sábado, 26 de febrero de 2011

Ecuador. Capitulo VII. La Amazonia, 1er día

Anoche cuando me acosté en la habitación del hotel de Papallacta tuve una forma leve, pero molesta del mal de altura, que hasta ese momento no me había afectado. Teníamos varias mantas encima, ya que por la noche hace frío, y me pesaban.

Me dio una angustia tremenda, con dificultad para respirar, hasta el punto de que me parecía que me iba a morir. Pase así un rato de lo mas desagradable, tratando de relajarme, moverme no podía, hasta que por fin, después de un tiempo que me pareció interminable, me dormí. Por suerte, al día siguiente me desperté perfectamente, sin ninguna secuela de las desagradables sensaciones del comienzo de la noche.

Era temprano y decidí aprovechar las piscinas. Me levante y salí fuera; hacía un poco mas que fresco, pero lucía un sol esplendido y el volcán Antisana se elevaba, presidiendo el paisaje, sin nubes ni brumas.

Me metí en la piscina mas próxima a la habitación. ¡Que sensación deliciosa!.

De los miembros del grupo solo otra persona y yo tomamos este segundo baño, que bien valió la pena.

Con las maletas preparadas y el desayuno, continental en este caso, tomado, dimos una vuelta por los alrededores del hotel, contemplando el volcán, cuya cima se veía cubierta de nieve, pero no de nubes, y los montes mas cercanos, totalmente cubiertos de vegetación.

Reunido el grupo, salimos hacia nuestro siguiente destino: la Amazonía.

Íbamos con ilusión por conocer esta zona mítica.

Es muy interesante el traslado por carretera de Papallacta a la Amazonía, pues se puede ver como van sucediendose los distintos pisos ecológicos, desde los montes y la vegetación andina hasta la vegetación tropical y la llanura amazónica.

Para ello tuvimos que atravesar ademas de un elevado paisaje andino, el Parque Nacional de Sumaco Napo-Galeras, creado en 1.994, designado, mas recientemente por la UNESCO en 2.000, como Reserva Natural de la Biosfera, una de las Áreas Protegidas de Ecuador mas agrestes e inexploradas, ya que su vegetación enmarañada, y sus pendientes escarpadas, que se extienden hasta la Amazonía, imposibilitan todo acceso a la zona.

Estas caracteristicas han permitido que el Parque conserve zonas inalteradas con flora y fauna original, con una gran diversidad biológica, ya que comprendes seis pisos ecológicos.

El Parque Nacional tiene una enorme extensión de mas de 207.000 ha, divididas en dos núcleos geográficos: al centro norte, el macizo volcánico, con el volcán activo Sumaco (3.723 m), y otras dos cumbres menores, Cerro Negro y Pan de Azúcar, donde nacen los ríos Coca y Napo, tributarios del Amazonas, el último uno de sus mas importantes y largos afluentes, sobre el cual volveremos. El otro núcleo, mas pequeño, hacia al oeste, es el sector Napo-Galeras, nombres respectivos del río y de una cordillera.

Pasamos cerca, aunque sin entrar en ellas, de las poblaciones de Baeza y Archidona, que tienen sus homónimas y primeras en Andalucia, en las provincias de Jaén y Málaga, respectivamente

Todo el trayecto es bellísimo.

Por algún lado debe verse el volcán Sumaco, que preside todo el parque; pero no nos detuvimos.

El viaje dura mas de cuatro horas y no quedaba tiempo para pararse.

La última parte transcurre ya por la llanura amazónica, y las plantas y arboles son tropicales.

La Amazonía ecuatoriana es una de las cuatro divisiones geográficas de Ecuador, que comprende casi la mitad el país.Tiene una amplitud de 120.000 km2, de exuberante vegetación, propia de los bosques húmedos tropicales.

El río Amazonas, que le da nombre no discurre por ningún punto de la región, pero sí varios de sus mas importantes afluentes, como el citado Napo.

Hay dos regiones: la Alta Amazonía, por la cual llegamos nosotros, que pasa de los Andes a la Baja Amazonia, o Llanura Amazónica.

La Amazonía es la mayor selva tropical del mundo, donde fluye mas de un tercio del agua dulce del planeta, y que posee una enorme biodiversidad. El ecosistema amazónico, con su bosque tropical húmedo, contiene uno de los habitats vegetales y animales mas ricos y complejos del mundo.

A primera vista, la selva tropical parece un lugar extenso, húmedo y verde, pero observado con mas atención se ve que cada árbol es diferente y que hay centenares de plantas distintas en continua interacción.

Alberga, tambien, la mayor biodiversidad de animales del planeta por km2, con centenares de especies de anfibios, mariposas, aves, reptiles, peces y mamíferos, como anaconadas, boas, pirañas, lagartos, jaguares, osos, tapires, roedores gigantes, etc.etc.

La temperatura promedio del año oscila entre 24-25ºC.

Arboles como cedro, laurel, nombres conocidos en nuestro hemisferio, y otros mas exóticos como puca, caspi, chisputocota, capiron, tagua, etc. etc., ofrecen excelentes maderas.

Entre sus inmensos recursos naturales están el petróleo, y otros minerales valiosos, como el oro y la plata.

Destacan la gran variedad de plantas medicinales, estudiadas y explotadas por compañías farmaceuticas multinacionales.

Bien, pues a esa prodigiosa zona nos dirigiamos, tras las cuatro horas de viaje.

Llegamos a la población de Tena, cabecera de Cantón. Su nombre completo es San Juan de los dos ríos de Tena, ya que en ella se cruzan los ríos Tena y Pano, que pocos kms mas abajo desembocan, ya unidos, en el río Napo.

Tiene poco mas de 50.000 habitantes y de ella solo vimos el ambarcadero.

En efecto, fue allí donde nos embarcamos en una lancha, que nos iba a llevar a nuestro hotel "La Casa del Suizo"

Este encantador hotel, en el borde de la selva, fue creado por un aventurero suizo llamado Benny, en 1.985, en las orillas del río Napo.

Se puede llegar por tierra o navegando en una lancha, opción que fue la escogida por la organización del viaje, dando así a la visita a la Amazonia un aspecto algo mas aventurero.



Despues de cargar las maletas, y a nosotros mismos en las lanchas, llegamos al hotel.

Tomamos posesión de nuestra habitación, con preciosas vistas sobre el río y sobre la lejana selva.

Nos fue presentado nuestro guía local, C., un joven indígena de etnia quichua, que ha disfrutado de una beca de varios meses en Suiza para su formación, de aire competente y agradable.

Enseguida pasamos al comedor al aire libre, donde servían la comida y la cena de buffet, aceptable.

Quedamos emplazados para la visita de la tarde a un mariposario cercano.

Las mariposas son insectos lepidopteros, que comprenden varias especies. La mayoría son nocturnas, aunque hay alguna diurna. A pesar de su frágil aspecto son bastante resistentes, tanto a los depredadores, como a las condiciones climatológicas.

Para llegar al mariposario, atravesamos el pueblo de Ahuano.

Esta población, situada detrás de la "Casa del Suizo", era el lugar de residencia de nuestro guía, así como de unos 900 habitantes mas, dedicados, en mayor o menor medida, al servicio del hotel, de diversas maneras. Tiene escuela, iglesia y servicios médicos.

En el mariposario estuvimos mas de una hora contemplando a las mariposas, con sus bonitas formas y colores, que se dedicaban a sus ocupaciones, comer, copular, volar, aunque muchas parecían en estado letárgico. Debian de ser nocturnas...

Nos fue explicado el ciclo vital de estos insectos. Pudimos ver las diferentes fases de crecimiento, y sus métodos de camuflaje contra sus depredadores naturales. Una pequeña clase magistral sobre Lepidopteros.

En el jardín que rodeaba el mariposario había gran cantidad de plantas y flores de la zona, que nos encantaron.

Volvimos mientras todavía lucia el sol.

El resto de la tarde aprovechamos las instalaciones del hotel tomando un largo baño en la piscina.

Después de la cena nos sentamos en el bar, al lado de la piscina, y tomando un coctel veíamos los replandores lejanos de la selva, donde en un lugar u otro se deben producir tormentas eléctricas continuamente.

La temperatura, después de los fríos de Quito y Papallacta, era deliciosa.

Y por la mañana nos esperaban mas atractivos amazónicos

lunes, 21 de febrero de 2011

Lomo de salmón relleno de tapenade


El salmón es un pescado sabroso, que queda muy bien a la plancha, siempre que se deje jugoso. Con este relleno su sabor queda aumentado, y ayuda a que no se seque.

Ingredientes para 4 personas

  • 1 lomo de salmón sin piel ni espinas

Tapenade

  • 300 g de aceitunas negras sin hueso
  • 3 anchoas
  • 1 diente de ajo picado
  • 1 chalota picada
  • sal y pimienta
Elaboración

Tapenade

Picar las aceitunas y las anchoas.

Mezclar con el diente de ajo y la chalota.

Salpimentar.

Abrir el lomo de salmón en forma de libro.

Sazonar.

Colocar en una bandeja de horno.

Rellenar con la tapenade.

Cerrar.

Hornear a 180C durante 12 minutos.

Y está listo. Fácil y sabroso, con un toque mediterraneo

miércoles, 16 de febrero de 2011

Ecuador. Capitulo VI. Termas de Papallacta

Dejamos Quito. Para la despedida, el día estaba lluvioso desde por la mañana. Aunque había llovido cada día de los que pasamos en la ciudad, el de hoy se presentaba mas gris y frío todavía.

Después de contemplar el brumoso paisaje desde la ventana de la habitación por última vez,

bajamos a reunirnos con nuestro grupo. Desayunamos y emprendimos el camino hacia Papallacta.

Atravesamos el caos circulatorio de Quito. Parece ser que en los últimos años ha aumentado enormemente el número de vehículos de motor, debido a grandes promociones del gobierno y al bajo precio de los carburantes, también subvencionado por el mismo.

Como sin embargo, las calles siguen siendo las mismas, sin que se hayan acometido obras públicas, de ampliación viaria, el caos está servido. Para tratar de arreglarlo, y de reducir la contaminación, se ha implantado una medida, que ya ha tenido pobres resultados o ha fracasado en otros países, desde hace un año, que se llama Pico y placa.

Pico se refiere a las horas puntas y placa al último número de la matricula, que es el referente para circular determinados días solamente. Cada año rota el número de la placa. Hay que reconocer la habilidad de los americanos para inventar nuevas locuciones en el lenguaje común, como esta.

Las medidas han retirado bastantes vehículos cada día, a determinadas horas, y también han dado origen a diversas trampas, como la petición de los compradores de coches por un determinado último número de la matricula, para poder salir los viernes, o la compra de un segundo coche para poder circular siempre, aumentando así el caos.

Las ventanillas del bus se empañaron con la humedad ambiente, y poco podíamos ver.

Bien, pues, después de bastantes dificultades y atascos, atravesamos la ciudad, en dirección este.

Papallacta esta a 67 km de Quito, pero en este país los viajes se miden por horas, no por km.

Es un viaje-tobogan. Primero se desciende el valle de Cumbayá, para luego subir hasta mas de 4.000 m. sobre el nivel del mar, y descender de nuevo alrededor de 1.000 m, ya que las termas están a 3.120 m.

El paisaje andino es, por este lado, menos desolador que otros ya vistos. Los eucaliptos desaparecen con la altura, no hay pinos; la vegetación es en su mayor parte autóctona, propia de esas alturas, compuesta, principalmente de arbustos bajos.

Hay, también gran cantidad de plumeros, (Cortaderia seollana), llamada tambien Cortadera, Carrizo de la Pampa, Hierba de la Pampa, estas ultimas referentes a su lugar de origen, que es la Pampa argentina, aunque se ha adaptado bien en Europa y América del Norte, donde presenta mas robustez y desarrollo.

Sin embargo presenta una forma invasiva, los hay en gran cantidad, como en varias regiones españolas, perjudicando a otras plantas.

En algunas laderas, los arbustos y plantas bajas están quemados; parece que la intención de estas hogueras es convertir ese prado en pastizal, pero, por el momento solo queda negro del fuego pasado.

Y así entre valle y estrecho valle, subiendo y bajando, llegamos a las proximidades de las termas.

Fue entonces cuando nos fue anunciado, como sorpresa, ya que a nuestro organizador le gusta proporcionarnos imprevistos emocionantes, una visita a un, podíamos decir, criadero de colibries, próximo a las termas.

Valió la pena, porque allí pudimos ver en libertad diversas especies de estos diminutos y preciosos pájaros.

El colibrí está entre los pájaros mas pequeños del mundo. En otra época se les mato por millones para obtener sus plumas, que decoraban los tocados de las mujeres, lo cual llevo, seguramente, a la extinción de varias especies.

Generalmente presentan un plumaje de vivos colores, del cual el mas común es el verde metálico; los machos tienen el cuello rojo brillante, azul o verde esmeralda.

Tienen un largo pico, diferente para cada especie, especializado en una flor determinada, con cuyo néctar se alimentan, que les permite ocupar un nicho propio y no competir con otros colibries. Su lengua es también larga, y se puede extender lo necesario para llegar al néctar.

Bien, pues tuvimos la oportunidad en el Jardín Guango, de ver muchos de estos pajarillos, alimentandose en los recipientes preparados para ellos, y volando por todos lados con su velocidad característica.

Saque unas cuantas fotos, pero con resultados muy pobres. Para poder captar a estas diminutas aves hace falta todo un equipo, y pericia para hacerlo, pero os mostrare algunos en fotos prestadas.

Después de un gran rato, en que lo pasamos muy bien observando a los colibries, y también reponiendonos del viaje y de la humedad que había en aquel lugar, que pertenece al bosque húmedo de lluvia horizontal, tomando un café en un agradable salón del Jardín, seguimos hasta las termas de Papallacta.

Llegamos a un bonito y acondicionado hotel, en forma de pequeñas cabañas alrededor de algunas piscinas.

Era la hora de comer y pasamos directamente al comedor. El chef, un ecuatoriano que había residido muchos años en España, nos recibió con gran simpatía.

Para los amantes del fútbol, una enorme pantalla de TV retransmitía en esos momentos el partido de la Liga de campeones entre el Real Madrid y el Milán, con un resultado de 2-0, que regocijo a mi marido.

Comimos locro y una especialidad de la zona: trucha en papillote con lecho de quinoa.

A la sobremesa quedamos con nuestra guía en hacer un paseo por un sendero, que atraviesa varias fincas privadas, preparadas par la caminata. Hay que aprovechar las horas, ya que a las seis se hace de noche.

Fuimos un total de ocho personas, aunque una de ellas tuvo que volver, pues aunque había una senda delimitada, y no era demasiado difícil, no estaba en condiciones para ese nivel de marcha.

El paisaje era muy bonito, con llamas pastando, y arboles que nos parecieron exóticos, sobre los que crecían plantas parásitas.

Pronto nos adentramos entre arboles para seguir la margen de un río de montaña , que bajaba con gran estrépito y velocidad, por rápidos y pequeñas cascadas. Algunas de las empinadas orillas estaban resbaladizas, había que ir con cuidado.

Caminamos media hora y luego emprendimos la bajada. Y allí entre algunas brumas nos esperaba la visión del volcan Antisana (5.753 m), uno de los grandes colosos andinos.

La vista de este nevado andino nos encanto.

Bajamos rápidamente, para tener tiempo de disfrutar del máximo, y tiene muchos, de los atractivos de Papallacta, las piscinas calientes.

Hay dos sectores con piscinas, alrededor de las cabañas para el uso de los clientes del hotel y otro sector con piscinas mas grandes y muy bonitas, con servicios de spa también para disfrute de los huéspedes del hotel.

La riqueza hidro termal de Papallacta, se debe a su situación entre los volcanes Cayambe y Antisana, que calientan las aguas del río Papallacta entre 30ºC-70ºC.

Es una delicia sumergirse en cualquiera de las piscinas. Afuera hace bastante fresco, y eso hace el agua caliente aun mas agradable. Parece que sirven para aliviar diversas dolencias, aunque nosotros no tuvimos tiempo de comprobar mejoras medicinales, al estar solamente un día en el lugar.

Además del efecto placentero del baño, todo el lugar es muy bonito. Las piscinas están hechas con teselas de colores y sus formas son distintas, con asideros, escaleras y toda clase de comodidades.

El entorno son los altos montes andinos, con el volcán Antisana presidiéndolos en la lejanía.

Estuvimos de una a otra piscina, comprobando la temperatura y disfrutando de lo lindo, cerca de una hora.

Se había hecho casi de noche.

Antes de la cena estuvimos tomando una copa en el bar del hotel, de tipo montañés, con una buena chimenea ardiendo.

Un sitio este, Papallacta, en que se quisiera pasar varios días con frecuencia. Solo hay que estar en Ecuador para disfrutarlo.


viernes, 11 de febrero de 2011

Ensalada de verduras asadas con vinagreta de aceitunas negras

Aunque todavía estamos en invierno, voy a hacer hoy una ensalada; ¡ah! pero esta ensalada no hay que tomarla fría del todo, se puede tomar templada ligeramente. Es un plato sano y muy rico.

Ingredientes para 4 personas

  • 1 cebolla
  • 1pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1 calabacín
  • Aceite de oliva
  • Sal
Vinagreta de aceitunas negras

  • 100 g de aceitunas negras
  • 50 g de vinagre de vino blanco
  • 50 g de aceite de oliva
  • Sal
Elaboración

Pelar la cebolla y cortarla en tiras separando las capas
Cortar los pimientos en tiras
Cortar el calabacín en rodajas
Poner las verduras en una bandeja de horno.

Rociar con el aceite

Espolvorear con sal.

Asar a 200ºC durante unos 30 minutos

Para la vinagreta de aceitunas negras

Picar las aceitunas muy pequeñas

Mezclar con el vinagre, el aceite y una pizca de sal.

Mezclar las verduras asadas con la vinagreta de aceitunas negras.

Macerar durante una hora.

Y ya está. ¿A qué queda muy bonito?




miércoles, 2 de febrero de 2011

Crepes Suzette


Hoy, con motivo de la fiesta de la Candelaria, que se celebra en Francia, y en mi casa, tomando crepes, voy a poneros la receta.
Las crepes se pueden tomar con un poco de azúcar, miel, jarabe de arce o mermelada y se pueden rellenar de dulce o salado. Admiten, por tanto una gran variedad de preparaciones.

Las elegidas para hoy son una de las grandes creaciones de la cocina francesa: Crepes Suzette. Vayamos, pues con la elaboración de este rico postre.

Ingredientes
Para la pasta de crepes

  • 125 g de harina
  • 1 huevo
  • 1 cucharada sopera de aceite
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 1 cucharada sopera de ron
  • 1 pellizco de sal
  • 1 vaso de los de vino de leche desnatada


Elaboración

Poner en una ensaladera la harina, la sal y el azúcar
Hacer un hueco en el centro, donde se echa el huevo, el aceite y el ron


Batir para formar una masa sin grumos
Añadir poco a poco la leche.Según la clase de harina, puede ser que se necesite un poco mas de liquido


Colar si necesario por el chino para asegurarse de que la masa no tiene grumos.
Cubrir la ensaladera.
Dejar reposar por lo menos una hora, o mas si se puede.
Cuando se vayan a hacer las crepes , si hace falta porque la masa se haya espesado demasiado, se vuelve a aclarar con un poco mas de leche.
Para hacer las crepes:
Untar una sartén con papel de cocina con aceite, o con mantequilla.
Echar un cazo de masa en la sartén, inclinándola para que se esparza por toda la superficie de la sartén, procurando que salga bien fina.

Dejar hacer hasta que esta dorada por un lado.
Darle la vuelta y dorar el otro lado.
Reservar al calor.

Ingredientes para la salsa


  • Para 6 ó7 crepes
  • 25 g de mantequilla
  • 2 cucharadas soperas de licor de naranja( Curaçao, Cointreau, Grand Marnier, Triple Seco)
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • 10 cucharadas soperas de zumo de naranja
  • 2 cucharadas soperas de ron

Elaboración de la salsa

Derretir en una sartén la mantequilla
Añadir las 2 cucharadas soperas de licor, las 2 cucharadas de azúcar y las 10 cucharadas de zumo de naranja.

Dejar cocer por espacio de 2 minutos.
Meter dentro de este jugo las crepes dobladas en cuatro


Cuando estén bien calientes, añadir 2 cucharadas soperas de ron flameado.
Verter sobre la sartén con la crepes.
Servir inmediatamente, bien calientes

Son deliciosas...