domingo, 14 de marzo de 2010

Palencia. 2ª Parte, La Catedral y todo lo demas

El día siguiente amaneció queriendo nevar. Los tejados que se veían desde la ventana de la habitación empezaban a cubrirse con una tenue capa blanca.

Pero eso no me desanimo. Provista de ánimos y de paraguas me fui hasta la catedral, el monumento por excelencia de Palencia.

Ignorada, injustamente, casi siempre en la lista de las catedrales mas importantes de España, es por eso llamada, con justicia, la "Bella Desconocida".

La catedral, situada en el centro histórico de la ciudad, está rodeada de tres plazas, la plaza de San Antolín, al oeste, la plaza de Cervantes, al norte y la plaza de la Immaculada, al sur, todas ellas con fachadas del monumento.

Numerosas callecitas, que aún conservan el trazado antiguo, van a dar a estas plazas

La mas grande es la de la Immaculada, llamada así por la estatua de la Virgen que la preside.

Es una plaza preciosa y tranquila; desde ella se tiene una magnifica vista de la catedral.

El conjunto catedralicio, que hoy podemos ver, surgido a lo largo de mas de 1.000 años, es el resultado de numerosas reformas, añadidos y transformaciones.

Declarada Monumento Nacional en 1.929 y dedicada al patrón de Palencia, San Antolín, fue construida, principalmente, entre los s.s. XIV-XVI, aunque todavía está inacabada.

Es de estilo gótico, con añadidos posteriores renacentistas y barrocos. Presidida por una gran torre, que tuvo un carácter defensivo, a la cual se añadieron, posteriormente, pináculos y espadañas, como única decoración.

Por sus enormes dimensiones es una de las catedrales mas grandes de España.

Una de las cosa que me resulto mas atractiva del exterior, es su asimetría. Aunque inspirada en la catedral de Burgos, y por tanto en el gótico francés, la "Bella Desconocida" es muy española, pues a nosotros, de siempre, nos gusta mas... un cierto orden anárquico.

La catedral esta levantada sobre otras más antiguas, que van saliendo a la luz con las nuevas excavaciones.

En este lugar hubo un templo pagano en la Antigüedad, al que debió suceder otro paleocristiano. No hay restos de estas primitivas edificaciones.

El vestigio mas antiguo está al fondo de la cripta de San Antolín. Son los restos del templo visigodo, del s. VII, construido con y sobre restos romanos.

En el s. XI Sancho III el Mayor encargo la restauración del templo anterior, con lo que quedo configurada la cripta de San Antolín, tal como la vemos hoy.

Casi dos siglos después, en el s. XII, se construyo una nueva catedral de estilo románico, cuyas columnas y capiteles están presentes, actualmente, en la capilla Mayor.

También quedan de ella objetos litúrgicos, el valioso sepulcro de doña Urraca, hija del rey Alfonso VII, un ara de piedra, y la reja de la capilla del Sagrario. Esta iglesia románica tuvo un siglo de existencia.

En el s. XIV se iniciaron las obras de la actual catedral, que en dos siglos se dieron arquitectonicamente por acabadas. Las obras siguieron en el interior para hacer trabajos de decoración y de restauración, hasta continuar hoy día.

Tanto por fuera como por dentro es magnífica.

Si por fuera puede resultar austera, el interior es todo lo contrario. El estilo gótico flamígero se extiende por todo el recinto, con añadidos renacentistas, platerescos y barrocos.

Al contrario que otras muchas catedrales, la de Palencia sorprende por tener, por así decir, dos capillas mayores, la del Sagrario y la capilla Mayor, propiamente dicha. Ambas tiene magníficos retablos.

La capilla del Sagrario fue la primera capilla Mayor, durante casi un siglo. El Retablo es renacentista, de tres cuerpos, banco y ático.

A destacar la reja, procedente de la catedral románica, que cierra una parte de la capilla.

La capilla Mayor data del s. XV. Se accede a ella a través de dos imponentes rejas de hierro forjado, realizadas por el rejero mas importante de la época, Cristóbal de Andino.

Dentro hay ocho soberbios tapices, cuatro a cada lado, de los talleres de Bruselas, del s. XVI.
El Retablo Mayor es una autentica joya del renacimiento castellano, en estilo plateresco.

Contando estas dos capillas hay dieciséis en total, alrededor de la girola, y de los muros.
Sería demasido largo describir cada una, solo diré que contienen obras de arte de incalculable valor, rejas, retablos, imagenes, cuadros, sepulturas de las familias que las donaron, algunas de las cuales contribuyeron a la construcción de la catedral. Hay que ir con tiempo y disfrutar de ellas.

Tuve ocasión de oír y ver el reloj articulado que luce en uno de los muros de la catedral, encastrado en un arco flamigero

Cuando me había paseado entre tanta belleza, un encargado de los lugares, me llevo, para que no me lo perdiera, a visitar uno de las rincones, por su antigüedad, más interesantes del recinto: la cripta de San Antolín, de la que ya he hablado

Los restos de este santo y mártir habían llegado a Hispania en el cortejo del rey Wamba, en el s. VII, desde Narbona, antiguo reino de los visigodos. Fue este rey el que mando construir el enterramiento de san Antolín. Vértigo da conocer historias tan antiguas.

El día de San Antolín, 2 de septiembre, recogen los palentinos piadosos agua del pozo, que consideran milagrosa. Mas recientemente tiran los visitantes monedas, para tener buena suerte.

La catedral de Palencia bien merece al menos, una mañana entera. Yo deje de visitar el Museo catedralicio, que tiene verdaderas maravillas, pues lo conocía de mi anterior visita.

Aún había muchas cosas que ver en la ciudad.

En mi recorrido pase delante del Museo Diocesano, instalado desde 1.970, en el palacio Episcopal, sobria construcción neoclásica de finales del s. XVIII. Tiene muchas obras de arte procedentes de toda la provincia, pero no pude detenerme para verlas.

De allí, llegue a la calle de San Francisco en la que están una detrás de otra, iglesias y conventos de gran importancia, histórica y artística.

La primera que encontré fue la Iglesia de Santa Marina,

Preciosa pequeña iglesia del s. XVIII, adosada al Convento de La Piedad, y al lado del Convento de San Pablo, con el que forman un singular eje.

En toda Palencia las cigüeñas son huéspedes habituales en esta época del año; estaban ya aposentadas y hacían sus nidos; las había, por supuesto, en cada pináculo, o saliente de la catedral, y de todas las demás iglesias.

Adosado a esta iglesia, como he dicho esta el convento de la Piedad, hoy día de monjas Dominicas, que, por cierto, venden unas ricas pastas.

Fue construido entre los s.s. XVI y XVII. La iglesia estaba cerrada, así que solo lo vi por fuera.

Por último llegue al mas importante de la calle: el convento de San Pablo, en la plaza del mismo nombre.

Fundado por Santo Domingo de Guzmán, en 1.219, poco antes de su muerte, es uno de los conventos dominicos mas antiguos.

Hasta el s. XIX, la casa que habitó el santo, cuando era, primero estudiante y luego profesor en la Universidad de Palencia, estaba al lado del convento.

Al lado hay un convento moderno donde residen los actuales dominicos, ya que del conjunto conventual antiguo solo queda la iglesia.

Se empezó a construir en el s. XIV, continuando las obras hasta el s. XVI.

El Convento tiene una larga historia. En él se reunieron en tres ocasiones Cortes Generales, y una vez se celebro el Capítulo General de la Orden de Predicadores (Dominicos).

Durante la invasión de España por Napoleón, fue ocupada por las tropas francesas, utilizada, entonces, como hospital militar y cárcel, con el consiguiente saqueo y destrozo.

Con la Desamortización del 1.835, quedo en manos del estado y los monjes se fueron, para volver once años más tarde.

Es una iglesia de estilo gótico, con exterior austero.

En el amplio interior de tres naves, lo mas sobresaliente es la Capilla Mayor.

El Retablo Mayor, del mismo estilo plateresco que el de la capilla Mayor de la Catedral, puede competir con él en cuanto a arte y belleza.

En las paredes laterales están los sepulcros de distintos marqueses de Poza, benefactores de esta iglesia.

En el lado izquierdo está el suntuoso mausoleo de los primeros marqueses de Poza, del s. XVI.
En el derecho, el sepulcro, de estilo clasicista de los terceros marqueses de Poza, s. XVII.

Por su solemnidad y colocación me recordaron los de los reyes en el Monasterio de El Escorial.

Hay varias e interesantes capillas más, como la capilla de la Piedad, donde hay un precioso retablo hispano-flamenco y otras muchas.

Bien, pues ya había acabado con esta calle, llena de conventos e iglesias.

Había llegado a la Estación de Renfe, que tiene enfrente un pequeño parque llamado Jardinillos de la Estación.

No era el mejor día para disfrutar de un jardín, pues aunque ya no nevaba, hacía frío y algo de viento.

Al volver al hotel para reunirme con C. y emprender el viaje de vuelta, pase aún por varios lugares interesantes.

EL edifico de Correos, que data de 1.916, en la plaza de León, pequeña plaza, casi una rotonda, adornada con una reproducción de un pináculo de la catedral de León, donada por la misma.

También vi, sin pararme, la iglesia de la Compañía o de Nuestra Señora de la Calle, mandada a edificar por los jesuitas. Facilmente reconocible como de la Compañía, pues sigue el modelo de la iglesia de Jesú, de los mismos jesuitas, en Roma.

Como habréis podido ver, hay una larga historia de piedad y devoción en Palencia, que lleno la ciudad de iglesias y conventos, además de su magnifica catedral. Todo ello jalonado por acontecimientos históricos.

Una de las ciudades de España dignas de visitar.

Yo tuve que dejar varios monumentos, tanto civiles como religiosos, para otra visita.

El tiempo se me había acabado...

4 comentarios:

  1. A ver si esta vez se publica el comentario. Me doy cuenta de que, aunque haya visitado la ciudad, no le saqué todo el jugo. Tengo que hablar con mi mejor mitad para volver. Ya me gustó mucho cuando fui, y con este intenso paseo más aún.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. La foto de la reja de la catedral es mía. No me importa que utilicen mis fotos, pero estaría mejor si pusieras su procedencia: http://www.flickr.com/photos/paulayjesus/4351105533/in/set-72157622899592064/
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que te gustase Palencia, una gran desconocida, incluso para los castellanos. Quizá el exterior de la catedral no sea el que mas llame la atención, pero tiene características únicas, es de las pocas catedrales del mundo que tiene dos cruceros, uno de ellos más marcado, y por ello tiene en cada uno d sus laterales dos pórticos, mientras que en la fachada principal (los pies) solo tiene uno, en cuanto a la fachada principal no tiene torres (algo también poco característico), mientras que su fachada lateral de la inmaculada tiene una torre, que se cree que pudo ser una torre militar anterior. En cuanto a su extensión, después de la de Sevilla, es una de las mas grandes de España (la segunda o la tercera, no lo se con certeza) .En el interior su retablo mayor contiene pinturas de Juan de Flandes (algunas fueron vendidas al Museo del Prado y otros museos internacionales), tiene esculturas de Felipe Vigarny (que también realizó el de la Iglesia de San Pablo), Alejo de Vahía, y Gregorio Marañón. La cripta con restos visigodos, el transcoro, numerosas capillas con retablos como el del Tránsito de la Virgen de Joaquín Churriguera. En general una gran obra, muy variada. Si pasas más veces por Palencia quizás deberías visitar si no lo has hecho ya, el puente de "puentecillas" de origen romano, remodelado en la Edad Media que da acceso al Parque del Sotillo, el Puente Mayor, la Dársena del Canal de Castilla (que albergará el Museo del Agua), el Puente de Hierro, uno de los pocos que únicamente utiliza hierro, de un discípulo de Eiffel o la iglesia románica de San Juan Bautista en el parque de la Huerta Guadián (que fue transladada piedra a piedra desde el norte de la provincia, ya que de lo contrario habría desaparecido bajo el Pantano de Aguilar de Campoo), la iglesia de San Bernardo, de fachada plateresca o el Cristo del Otero, situada en el barrio más degradado de Palencia, pero que está sufriendo una gran rehabilitación. En cuanto al Cristo del Otero es considerado el segundo más grande del mundo, aunque de una estatura muy semejante a sus perseguidores, lo que a veces le relega a la tercera o cuarta posición, aún así es el más alto de España y de Europa, aunque lo dejará de ser en el futuro. Antiguamente se podía subir hasta los ojos. Es contemporáneo al Cristo Rendator de Rio de Janeiro, antes de 1926 ya se conocía el proyecto, pero no fue culminado hasta 1931.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te gustase Palencia, una gran desconocida, incluso para los castellanos. Quizá el exterior de la catedral no sea el que mas llame la atención, pero tiene características únicas, es de las pocas catedrales del mundo que tiene dos cruceros, uno de ellos más marcado, y por ello tiene en cada uno d sus laterales dos pórticos, mientras que en la fachada principal (los pies) solo tiene uno, en cuanto a la fachada principal no tiene torres (algo también poco característico), mientras que su fachada lateral de la inmaculada tiene una torre, que se cree que pudo ser una torre militar anterior. En cuanto a su extensión, después de la de Sevilla, es una de las mas grandes de España (la segunda o la tercera, no lo se con certeza) .En el interior su retablo mayor contiene pinturas de Juan de Flandes (algunas fueron vendidas al Museo del Prado y otros museos internacionales), tiene esculturas de Felipe Vigarny (que también realizó el de la Iglesia de San Pablo), Alejo de Vahía, y Gregorio Marañón. La cripta con restos visigodos, el transcoro, numerosas capillas con retablos como el del Tránsito de la Virgen de Joaquín Churriguera. En general una gran obra, muy variada. Si pasas más veces por Palencia quizás deberías visitar si no lo has hecho ya, el puente de "puentecillas" de origen romano, remodelado en la Edad Media que da acceso al Parque del Sotillo, el Puente Mayor, la Dársena del Canal de Castilla (que albergará el Museo del Agua), el Puente de Hierro, uno de los pocos que únicamente utiliza hierro, de un discípulo de Eiffel o la iglesia románica de San Juan Bautista en el parque de la Huerta Guadián (que fue transladada piedra a piedra desde el norte de la provincia, ya que de lo contrario habría desaparecido bajo el Pantano de Aguilar de Campoo), la iglesia de San Bernardo, de fachada plateresca o el Cristo del Otero, situada en el barrio más degradado de Palencia, pero que está sufriendo una gran rehabilitación. En cuanto al Cristo del Otero es considerado el segundo más grande del mundo, aunque de una estatura muy semejante a sus perseguidores, lo que a veces le relega a la tercera o cuarta posición, aún así es el más alto de España y de Europa, aunque lo dejará de ser en el futuro. Antiguamente se podía subir hasta los ojos. Es contemporáneo al Cristo Rendator de Rio de Janeiro

    ResponderEliminar