domingo, 21 de noviembre de 2010

4º día en la isla de La Palma. Caldera de Taburiente. Más de Santa Cruz de La Palma


Habíamos dejado para el último día la excursión mas espectacular que se puede hacer en La Palma: la Caldera de Taburiente.

Que conste que toda la isla es espectacular; es increíble la variedad de paisajes que pueden encontrarse en un territorio tan pequeño, parece hecha para ir de asombro en asombro...

He puesto de nuevo el mapa de la isla, para que se vea como es este accidente geográfico, tomado desde el aire.

La Caldera de Taburiente ocupa, como se puede ver, todo el centro de la isla.

La Caldera es un inmenso cráter en forma de herradura, abierto solamente por el Barranco de las Angustias, que desemboca en el Puerto de Tazacorte.

Es uno de los mayores cráteres del mundo, en su genero; tiene un diámetro de 10 km, un perímetro de 28 km, mientras que las empinadas paredes que lo circundan llegan a mas de 2.000 m., el mas alto el Roque de los Muchachos, con 2.426 m de altura.

Su origen es el inmenso cráter de un volcán submarino, que estaría a mas de 4.000 m de profundidad, erosionado por las lluvias torrenciales y los derrumbes, a través de millones de años.

Además del extraordinario paisaje, otra de sus características, única en el Archipiélago, es que en sus profundidades, nacen y discurren dos corrientes de agua que confluyen en el río llamado Dos Aguas, desde donde se canalizan para el consumo humano y el regadío.

Tiene también numerosas fuentes, que al unirse forman caprichosas cascadas, dando una nota de contraste en un paisaje volcánico.

Fue declarado Parque Nacional en 1.954, uno de los primeros en tener está consideración, y Reserva Mundial de la Biosfera en 2.002.

La mayoría de la flora endémica está presente en una u otra parte de la Caldera. Las laderas están cubiertas casi completamente por grandes masas de pino canario; acompañando a este árbol endémico hay jaras, arbusto también endémico y otras muchas especies.

Es un panorama tan poco usual, que hasta que no se ve , casi que no puede hacerse uno idea.

Muy interesante tiene que ser hacer senderismo dentro de la caldera, pero en esta ocasión no íbamos preparados para ello, así que nuestra excursión fue mas turística y convencional que deportiva. Esa actividad será para otra visita.

Subimos, pues, hasta el Roque de los Muchachos, y allí recorrimos unos 200 m, hasta lo que hubiera tenido que ser un mirador, pero oh! estaba en obras..., como sucede tantas veces con los monumentos humanos, o en este caso, naturales. Por lo tanto no podíamos tener una visión del conjunto.

Aun así la vista es sobrecogedora; esos enormes murallones volcánicos, con las franjas características de colores, según los minerales que predominan en una u otra, esos roques que surgen de las piedras, el mar de nubes suspendido de los picos...todo el conjunto es extraordinario.

Y para poner otra nota de color una humilde flor amarilla; no si endémica o no.

Antes de llegar ya habíamos parado en un mirador desde el que se ve la masa boscosa, que cubre buena parte, y las paredes casi verticales

A lo lejos, como desde otros puntos de la isla, se ve la silueta, con aspecto irreal del Teide, suspendida en el mar de nubes.

En fin como fin de viaje era de lo mejor.

Mientras subíamos pudimos admirar en una cresta, todos alineados, los diferentes telescopios instalados en el Observatorio del Roque de los Muchachos.

Este observatorio astronómico, inaugurado en 1.985, pertenece al Instituto Astrofísico de Canarias (IAC).

El IAC es un consorcio público en el que participan distintas instituciones españolas y de otros diecinueve países, con el objetivo de aprovechar la extraordinaria calidad del cielo de las islas, gracias a su transparencia, para la observación astronómica.

El Observatorio del Roque de los Muchachos, al estar a mas de 2.400 m de altitud, no se ve afectado por el mar de nubes, fenómeno característico en todas las islas. Por encima del mar de nubes la atmósfera es muy limpia y poco turbulenta, condiciones óptimas para la observación.

En esta zona se encuentra la mayor concentración de telescopios del hemisferio norte del planeta, con telescopios solares y telescopios nocturnos, entre los que destaca el mayor telescopio óptico del mundo, el Gran Telescopio de Canarias, GTC o GRANTECAN.

Hay también diversas instalaciones, así como una residencia para los científicos.

Es curioso ver todos estos enormes aparatos "adornando" los alrededores de la Caldera.

Después de saciarnos con todo este panorama, bajamos de las empinadas cumbres hasta Santa Cruz para comer y pasar la tarde, ya que nuestro avión de regreso salia a las 8.

Antes de llegar a la capital de la isla paramos en el cercano Santuario de Nuestra Señora de las Nieves, patrona de La Palma, por la que los palmeros sienten gran devoción.

El Santuario, de arquitectura tradicional canaria, está situado en la ladera de un barranco, rodeado de pinos y palmeras, un lugar precioso, podríamos decir una joyita.

Pero no hay solo tesoros naturales alrededor, en el interior se puede admirar, además de la venerada imagen de la Virgen de las Nieves, muchas piezas de gran valor artístico.

La imagen de La Virgen, del s. XIV, es una pequeña talla de terracota policromada, vestida con ricas telas y adornada con joyas, que pueden cambiar según el día o la celebración.

Es la mas antigua imagen mariana de las islas, que ya fue venerada por los primitivos pobladores de la isla, los auaritas o benehoritas.

También son de destacar, en el interior, el altar mayor, enteramente de plata, tallas flamencas del s. XVI, lamparas de cristal y las joyas de la Virgen.

Alrededor del Santuario, en la plaza, destacan la Casa de los Romeros, del s. XVII, donde se hospedaban los peregrinos, la casa Parroquial, del s. XVIII y algunas casas que pertenecían a la nobleza como la Casa Velez de Ontanilla y la Casa Pinto de Guisla.

Desde 1.680 se celebra cada lustro La Bajada de la Virgen, que es trasladada, bajada, desde su santuario en el monte, hasta la iglesia de El Salvador en Santa Cruz de La Palma.

Hoy día la fecha es el primer domingo del mes de julio, aunque a lo largo del tiempo el mes de la celebración ha variado.

2.010 fue año lustral y hubo bajada de la Virgen, todavía quedaban los carteles anunciadores del evento durante nuestra visita.

Seguimos nuestra excursión hasta Santa Cruz.

Era la hora de comer; aunque el cielo estaba casi nublado, hacia calor. Elegimos una de las terrazas, con encanto, para tomar algo, en la Placeta de Borrero, donde había varias para elegir.

Una vez repuestos, continuamos nuestro paseo por Santa Cruz, admirandola una vez mas.

Teniamos el coche en uno de los aparcamientos que hay en la Avenida Marítima, que facilitan grandemente el estacionamiento.

Recorrimos este esplendido paseo, teniendo cuidado al llegar a un punto en que las olas subian por encima del muro, exponiendonos a una inesperada ducha. El mar se veia resplandeciente.

Seguimos hasta el Museo Naval, instalado desde 1.940; sus fondos cuentan con maquetas de algunos barcos construidos en La Palma, documentos del Juzgado de Indias y cartas marinas del s. XVIII, en pergamino, de incalculable valor, ademas de la reproducción de la carabela Santa María, con la que Colón llego a América en 1.492.

No dirigimos despues al antiguo convento de San Francisco, convertido hoy en Espacio Cultural San Francisco, que reune tres centros dedicados a la divulgación científica y al arte:

  • Museo Insular
  • Biblioteca José Pérez Vidal
  • Archivo General de La Plama
Cuenta asimismo con salas destinadas a exposiciones temporales.

Para entrar en el antiguo convento franciscano, fundado en 1.508, hay un gran pórtico; a mano izquierda está el mostrador para comprar las entradas y acceder al nuevo Museo Insular, abierto recientemente.

Seguramente lo mas interesante de este Espacio Cultural sea la arquictectura del antiguo convento; en primer lugar se entra al hermoso y austero gran claustro, del s. XVIII.

Hay otro claustro pequeño, muy bonito, del s. XVI, donde crecen los naranjos plantados por los reyes y jefes de estado europeos, en 1.985, con motivo de la inauguración del Observatorio Astronomico del Roque de los Muchachos.

El Museo está localizado en el piso superior, o galería.

Entre otras curiosidades hay una sala dedicada al escritor de novelas radiofonicas Guillermo Sautier Casaseca,


nacido en Santa Cruz de La Palma en 1.910, autor de novelas radiadas, que fueron muy populares en los años 50, 60 y 70 del siglo pasado, como Lo que nunca muere, Ama Rosa, Simplemente María, Las dos hermanas etc., que hicieron derramar muchas lagrimas, en su momento.

Tambien escribio teatro y fue guionista de cine.

El Museo consta de varias secciones: arqueología, etnología, ciencias naturales, arte, naútica, donde se pueden encontrar algunos cuadros flamencos interesantes, y otras cosas de interes.

Salimos, al cabo de un buen rato, de este recinto para dar nuestro último paseo por la ciudad y tomar un refresco.

Ya solo nos quedaba despedirnos de la Isla Bonita, haciendo el proposito de volver, para disfrutar de sus encantos, y acabar de conocer los rincones que aun nos quedaban por descubrir


3 comentarios:

  1. Preciosas fotos, precioso reportaje. Me repito sin cansar, me encanta ver el mundo a través de tus ojos. Me quedo con ganas de visitar La Palma.
    besines

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios; La Palma bien merece una visita... o mas.
    Estoy preparando (en mi cabeza) algunos capítulos sobre ecuador. Ya sé que sabes que estuvimos allí. Todo muy interesante.
    Sigo tus recetas en Llambinaes. Lo de los chupa-chups de parmesano me tienta; un día de estos me pongo y los hago.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. el dia 24 me voy hasta el 28 a esa preciosa isla , cuatro días como tu, y ten seguro que tu blog ira conmigo. gracias por hacernos participes de algo tan bonito

    ResponderEliminar