jueves, 15 de junio de 2017

Lugo, parada antes de llegar a Bayona

                                                                             

En un bonito día de primavera salimos de Oviedo para llegar a Bayona, Pontevedra, y pasar allí unos cuantos días.

Cogimos, pues, una de las posibles rutas para recorrer los casi 500 km que hay entre estos dos lugares, pasando por Lugo, para así echar un vistazo a esta interesante ciudad, donde paramos a la hora de comer.

El día era esplendido y sin bruma, lluvia o amenaza de tal. Toda la ciudad lucia con sus mejores colores.

Después de informarnos elegimos un restaurante en la zona mas céntrica del casco antiguo, donde dimos buena cuenta de, podríamos decir, demasiada comida, ya que era excelente, como corresponde a la fama gastronómica de Lugo y de Galicia.

Antes de dar el paseo que nos ayudo, tanto a conocer un poco la ciudad como a aligerar la comida, sepamos algo de esta antigua ciudad.

Lugo es la capital de la provincia y de la comarca del mismo nombre, situada sobre una colina, rodeada de montañas redondeadas y no demasiado altas, circundada por el rio Miño, el mas importante de Galicia y de otros dos de menor entidad, los ríos Chanca y Rato.

Tiene cerca de 100.000 habitantes.

La ciudad y su paisaje tanto rural como ciudadano están marcados por el río Miño;  se encuentra dentro de la Reserva de la Bisofera "Terras do Miño" proclamada por la UNESCO en 2.002. Otros dos ríos atraviesan la ciudad, los ríos Fervedoira y Mera. Mucha agua tiene, como se puede ver.

Lugo es la ciudad mas antigua de Galicia, poblada desde remotos tiempos y asentada sobre un primitivo castro.

Alrededor del año 25 a. C. el legado del emperador Augusto en la provincia Tarraconense estableció en ese castro un  campamento militar para las guerras cántabras, que posteriormente llevo el nombre de Lucus Augusti, origen de la ciudad de Lugo, convirtiéndose, mas adelante, en un importante núcleo urbano, representativo de la cultura y modo de vida romano, como se aprecia en los restos arqueológicos encontrados.

Entre los años 260 a 325 la ciudad se rodeo de una muralla. Esta muralla de 2.266 m de circunferencia, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2.000, y es la única fortificación romana en el mundo que conserva integro su perímetro, y que rodea todo el casco histórico.
                                                                       



A la caída del Imperio romano, se produjeron las invasiones de los pueblos bárbaros; los suevos denominación ambigua, pues era equivalente a pueblo germánico, o mejor, conjunto de varios pueblos germánicos, se establecieron en la zona en 460, llegando a ser Lugo sede episcopal, importancia que perdió a favor de Santiago de Compostela, con la aparición del sepulcro del apóstol, entre 820 y 835, y las consiguientes peregrinaciones, y que produjo una decadencia, con perdida de gran parte de su población, de la cual no se recupero hasta el s. X.

La invasión musulmana de 713, duro en estas tierras hasta 741, en que Alfonso I de Asturias, yerno del iniciador de la reconquista, Pelayo, ocupo la ciudad, que encontró en un estado lamentable.

Durante gran parte de la Edad Media la ciudad quedo como paso de las peregrinaciones a Santiago de Compostela, siendo cabeza de la llamada "Ruta primitiva", pero su decadencia continuo, tanto por las luchas externas como internas.

Durante la Edad Moderna la ciudad experimento cierto auge, que se consolido en el s. XVIII, con la concesión de privilegio real, dado por Fernando VI. en el año 1.724 para las ferias de San Froilan, de extraordinaria importancia económica, que convirtieron a Lugo en una gran ciudad agraria. También se promovieron obras viarias de comunicación, reforma de edificios religiosos y conversión en publica, de la Puerta de Santiago, de entrada y salida de la ciudad.

En el s. XIX continuo el proceso de recuperación económica y demográfica, que fue cruelmente interrumpida por la invasión napoleónica. En efecto a finales de agosto de 1.809
el ejercito francés entro en Lugo; los edificios próximos a la muralla fueron quemados para evitar la fácil escalada de la misma.

Después de encontronazos y batallas, en las que el ejercito invasor tuvo que retirarse y abandonar la ciudad en julio de 1.809, dejando el correspondiente reguero de asesinatos, saqueos, y destrucción, como en los muchos lugares ocupados en  toda España, entre los que contaremos la voladura del arco central del Puente Romano, destruyendo la capilla y la puerta de pontazgo, que había en ese lugar.

Acabada la Guerra de la Independencia el resto del s. XIX fue convulso política y socialmente, hasta que acabo en la Guerra Civil /1936-39).

Actualmente Lugo es la capital cultural de la provincia, con campus universitario, que depende de la Universidad de Santiago de Compostela, y prospera industria agroalimentaria.

Bien, pues empezamos por mirar el edificio de Ayuntamiento que estaba delante del restaurante, en la Plaza Mayor de Lugo.


La casa consistorial se ha mantenido en el mismo emplazamiento desde un primer edificio del s. XVI. que tuvo que ser restaurado por ruinoso, tanto en el interior como en el interior en 1.738 por el arquitecto Ferro Caaveiro y que esta considerado como una de las obras mas importantes del barroco civil gallego.
                                                                     
                                                                   
La torre del reloj fue añadida posteriormente en 1.871 y rompe con la horizontalidad del edificio.

La Plaza de España o Plaza Mayor Mayor donde se ubica el Ayuntamiento, centro neurálgico de la ciudad, era donde, durante la Edad Media  se  celebraba mercado.

Algunos edificios notables rodean la Plaza Mayor como el Convento e Iglesia de San Francisco, empezado a construir en el s. XIII, hoy Parroquia de San Pedro y Museo Provincial, antiguo Seminario Conciliar; según la tradición, San Francico fundo el convento durante su peregrinación a Santiago de Compostela.
                                                   

El Círculo de Bellas Artes que alberga la sociedad cultural lucense, fundada en 1.855.
                                                           

En la acera que rodea los soportales aun se conservan algunas de las casas que bordeaban la antigua plaza, antes de la reforma de la misma..

Tiene unos hermosos jardines en el centro, y un quiosco de música
                                                       
.
Desde la plaza mayor seguimos hasta dar con las murallas.

Las murallas son el  reducto defensivo romano, mejor conservado del mundo. Tiene 50 torrecillas defensivas  y 10 puertas.

Nosotros atravesamos la Porta Nova, de la época romana, reconstruida en la Edad Media y principal comunicación de Lugo con el Norte.
                                                             
                                                       
 y subimos al paseo con el que se puede transitar por casi todo el recinto amurallado.
                                                   

Desde esa atalaya se ven los monumentos mas importantes del casco antiguo, se van viendo los tejados de pizarra, a la altura de la mirada, entre los que sobresale la catedral de Santa María
                                                               

La que vemos hoy día es predominantemente de estilo románico, comenzado a construir en 1.129 y acabado casi un siglo y medio mas tarde, en 1.273.  Otros estilos arquitectónicos se emplearon en la catedral. el gótico, el renacentista, el neoclásico al que pertenece la fachada principal. en fin, amalgama de estilos, como la mayoría de los grandes templos.
                                                                   

Una media hora es suficiente para recorrer toda la muralla.

Muchos otros monumentos, calles y rincones atractivos, guarda la ciudad de Lugo, pero nuestra parada no daba para mas, ya que teníamos que llegar hasta Bayona y aun estábamos a mitad del camino.

El tiempo continuaba esplendido, pero en los comienzos de la primavera, la luz solar empieza a bajar a las seis y a las siete puede ser ya casi de noche.

Interesante visita, aunque corta, a Lugo.

1 comentario:

  1. Cuando estuve en Galicia, pasé muy cerquita, pero no entré en la ciudad. Gracias Ana, por este recorrido, pues.

    Besos

    ResponderEliminar