sábado, 6 de agosto de 2011

Mallorca: Formentor y Alcudia

Otro precioso y soleado día nos esperaba para nuestra excursión.

Y era importante, ya que empezamos por una visita a la "naturaleza".

Salimos del hotel, y después de recoger a los demás excursionistas en otros hoteles de Can Pastilla, nos dirigimos hacia Palma de Mallorca que bordeamos, pues aun no había llegado el día de conocerla. Dejamos a nuestra izquierda la Sierra de Tramontana y atravesamos, al menos, la mitad de la extensa llanura interior de Mallorca, llamada el Pla.

Vimos los molinos de agua, que hoy día forman parte del paisaje de la llanura central, el Pla; algunos están en ruinas, mientras que otros han sido restaurados y lucen muy bien.

Estos molinos fueron introducidos en la isla en los s.s. XIX y XX, para la extracción del agua subterranera, utilizada para el regadío y otros usos.

Había grandes plantaciones de almendros empezando a florecer; en quince días aquello sería espectacular; los almendros en flor, con sus variadas tonalidades blancas y rosadas, tienen un atractivo especial para pintores y fotógrafos y para todos los amantes de la naturaleza, por lo que se organizan viajes, desde distintos puntos del continente, para disfrutar de estos paisajes.

Aun con la incipiente flor eran muy lindos.

Llegamos a nuestra primera parada en Inca. Esta industriosa ciudad, capital de la comarca del Raiguer, contigua al Pla, esta situada en el centro de la isla.

Conocida por la industria del calzado y de marroquinería, nuestra única parada fue, precisamente, en una gran tienda de artículos de cuero.

Me pareció buena mercancía, así que salí de allí con una nueva chaqueta de cuero, puro capricho, y con unos nuevos botines de cuero, estos necesarios, ya que me molestaba todo el calzado que había llevado a la isla.

En Inca el cielo estaba nublado; la niebla que había, nos hizo temer por el día. Falso temor ya que en la costa lucía un buen sol, que nos permitio contemplar toda la belleza del lugar.

Llegamos al cabo Formentor después de atravesar la isla hasta su punto mas norteño.

Al norte de la bahía de Pollensa y como una prolongación de la Sierra de Tramontana se extiende este precioso cabo, sin duda uno de los mas espectaculares paisajes de la Mallorca.

El cabo Formentor es el extremo último de la península de Formentor compuesto por altos acantilados de mas de 100 m., que se hunden en el mar Mediterraneo, dando lugar a un paisaje impactante.

Desde allá arriba se puede contemplar el mar azul y profundo. Mirando hacia la costa, se ven, en primer termino la bahía de Pollensa que luce como una joya,

mas allá la bahía de Alcudia, y la linea costera hasta Cap Ferrutx.

El hombre habito este lugar desde la prehistoria. En la época romana hubo un poblado dedicado a la producción de lingotes de hierro, ya que este elemento abunda por aquellos parajes.

A pesar de la dificultad para cultivar la tierra, hubo allí una de las propiedades agrícolas mas extensas de Mallorca.

Fue asaltado por los piratas berberiscos, hasta que, en el s. XIX, Francia ocupo Argelia y acabo con la piratería, por lo que las construcciones del cabo son fortificaciones para defenderse.

El trazado de la carretera, para subir hasta un lugar tan escarpado, da vueltas y mas vueltas, con fuertes subidas y bajadas, durante mas de 18 km. Esta carretera fue proyectada por el ingeniero italiano Antonio Parrotti, que tiene un monolito commemorativo en la zona.

Llegados a la cima, vimos del otro lado el mirador Colomer, primera atalaya sobre los acantilados hundiéndose en las aguas; desde allí se puede bajar por una carretera serpenteante hasta el nivel del mar, pero nosotros nos limitamos a contemplar el magnífico paisaje desde este primer mirador y otros que quedan arriba.

Otro mirador es la Atalaya de Albercuix, construida a finales del s. XVI, que forma parte de las fortificaciones defensivas contra los piratas.

El mar estaba en calma, y a pesar de ser invierno lucia el sol.

La ventaja de esta estación es que la calma se extendía también a la tierra, pues casi estábamos nosotros solos, disfrutando de tanta maravilla.

Desde allí, mientras el bus transcurría entre pinares, llegamos a la playa de Formentor.

La playa de Formentor es sin duda uno de los sitios mas idílicos de la isla. Es bastante larga aunque estrecha, de fina arena blanca y aguas cristalinas.

Pudimos observar gran cantidad de medusas de diversos tamaños. Estos animales son muy bonitos para verlos a través de las limpidas aguas, pero hay que tenerles respecto pues su contacto es urticante y mortificante, produciendo, casi, una quemadura.

La playa esta resguardada por las montañas circundantes, que contribuyen mucho al bello paisaje.

Delante de la playa esta el islote de Formentor y detrás un pinar donde se encuentra casi oculto ente los pinos, el Hotel Formentor.

Uno de los factores que mas han contribuido a la fama internacional de Formentor, es este famoso hotel, en el que se han hospedado, en una primera época, interrumpida por la Guerra Civil española, escritores, artistas, políticos y aristócratas de todo el mundo como, W. Churchill, Ch. Chaplin, Eduardo Windsor, N. Alcala Zamora, el Maharaja de Kapurtala, el Duque de Alba, el Dalai Lama entre otros, así como actores y actrices como Gregory Peck, Audrey Hepburn, Grace Kelly, futura princesa de Mónaco, etc.

La actividad del hotel se reanudo a partir de los años cincuenta del pasado siglo, con congresos, concursos de premios, y reuniones de primeros ministros.

Fueron Adrian Diehl , miembro de una rica familia argentina, y su mujer, los que tuvieron la idea de construir un hotel, en tan bonito entorno, en 1.928, inaugurado un año después, en 1.929.

También ha contribuido a su fama internacional el rodaje de varias películas entre las cuales la mas conocida es "Muerte bajo el sol" del año 1.982, dirigida por Guy Hamilton y protagonizada por Peter Ustinov y Jane Birkin, basada en la novela de Agastha Christie del mismo título, donde hay maravillosas vistas de la playa y de los acantilados.

En la playa hay un muelle para las embarcaciones que se dedican a pasear turistas, que no estaban en esta época del año. Pudimos disfrutar del paseo por la playa sin mas compañía que nuestro grupo.

Desde allí seguimos hasta Alcudia.

Hay que distinguir entre el Puerto de Alcudia, en plena costa y con playa, lugar turístico muy apreciado por nacionales y extranjeros, de Alcudia, precioso pueblo cercano, que no esta al borde del mar. Alcudia esta situada geograficamente en una pequeña península entre las bahías de Pollensa y de Alcudia.

Alcudia fue la primera capital de la isla, cuando los romanos conquistaron Mallorca. Según los restos arqueológicos fue un asentamiento próspero, que contaba con calles, cloacas, villas, canalizaciones para el agua potable y hasta un teatro.

Sin embargo su nombre deriva de la alquería árabe llamada "Al-Qudya", que quiere decir montículo, colina, que estaba situada en alto, en lo que hoy es el casco histórico.

Después de la conquista por los musulmanes, que permanecieron en ella 300 años, fue reconquistada por el rey Jaime I el Conquistador.

Del reinado siguiente de Jaime II, s. XIV, son una parte de las murallas, que no solo servían para la protección de la población contra los piratas y corsarios sino como defensa de todo el norte de la isla.

También hay murallas renacentistas del s. XVI, construidas durante el reinado de Felipe II, dotadas de baluartes para la artillería, de los cuales se conservan cuatro.

Las murallas tenían tres puertas, de las que hay conservadas dos. Fue declarada Conjunto Histórico Artístico en 1.974.

Alcudia sirvió de refugio a los nobles mallorquines durante la Guerra de las Germanías, (1.521-23), pues fue la única ciudad de la isla que permanecio fiel al rey, hasta que el orden fue restablecido por Carlos I. Esto hizo que llegaran a Alcudia nuevos aires culturales que sirvieron, junto con el apoyo real, para su desarrollo. Fue entonces nombrada Ciudad Fidelísima; un pequeño monumento recuerda estos sucesos

Hoy día es una prospera ciudad de mas de 20.000 habitantes.

Dentro de murallas conserva gran parte de su trazado medieval, con calles sinuosas, en las que se pueden ver soberbios edificios de aquella y otras épocas, con sus elementos característicos, arcos de medio punto, dinteles de piedra con escudo, ventanas renacentistas, escaleras góticas.


Entre los edificios mas destacables del Centro Histórico está Can Torró, levantada en el s. XIV; que hoy día alberga la sede de la Fundación Biblioteca de Alcudia Can Torró, una de las bibliotecas mas importantes de las Islas Baleares.

Can Fondo, antiguo casal de la familia Castells, es otra de las joyas arquitectónicas de Alcudia, también edificada en el s. XIV; en su fachada esta el mas antiguo escudo de la ciudad. En ella está la sede del Archivo Histórico Municipal.

El Ayuntamiento también tiene un edificio singular; levantado en 1.928, de estilo ecléctico, con tres pisos, y una torre con campanario y reloj.

La iglesia Parroquial de San Jaime es la mas importante de la localidad. Se encuentra en el solar de otra antigua, cuyo techo se derrumbo en 1.870, acabando con la iglesia. La primitiva iglesia gótica estaba integrada dentro de la muralla y tenia un aspecto defensivo.

La nueva iglesia, edificada en 1.882, fue construida en estilo neogótico, con fachada bastante austera; se encuentra muy cerca de la muralla.

Dimos un paseo contemplando el pueblo, que a esa hora del mediodía estaba animado, con mercadillo incluido.

Se había echado encima la hora de comer.

Nos llevaron a un complejo en el que se celebrasn eventos, bodas, bautizos, comuniones y fiestas en genral, bastante bien acondicionado, cercano al pueblo de Can Picafort, uno de los mas concocidos enclaves turísticos de la zona.

La comida como suele ser habitual, no es lo mejor de estas excursiones. Está a nivel de supervivencia. Para nuestra sorpresa, a los postres, una bonita chica se subio a la tarima del salón, que sin duda se dedicaba a fiestas y verbenas e interpreto diversas tonadas de las que se cantan en ese tipo de festejos.

Seguimos la excursión hasta el Zoo de Natura Park, en Santa Eugenia, a medio camino de Palma.

El Parque Zoologico, inaugurado en 2.008, cuenta con mas de 300 especies entre las que están representados mamíferos, aves y reptiles, con algunas especies autóctonas, aunque principalmente, son de diversos puntos del mundo.

Pasamos mas de una hora deambulando entre exóticos pájaros, aves mas conocidas,

monos grandes y mas pequeños, como titis y lemures, algunos grandes mamíferos, como cabras, caballos, cerdos y otros menos conocidos.

Un rato entretenido.

El día, que había dado para conocer muchas y variadas cosas se había terminado.

Teníamos que descansar para continuar concociendo mas cosas al día siguiente


No hay comentarios:

Publicar un comentario