jueves, 1 de noviembre de 2012

Baeza



Al día siguiente nos fuimos, después de desayunar en la terracita del mirador, a Baeza, otra ciudad renacentista de la misma comarca, también nombrada Patrimonio de la Humanidad en 2.003, en la misma ocasión que Úbeda, con todos los merecimientos, pues aunque no hubieran sido tan universalmente nombradas, sus monumentos y tesoros bien lo valen.

Baeza ocupa el centro geográfico de la provincia de Jaén, dista solo ocho km de Úbeda, siendo otra de las mas importantes ciudades de la comarca de La Loma, antiguo camino entre Castilla y Andalucía, desde la antigüedad romana.

La ciudad se encuentra situada entre tres cerros, en la margen derecha del río Guadalquivir, que transcurre por el valle, muy cerca.

Actualmente tiene algo mas de 16.000 habitantes. Su economía esta basada, principalmente, en la agricultura, que tiene en el olivo, y la industria oleícola su mayor referente; no hay mas que discurrir por sus carreteras para ver las filas de olivos que ocupan todo lo que abarca la vista.



 El cultivo de cereales también tiene importancia.

De remotos orígenes, puesto que se ha encontrado un necrópolis de la Edad del Bronce,  todas las culturas que por allí han pasado, ibérica, romana, visigótica, musulmana, han dejado, su huella.

Bajo los romanos fue llamada Biatia y alcanzo la categoría de ciudad. Con los visigodos llegó a ser sede episcopal.

Después de la invasión musulmana, fue llamada  Bayassa, mas parecido a su actual nombre, y llegó a ser el centro de una gran actividad comercial.

Conquistada definitivamente por Fernando III el Santo en 1.227, tras ser tomada y perdida a lo largo del s. XII, por los reyes Alfonso VII y Alfonso VIII, jugó un importante papel en la reconquista de los últimos territorios en poder de los musulmanes, que la hace aparecer en el Romancero con el nombre de "Nido de gavilanes".

Pero es a lo largo de los s.s. XVI, sobre todo, y XVII, cuando, al igual que Úbeda, alcanza su mayor esplendor.

Su población aumenta, la agricultura y ganadería tienen un fuerte impulso, y destaca cuturalmente, con la creación de la Universidad de Baeza, la estancia de notables místicos en ella, como San Juan de la Cruz y San Juan de Ávila y la construcción de la mayoría de sus monumentos, de gran importancia y belleza arquitectónica.

A partir del s. XVII se produce en Baeza una recesión económica similar a la del resto de España, que no mejora en el s. XVIII, donde sufre mucho con el terremoto llamado de Lisboa, del año 1.755, que dejó graves consecuencias en todo el oeste y sur del país.

Los desastres continuaron en el s. XIX, con las gravisímas consecuencias de la invasión francesa de  Napoleón, que como en otros muchos lugares de España, trajo pillajes, muerte y destrucción y que dejo postrada Baeza.

No fue hasta mediados del s. XIX cuando empezó una cierta recuperación, que no llego a consolidarse por los muchos problemas políticos y económicos tanto de este siglo, como del s. XX.

Por fortuna, la situación actual de la ciudad es buena y tanto el sector agrario como el turístico, que se desarrolla  con fuerza debido a su ingente patrimonio, han mejorando la calidad de vida de la zona.

La ciudad tiene un atractivo aspecto, con sus muchos e importantes monumentos, plazas y jardines. Se puede decir que Baeza tiene la propiedad de trasladarnos fuera del tiempo y del espacio, donde todo remite a los lejanos s.s. XV y XVI, en los cuales brilló con luz propia.

Casi se diría un decorado, donde sus palacios, plazas empedradas, edificios encalados y arcos, componen un escenario de otros tiempos.

Después de dejar el coche en un aparcamiento, el empleado de este establecimiento, al cual preguntamos por la dirección adecuada para llegar al caso antiguo, nos informó de que había una exposición sobre  Antonio Machado.

El gran poeta Antonio Machado es una de las personalidades recordadas actualmente con gran devoción en esta ciudad, ya que vivió en Baeza siete años, durante cuales ejerció como Catedrático de  francés en el Instituo local,  destino solicitado por él mismo a la muerte de su primera esposa, Leonor. Fue en Baeza donde conoció a otro gran poeta, Federico García Lorca, con el que entabló una gran amistad.

Aunque admiro enormemente a Antonio Machado como poeta, no sentimos demasiado interés por una exposición temporal, en un lugar tan lleno de historia e imponentes monumentos.

Así que empezamos a pasear entre ellos, encontrándonos en primer lugar con la iglesia de la Santa Cruz, pequeña pero interesante iglesia, de estilo tardo-románico, poco usual en la Andalucía del s. XIII, edificada por Fernando III, el Santo, tras la conquista de Baeza, que ha sufrido los avatares de la historia, pero hoy luce restaurada.


En una capilla cubierta por la bóveda de crucería se conservan frescos de principios del s. XIV.


En la misma plaza, enfrente de esta iglesia, se encuentra el Palacio de Jabalquinto, uno de los principales edificios de Baeza, hoy sede de la Fundación Antonio Machado, perteneciente a la Universidad Internacional de Andalucía.

El Palacio de Jabalquinto fue mandado edificar en la segunda mitad del s. XV por D. Juan Alfonso de Benavides Manrique, Señor de Jabalquinto, primo segundo del rey Fernando el Católico.

Es un notable palacio renacentista de estilo isabelino, con profusión de adornos, puntas de diamante, clavos de piña, frondas, florones, lazos, pináculos, etc. que lo hacen muy original y bello; dan ganas de quedarse un buen rato contemplándolo.


En el  centro neurálgico de Baeza, formado por las Plazas de Santa María y del Populo, configurado en la Edad Media, se encuentra, en la primera,  la Catedral  de la Natividad de Nuestra Señora, edificada en un lugar sagrado, pues fue solar de un templo romano, de una antigua iglesia visigótica, a la cual sucedió una mezquita, para pasar después de la reconquista a templo cristiano.


La catedral adquirió su aspecto definitivo en el s. XVI, cundo el arquitecto Andrés de Vandelvira, conocido nuestro por sus obras en Úbeda, convirtió la primitiva iglesia gótica, de la que se conservó la base de la torre, dos puertas y el claustro, en un deslumbrante templo renacentista.

En la fachada principal de la catedral  se funden los tres estilos, gótico, en el antiguo marco encajado en el muro, renacentista en la gran portada y barroco en los adornos de la torre, que evidencian el tiempo que tardó en finalizarse..

El interior es de planta basilical y tres naves. Las  bóvedas de crucería  están decoradas con medallones policromados, formando un conjunto con aire renacentista.


En ella hay innumerables tesoros tanto en las capillas, como la Dorada, del s. XVII,


y otras,


como en los objetos que la adornan, por citar algunos, el púlpito del s. XVI,


una preciosa reja, que divide la nave,



la custodia del s. XVIII, o el altar mayor con un imponente retablo barroco del s. XVII.


A destacar la Sacristía, añadida en el s. XVII, a la que se accede por una magnifica puerta plateresca.

El claustro, conservado del antiguo templo, obra del s. XV, tiene diversas capillas góticas y mudéjares de muy distinta decoración y aspecto.


Adosada a la catedral se encuentra el palacio de las antiguas Casas Consistoriales, sede del concejo municipal de Baeza entre finales del s. XV y 1.838, uno de los edificios con mas solera de la ciudad.

 En el centro de la plaza hay una preciosa fuente renacentista, monumento singular casi único en España, uno de los elementos emblemáticos de Baeza.

La fuente de Santa María fue levantada en 1.564, según el diseño del arquitecto local Ginés Martín de Aranda. Se construyó como monumento commemorativo de la traída de aguas desde el paraje de La Celadilla hasta el centro de la ciudad, para dotar de agua, a la parte mas noble de la misma.

Es un monumento muy atractivo, cuyo fondo puede ser indistintamente la catedral


o la fachada manierista del antiguo Seminario de San Felipe Neri, fundado en 1.660, hoy día uno de los edificios pertenecientes a la Universisad Internacional de Andalucía.


La Universidad de Baeza fue fundada en 1.538 y funcionó durante tres siglos, hasta ser cerrada en 1.824.

Tuvo gran importancia como una de las cuatro universidades establecidas en Andalucia, que llegó a rivalizar con Salamanca. Uno de sus mas eminentes profesores fue san Juan de Ávila, hoy patrono de esta Universisad.

Actualmente, dedicada a curso de postgrado y master, ocupa  edificios sobresalientes, como son el Palacio de Jabalquinto, y el seminario de San Felipe Neri.

Tiene un precioso patio renacentista, al estilo de muchos de los que se ven en los palacios de la zona.


Muy cerca de esta plaza se halla la sede de la antigua universidad de la Santísima Trinidad , otra importante institución de la Edad Moderna, que hoy día es un I.E.S. El edificio de fines del s. XVI, es de estilo manierista.


Después de recorrer esta plaza y pasar por la Puerta del Barbudo llegamos a la otra plaza que configuró la Baeza medieval y renacentista, la plaza del Populo.

La Plaza del Populo o de Los Leones, por su fuente central, esta al norte de la ciudad, con el referente de la Puerta de Jaén, perteneciente a la antigua muralla.

La Plaza está enmarcada por edificios como la Casa de la Carnicería, notable edificio público, que fue desmontado y reconstruido piedra a piedra hace unos veinte años, desde su antiguo asentamiento, pasada la Puerta de Jaén.


La Casa de la Carnicería se levanto en 1.567, para sustituir a otra de la misma función que estaba ruinosa a pesar de su función utilitaria, que cumplió hasta su reciente traslado; es uno de los edificios mas interesantes del s. XVI en la ciudad.


Al lado de la Puerta de Jaén, se encuentra el Arco de Villalar, erigido con ocasión de la visita a Baeza de Carlos I, en 1.526.


Otro sobresaliente edificio de la Plaza es la Casa del Populo, palacio plateresco destinado originalmente a audiencia civil y escribanías públicas, que hoy ocupa una famélica oficina de Turismo, pues no ofrecen mas que un mapa de la ciudad, y se encuentra desprovista de folletos o libros ni siquiera para vender, aunque está atendida por dos personas. Lástima de magnifico edificio.

                                                                        
                                                                                                                                                             Por último, pero no lo último, en cuanto a importancia y belleza está la Fuente de Los Leones, manantial natural, cuya decoración de felinos e équidos que rodean una figura femenina, que podría ser Himilce, podrían provenir de la ciudad iberoromana de Cástulo


Tras admirar todos estos edificios seguimos hasta otra cercana plaza, esta mucho mas moderna, la Plaza del Paseo, o Plaza de España, de aspecto castellano, al estar flanqueada por soportales, que sirvió en otras épocas para eventos taurinos y otras fiestas.

A partir del s. XIX se convirtió en paseo podemos decir romántico, al pasear mozos y mozas en sentido contrario para conocerse y relacionarse.

En esta preciosa plaza, con grandes árboles, de los que dan mucha sombra, de agradecer en los cálidos días del verano, se pueden admirar un monolito en forma de obelisco, y otros varios notables edificios y monumentos del pasado; nos sentamos en uno de los muchos restaurantes bajo los soportales, descansamos y comimos, pasando un rato muy agradable.


 Alrededor de esta plaza hay varios edificios sobresalientes, como las Casas Consitoriales Bajas o Balcón del Concejo, del s. XVII , que fue utilizado tanto como Ayuntamiento, desde 1.867, y como balcón desde contemplar las corridas de toros y otras fiestas.


Que tienen delante este curioso conjunto de palmeras y columna.

                                                                                 
En el lado opuesto de la plaza, ya fuera del perímetro de la misma, se encuentra la Torre de los Aliatares, torreón árabe del s. XII, una de las torres mas importante de las murallas musulmanas 


 Otros edificios, y nos cansaremos de enumerar los edificos importantes de Baeza, cercanos a esta plaza son La Alhondiga y el Pósito del Concejo.


Nuestros últimos pasos en Baeza iban a ser para ver, por fuera, el palacio que ocupa el Ayuntamiento en la actualidad.

Antigua casa de Corregidores y Cárcel de la ciudad, de ornamentación plateresca, atribuido, con dudas, al conocido arquitecto  Andrés de Vandelvira, con fecha de 1.556.

El edficio fue restaurado a lo largo de los s. XVII y XVIII; a partir de 1.867 fue convertido en Ayuntamiento.

Con esta última visita teníamos ya una idea de la grandeza histórica de Baeza, reflejada en sus muchos palacios, iglesias y monumentos variados.

Dos autenticas joyas renacentistas Úbeda y Baeza que nos gusto mucho visitar y conocer.             

No hay comentarios:

Publicar un comentario