se encuentra en lo alto de la montaña dominando tanto el pueblo, como la llanura y el mar.

De las murallas que tuvo subsisten algunos tramos; también hay restos de las antiguas torres que formaban parte de la muralla.


Al lado del Castillo se encuentra el Santuario de la Virgen del Castillo, templo de estilo neo bizantino edificado en el s. XIX.


Dadas las fechas, cercanas y posteriores a la Navidad, todavía se podía ver un espléndido Belén, que estaba aún sin recoger.


También contemplamos desde aquella altura, la playa y el pueblo de Cullera, así como la desembocadura del Júcar y a su derecha la costa ondulada, con los entrantes de las conchas de las playas hasta perderse de vista. Y eso que el día era gris y neblinoso. ¡Qué precioso debe ser con el sol radiante! a pesar de los edificios, con sus diferentes alturas y diferentes gustos.



Bajamos, luego, al pueblo, donde tuvimos un buen rato para recorrerlo y pasear por él.

Siguiendo la calle principal llegamos a la Iglesia Parroquial de los Santos Juanes, del s. XVI, recientemente restaurada.


Del antiguo templo gótico sobre el que se construyo el actual de estilo neoclásico, subsisten la sacristía y el interior del campanario.

Mientras paseabamos por Cullera empezo a llover.

Todo el tiempo temiamos por nuestra siguiente visita a la Alfubera. Pero aunque el tiempo continuo gris y nublado, en el lago no llovia, ni llovio.

Fue una pena tanto gris, porque aquello con sol debe ser mucho mas bonito, pero... si uno está un día, casi mejor decir un rato, en un lugar hay que aceptar lo que toque, en cuanto a los meteoros se refiere.

La Albufera, nombre que proviene del arabe, al-buhayra, "pequeño mar", está actualmente en el Parque Natural de la Albufera, que tambien comprende el entorno húmedo de la Albufera y el cordón litoral adyacente a ambos, desde el año 1.986.

La Albufera es, desde el punto de vista geográfico, una laguna costera somera, de una profundidad media de 1 m, separada del mar por una estrecha barra litoral arenosa, que se llama restinga y estabilizada por un bosque de pinos. Es una zona de paso para muchas aves migratorias, algunas en peligro de extinción, de lo cual deriva su gran importancia ecológica.

La costa de la provincia de Valencia estaba antiguamente formada por una sucesión de albuferas y marjales, de los cuales solo se conserva en buen estado la Albufera, aunque aún se pueden ver bastantes marjales a lo largo de la costa.

El lago está a 10 km de la ciudad de Valencia, es el mayor de España; antiguamente las aguas eran cristalinas, se podía ver el fondo y podian ser consumnidas sin peligro por los pescadores que habitaban en sus margenes.

Actualmente el lago se ha reducido a un tercio de lo que fue hasta el s. XIX, debido al aprovechamiento de sus margenes para el cultivo del arroz.

Por él navegan las viejas barcas, impulsadas antiguamente por velas latinas, perchas y remos, hoy sustituidas en gran medida por las lanchas de motor.


Nosotros hicimos un paseo turistico, en una lancha con percha manejada por un barquero.

Dimos una gran vuelta contemplando el lago, con sus margenes llenas de cañizo donde se podian ver grupos de pájaros que anidan allí; otros volaban por encima de ese extenso humedal ; tambien se veian algunos pequeños botes, supongo que de pescadores.

Un recorrido bonito e interesante.

En las margenes vimos alguna barraca, bastante arruinada, y alguna otra mas adecentada, que evocaban otros tiempos.

Gran número de excursionistas recordamos la serie de TV "Cañas y barro" basada en la novela del mismo nombre, del escritor valenciano Vicente Blasco Ibañez, que describe la vida de la Albufera en otros tiempos.

Había llegado la hora de comer. Lo hicimos en un restaurante del pueblo donde habíamos embarcado, que prepara paella hecha al fuego de leña.


Ya se sabe que la paella depende, ademas del fuego, de lo que se le ponga. Puede variar desde exquisita a corriente. La que nos sirvieron, precedida por una ensalada, era corriente, aunque estaba buena. El arroz es muy agradecido y se pone sabroso con poco.

Todavía nos quedaba otra visita, de camino a casa.

Fue una parada en el hermoso valle de la Valldigna.

El valle, dedicado al cultivo de la naranja desde los años 50 el s. XX, está totalmetre rodeado de montañas, excepto por el este, en que se abre al Mar Mediterraneo.

Según la leyenda su nombre procede de las palabras que dirigio el rey Jaime II de Aragón a su capellán y abad del Monasterio de Santes Creus, cuando se encontraba de camino por la zona: "Qué valle más digno para un monasterio de nuestra religión", a lo que el abad contesto: "Valle digno, señor, valle digno", tras lo que el rey dono las tierras al abad de Santes Creus para una nueva fundación cisterciense en el valle, que tomaría el nombre de Monasterio de Santa María de la Valldigna.

Este monasterio, situado en la población de Simat de Valldigna, iba a ser nuestra última visita del día y del viaje a Levante.

La lluvia que había aguantado con poca exhibición, solamente algo en Cullera, se puso a caer fuerte durante la visita al Monasterio. Aún así lo vimos con detenimiento.

El monasterio, que tuvo que ser magnifico, tiene una primera implantación gótica, siguiendo el canón de la Orden del Cister, con dos puntos neuralgicos, la iglesia y el claustro; despues del terremoto de 1.644 se hicieron muchas reformas en estilo barroco.


Fuera del conjunto monumental están el Palacio residencia del abad, construido entre los s. XIV y XVI, la hospedería, la bodega, el almacén y el resto de dependencías agricolas.

Despues de la Desamortización de Mendizabal, del año 1.835, el monasterio fue abandonado por los monjes y vendido a particulares, que lo decicaron a explotaciones agropecuarias y lo someterion al expolio y la destrucción patrimonial, con el derribo de la mayoría de los edificios.

Los sillares de los arcos y las losas del pavimento fueron vendidos como material de construcción, mientras que los arcos góticos del claustro alto del Palacio del abad se incorporaron al Palacio del Canto del Pico, en Torrelodones (Madrid), siendo comprados por la Generalidad Valenciana a sus propietarios y devueltos a su lugar original.

Con estos y otros elementos dispersos en diferentes parroquias de la región, se ha emprendido su restauración desde el año 2.003.

A pesar de tanta destucción es un lugar digno de ver, con una iglesia barroca magnifica,

y el encanto romantico que tiene las ruinas.

Paseamos por la iglesia y demas dependencias, tratando, ademas de ver, de evocar su pasado esplendor.

Saciados con nuestras y variadas visitas volvimos a nuestra base en Playa Gandia.

Hemos hecho un gran recorrido de la región, aunque se han quedado bastantes cosas por ver.

Pero con esta aproximación hemos visto la gran riqueza artistica, cultural, y en cuanto a la naturaleza de esta región, como de resto en toda España.

Hasta el próximo capitulo...



martes, 3 de agosto de 2010

Risotto con esparragos verdes, con queso canario de la Isla del Hierro

He visto esta receta, hecha con otro tipo de queso.

Como ahora disfruto de una larga estancia en las Islas Afortunadas, así llamadas con toda la razón, pues este clima es verdaderamente "afortunado", y el entorno muy bonito, se me ha ocurrido cambiar el queso por uno local, concretamente de la Isla del Hierro.

Todas la Islas Canarias tienen quesos extraordinaros, muchos de ellos de leche de cabra, como es el caso del que yo he empleado.

Y despues de esta pequeña introducción pasemos a la receta, que es muy sencilla.

Esta es la forma en que los italianos hacen el arroz, usando la variedad redonda, combinandolo con muchas cosas, verduras, setas, marisco,etc.etc.

Para lograr el exito con un risotto hay que hacerlo despacio y removiendo continuamente, con la cuchara de madera, para que vaya soltando el almidón y quede meloso.

Ingredientes para cuatro personas


  • 200 g de arroz redondo
  • 4 chalotas
  • 2 manojos de esparragos verdes
  • 1 l de caldo de ave
  • 100 g de nata
  • 100 g de queso del Hierro
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración

Pelar y picar las chalotas.

Rehogar en un chorro de aceite con un poco desal, hasta que esten ligeramente doradas.

Añadir los esparragos picados, sin la parte leñosa

Rehogar unos minutos.

Añadir el arroz .

Rehogar unos minutos.

Ir agregando el caldo, poco a poco, sin dejar de remover, según se va absorviendo hasta que el arroz este tierno.

Incorporar la nata y el queso del Hierro troceado.

Mezclar bien hasta que el queso se derrita.

Servir inmediatamente.

Es un plato delicioso.

Animaros a hacerlo, solo requiere un ratito.