martes, 29 de enero de 2013

Gran Canaria. 3er día: Valleseco y Teror


Tras un buen descanso en el Parador, después de una mañana bien aprovechada, fuimos a conocer uno de los lugares mas entrañables de la isla de Gran Canaria: Teror, donde se encuentra el santuario de la Virgen del Pino, patrona de la isla, cuya devoción se remonta a los años de la conquista.

 La carretera es sinuosa, como casi todas las de la isla, pero es preciosa . Transcurre entre árboles y vegetación variada y el paisaje que se entreve es muy verde.

Pasamos por la población de Valleseco, que, a pesar de su nombre, recibe una alta pluviosidad durante el año.

Valleseco con una población de cerca de 4.000 habitantes, recibe su engañoso nombre del valle, entre los Barrancos de la Virgen y de Madrelagua, donde esta ubicado, ya que es uno de los lugares mas húmedos de la isla.

                                                                      
Constituido en Ayuntamiento desde 1.842, al desgajarse de Teror, es el municipio mas joven de la isla, siendo la agricultura y la ganadería los principales recursos de estas tierras.

Nos detuvimos para ver su monumento mas importante, la iglesia parroquial de San Vicente Ferrer, que ocupa una linda plaza.

                                                                               
 Construida en 1.887, en el solar ocupado por una ermita desde el s. XVIII, destacan en ella sus tres naves y el artesonado del coro, de estilo mudéjar.

                                                                      
 Tiene un notable órgano del s. XVIII, procedente de Teror, restaurado, recientemente, en el 2.005.

                                                                                
Después de esta breve parada llegamos enseguida a Teror, que está situado en una cota mas baja que Valleseco.

Una vez llegados a Teror, tuvimos otra vez la desagradable experiencia de ver la plaza donde se levanta el santuario de la Virgen del Pino ocupado por una banda de jazz, según declaraban los carteles del anuncio de tal concierto. La banda en cuestión se encontraba instalada en la misma puerta de la iglesia y armaba bastante bulla.

¿Será que no tienen ningún otro lugar para festejar o ninguna buena idea para hacerlo, sin molestar a nadie?

Pasemos a conocer algo de Teror, sin mas comentarios al margen.

Teror, conocido también como Villa Mariana de Teror, actualmente con unos 13.000 habitantes,  es uno de los mas antiguos municipios de la isla.

La historia de Teror está unida a la aparición de la imagen de la Virgen del Pino, en 1.481, que según la tradición se apareció en la copa de un  alto pino, que estaría situado cerca de, donde años mas tarde, se elevaría la actual basílica.

Teror se desarrolló en el antiguo bosque de Aterura, que cubría la zona norte de la isla de Gran Canaria y siempre estuvo vinculado a la devoción mariana hacia la Virgen del Pino.

Su localización a barlovento de la isla condiciona su clima, con precipitaciones, y presencia de nieblas y frecuente rocio durante el  otoño y el invierno, siempre dentro del clima benigno del archipiélago.

Su desarrollo está ligado a la devoción y a las peregrinaciones marianas, que se efectuaron desde la aparición de la imagen de Nuestra Señora del Pino en el s. XV, hasta la actualidad, al que hay que añadir ciertas actividades agrícolas y ganaderas.

La mayor romería en honor de la Virgen del Pino se celebra el día 8 de septiembre, con gran afluencia de peregrinos de toda la isla de Gran Canaria.

En el s. XVIII se produjo un impulso económico, con la creación de un mercado en la plaza, que hizo aumentar la población, con el consiguiente aumento de la riqueza, que conllevo la edificación de la mayoría de los edificios emblemáticos de la villa como son la Basílica de la Virgen del Pino, el Palacio Episcopal, hoy día Casa de la Cultura, la casa de los Patronos, etc.

Aunque el casco antiguo de la villa es muy bonito e interesante, destaca como elemento arquitectónico la Basílica de Nuestra Sra. del Pino, que ocupa la plaza del mismo nombre.

                                                                             
El templo actual se levanto en 1.767, seguramente sobre una ermita que hacia tiempo se había quedado pequeña, dada la afluencia de peregrinos, que acudían a venerar a la Virgen del Pino, y ha sido restaurado en varias ocasiones.

                                                                                 
Se trata de una iglesia de tres naves con arcos de medio punto sostenidos por pilastras y columnas. La fachada tiene tres puertas, y hay también dos entradas laterales. Ventanales, con preciosas vidrieras, dan luz al interior.

En el Retablo Mayor se encuentra el camarín de la Virgen del Pino, vestida, adornada y coronada con toda solemnidad.


Dentro hay también valiosos retablos y obras de arte.

La Plaza de Nuestra Sra. del Pino es el centro neurálgico de la Villa; en ella se encuentra la Casa de los Patronos, residencia de varios Patronos de la Virgen, entre los que destacan los Manrique de Lara y el antepasado de la que sería esposa de Simón Bolívar, Mª Teresa Rodriguez del Toro, hoy día casa museo, con exposición de objetos antiguos, religiosos y étnicos.


La calle que sale de la Plaza del Pino es un buen ejemplo de casonas canarias, con sus característicos balcones.

Con la humedad del contorno, algunos tejadillos de los balcones están colonizados por los "berodes", plantas muy típicas de los lugares húmedos y neblinosos de las islas.

Pasamos una agradable tarde en Teror, y cuando el sol declinaba ya, volvimos a nuestro refugio, el Parador en lo alto de los riscos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario