jueves, 15 de diciembre de 2016

Un viaje con el Imserso a La Manga del Mar Menor, Murcia

                                                             

Nuestro siguiente viaje del Imserso fue a La Manga del Mar Menor, donde pasamos dos semanas, en el invierno de hace dos años.

Hicimos el viaje en avión desde el aeropuerto de Asturias hasta Alicante, sin escalas, para lo cual se tarda algo mas de una hora y media; mas pesado resulta el trayecto en bus desde Alicante a La Manga, otros 144 km para lo cual se tarda lo mismo, 1 hora 35 minutos.

Así, que convenientemente agitados, como podria ser un batido de fruta o de cualquier otro alimento, después de tan largo viaje, llegamos a nuestro destino, un hotel en el km 3 de La Manga.

Al bajar fuimos recibidos por una furiosa ventolera, pero por suerte el hotel estaba aclimatado y tenia una buena temperatura, y pasamos sin pausa al comedor, donde repusimos fuerzas.

Nos fue asignada una habitación con esplendidas vistas sobre el Mar Menor y  sobre una pequeña parte de las desiguales construcciones de la zona, donde hay edificios altos, de hoteles y apartamentos, al lado de chalets y casas de un solo piso, pero que en conjunto era muy bonito.
                                                             

Hablemos un poco de este extraordinario enclave, podemos decir un capricho orográfico, con una geografía excepcional, ya que el largo cordón litoral de 24  km de longitud, entre el Cabo de Palos y La Punta del Mojón, tiene dos orillas, separadas por entre 200 y 1.200 m, una que da al Mar Menor y otra al Mar Mediterraneo.
                                                                 

Este cordón litoral se formo desde el Cuaternario por la colmatación de sedimentos fluviales procedentes de la desembocadura del río Segura, que chocaban con el cabo de Palos, y se iban depositando sobre las elevaciones de tipo volcánico, y los escollos de los promontorios de la zona, hasta que hace unos 2.000 años se cerro, casi por completo, formando la casi laguna del Mar Menor, la mayor del continente europeo; el nivel de este lago salado ha sufrido variaciones a través de los siglos, ya que se sabe que en el s. XVII tenia de 20 a 30 cm superior al actual.

El Mar Menor está comunicado con el Mediterraneo, con el que intercambia las aguas, por unos canales llamados "golas"; hay dos golas naturales, otra totalmente artificial y la central La Estacia, gola natural ampliada, que proporciona acceso al puerto deportivo.  
                                                         

Su máxima altura es el Monte Blanco, de 46 m sobre el nivel del mar.

La comunicación por carretera está establecida por la única vía, llamada Gran Vía que recorre, desde el cabo de Palos,18 k hasta las encañizadas, con sus diversas urbanizaciones, hasta llegar tras la última de ellas, al parque Natural de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar.
                                                          
Tanto el hecho de que para salir de La Manga solo exista esa una única vía, circunstancia imposible de remediar, como la fealdad, porque no decirlo, de las urbanizaciones, que se va acentuando cuanto mas lejos llega la carretera, me pesaron y me hicieron pensar en lo que podía haber sido, si se hubiera cuidado ese entorno geográfico tan bello, y tan estropeado hoy día.
                                                                 

Administrativamente se encuentra en los municipios de Cartagena y de San Javier en el norte, mientras que el sur pertenece al municipio de San Pedro del Pinatar. 

Respecto a su devenir, hasta el s. XVI La Manga estuvo cubierta por un espeso bosque litoral compuesto de sabinas de las dunas, enebro marítimo y pino carrasco, que fue arrasado por orden de Felipe II, para impedir que los piratas berberiscos, que asolaban el Mediterraneo, aprovecharan su espesura para esconderse en él.

Pese a la perdida de gran parte de su vegetación original, La Manga conservo una gran vegetación costera hasta la década de 1.960, cuando comenzo un caótico e imparable desarrollo urbanístico, que acabo con la mayor parte de sus valores naturales.

En la actualidad la mayor parte de La Manga es terreno urbano y solo se conservan manchas de lo que fue su vegetación originaria, y la fauna, citada en el libro de montería de Alfonso XI, de ciervos y jabalíes ha desaparecido por completo, así como las tortugas bobas (Caretta caretta) que venían a desovar en sus arenas, y la foca monje (Monachus monachus) que habitaba sus playas, también.

Algunas áreas, como el Parque Natural de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar, las Salinas de Marchamalo y la Playa de las Amoladeras, han sido protegidas, y en ellas es posible hacerse una
cierta idea de los paisajes originarios de La Manga.
                                                                       

El Mar Menor, por su parte, tiene un perímetro de 73 km de costa, en el que se suceden playas transparentes y poco profundas, con 170 km2 de superficie.

En el sur de este pequeño mar se alzan cinco islotes Pediguera, Mayor, Redonda Ciervo y Sujeto que evidencian su origen volcánico.
                                                            

La zona de La Manga fue poblada desde tiempos remotos por gentes que han dejado vestigios de su asentamiento.

Mas adelante, a partir del s.IV a.C., barcos fenicios, griegos, romanos y cartagineses, fondearon en las proximidades de El Estacio, canal navegable que  en griego significa "sitio abrigado", desarrollaron un intenso trafico maritimo y fundaron pesquerías e industrias de salazones.

Tras la invasión musulmana del s. VIII, los árabes establecieron artilugios de pesca, llamados encañizadas, en las golas o canales naturales de La Manga, que comunican el Mar Menor con el Mar Mediterraneo. Estos sistema de pesca se sigue utilizando hoy día para la captura del mújol y otras especies del Mar Menor.
                                                                       

Una vez reconquistado el territorio por los castellanos, se erigieron torres de vigilancia y defensivas, contra los terribles ataques de los piratas berberiscos, procedentes del norte de África, que asolaban el mar, de una de las cuales la Torre del Estacio, bautizada como de San Miguel, no queda nada, y de otra, la Torre de la Encañizada quedan algunos restos.

Después de la Desamortización de Mendizabal (1.855-56) el Estado confisco La Manga en pública subasta en 1.863, y a partir de ese momento comienza a ser urbanizada por la familia Maestre que adquiere el sector norte.

La promoción urbana y turística se produciría un siglo después cuando Tomas Maestre Aznar, abogado y pequeño promotor inmobiliario, compro la totalidad de La Manga y comenzo el ambicioso proyecto urbanístico que la ha transformado y colocado como uno de los destinos turísticos mas importante de Murcia.

El proyecto de Tomás Maestre era un plan general que se proponía construir en los dos extremos, dejando una relativamente extensa zona central virgen, en la que se conservase intacto el paisaje, con sus características, de La Manga.

De manera que en 1.961 comienza este proyecto, del cual es encargado el acreditado arquitecto Antonio Bonet Castellana (Barcelona, 1.913-1.989)

Las obras empezaron en 1.963 y acabaron al cabo de dos años en 1.965, cambiando a pasos agigantados el paisaje de La Manga con numerosas edificaciones al borde mismo del mar, bungalos, centros comerciales, restaurantes e incluso rascacielos.

Surgiría entonces el famoso eslogan turístico de La Manga del Mar Menor "Un paraíso entre dos mares"

La idea inicial del desarrollo de La Manga consistía en convertir La Manga en un entorno turístico de alto nivel, con una población de 70.000 personas, para lo cual construye su puerto deportivo, y alguna otra instalación, pero las dificultades financieras, hicieron que Tomás Maestre, tuviera que desistir del proyecto y vender a otros promotores gran parte de su propiedad, que comprendia , practicamente toda la restinga.
                                                                

El resultado no se corresponde con este primitivo proyecto. Las expectativas no se han cumplido, no ha llegado a La Manga turismo de calidad, sino de masas, y el privilegiado entorno esta ocupado, además de por antiguos y nuevos chalets, por feos apartamentos de muchos pisos, agrupados en los que se llama urbanizaciones.

Por poner un ejemplo, toda la lengua de arena carece de paseo marítimo a lo largo de sus 21 km.

Bien, este primer día en La Manga tuvimos que quedarnos en "casita", debido al gran viento, que no ceso y dejar para las jornadas siguientes las exploraciones de la zona y de las excursiones que nos propusieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario