martes, 24 de diciembre de 2013

Navidad

                                                             
                                                              FELIZ NAVIDAD

                                                           MERRY CHISTMAS

                                                                JOYEUX NÖEL

                                                                BUON NATALE

                                                             FRÖHE WEIHNAT

                                                     SUKSAN WAN CHRISTMAS
                                                                       
                                                             VESELA KOLEDA

                                                                

domingo, 15 de diciembre de 2013

Pechuga de pavo rellena

                                                                           

Esta es una receta sencilla y sabrosa y también  sana, es apropiada para estos días de Navidad, pues queda muy vistosa.



Ingredientes

                                                                 
1 pechuga de pavo abierta en forma de libro
2 huevos
1pimiento morrón de lata
50 de hojas de espinaca
1 pizca de orégano
1cebolla
2 dientes de ajo
1 zanahoria
1tomate
Lonchas de jamón serrano finas
1 vaso de vino blanco
1 hoja de laurel
aceite de oliva
Pimienta
Sal

Elaboración


Cascar los huevos en un cuenco, salpimentar, añadir el orégano y batir
Calentar un poco de aceite en una sartén, añadir la mezcla de huevo y cuajarla durante 1 minuto.
Darle la vuelta y terminar de hacer la tortilla por el otro lado.
                                                           

Dejarla en un plato y cortarla en tiras.
Escurrir el pimiento y partirla también en tiras.
Extender la pechuga de pavo, salpimentar, cubrirla con las hojas de espinaca, dejando libres los bordes.
Poner encima las lonchas de jamón, las tiras de tortilla y de pimiento.
                                                                 

Enrollarla, apretando un poco.
Atarla con hilo, para que no se abra durante la cocción
                                                       

Pelar la cebolla y los dientes de ajo, picarlos.
Pelar asimismo el tomate y trocearlo.
Pelar la zanahoria,y cortarla en rodajas.

Dorar en 2 cucharadas de aceite el rollo de pavo en la olla rápida.
Añadir las verduras y 1 hoja de laurel.
Salpimentar, añadir el vino y cocer durante 15 minutos.

Abrir la olla, sacar el rollo de pavo, dejar enfriar un rato.
                                                                       

Quitar el hilo y cortarlas en rodajas.
                                                                         
                                                             

Después de retirar la hoja de laurel, triturar todo en la batidora.

Poner el rollo de pavo en una fuente y servirlo con la salsa de verduras en salsera.
                                                           

domingo, 8 de diciembre de 2013

3er día: Gante




El día se presento lluvioso y fresco, como suele ser por estas latitudes, aunque hubiera comenzado ya el verano.

Pero eso no fue obstáculo para nuestra excursión que comprendía Gante y Brujas, esplendidas ciudades que íbamos a visitar.

Provistos de paraguas, sombrero y chubasquero recorrimos Gante, hasta que, hacia el mediodía, se canso de llover.

Gante es la cuarta ciudad de Bélgica en cuanto a población, ya que tiene cerca de 200.000 habitantes y cuenta con el mayor numero de edificios históricos del país.

El nombre de Gante deriva de la palabra celta "ganda", que hace referencia a la convergencia, en este caso de los dos ríos sobre los que asienta la ciudad: el Lys y el Escalda.

Tiene una privilegiada situación, ya que se encuentra entre Brujas y Bruselas, a media hora de tren de cada una de ellas.

El lugar donde se encuentra Gante tuvo asentamientos humanos desde la Prehistoria, como han demostrado las investigaciones arqueológicas.

Alrededor del año 630, San Amando elige la confluencia de los ríos Escalda y Lys para construir una abadía, alrededor de la cual creció un poblado, que se aglutino rodeando la abadía de San Pedro, llamada mas tarde de San Bavón y la otra abadía de la zona, de Blandijberg, teniendo una población suficientemente importante para crear un primer puerto comercial.

Sin embargo se considera como la fundación de Gante el s. IX, cuando el conde de Flandes Balduino I, Brazo de Hierro, levanto un castillo para proteger las dos abadías mas importantes de la región, San Bavón y Blandijberg, de las incursiones vikingas, que asolaban el territorio, fortaleza ubicada donde se encuentra el impresionante Castillo de los Condes.

Durante los s.s. XI y XII Gante se convirtió en un importante centro comercial, principalmente de la lana, que importaba de Inglaterra, para su floreciente industria textil.

El señor de la ciudad era el conde de Flandes, vasallo del rey de Francia, pero quienes llevaban toda la actividad comercial eran los burgueses de la misma, que pronto acumularon gran riqueza, y constituyeron los importantes gremios, lo que dio lugar a constantes enfrentamientos con la aristocracia, a lo largo de siglos.

El puerto con sus dos muelles, el Muelle del Grano y el Muelle de las Hierbas, tenía un trasiego constante, ya que no solo se exportaban lana y tejidos sino también madera, trigo y vino.

En el s. XV Gante paso, tras el matrimonio de María, última heredera del Duque de Borgoña, soberano de los Países Bajos, con el futuro emperador Maximiliano de Habsburgo, a poder de esta dinastía.

 Su hijo Felipe caso con Juana I, hija de los Reyes Católicos, y heredera de los reinos de España, después de la muerte de su hermano Juan.

 El hijo de ambos, Carlos I, heredo tanto las posesiones de los Habsburgo, como los reinos de España peninsular, así como sus inmensos y crecientes territorios de ultramar.
                                                                 

Carlos I de España y V de Alemania, por su título de Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, nació, precisamente, en Gante, en el año 1.500.

El s. XVI estuvo marcado por las guerras de religión entre católicos y protestantes, que empobrecieron y asolaron el continente, y por supuesto a Gante.

Después de siglos de revueltas y esplendores, en el s. XIX Gante estaba fuertemente industrializado, por lo que se formo una nutrida clase obrera, siendo uno de los lugares de origen del  partido socialista, y del movimiento sindical.

Bien, pues empecemos a recorrer unos cuantos puntos interesantes de esta bella ciudad.

 Llegamos a la ciudad bajo una pertinaz lluvia, bajándonos, en pleno centro histórico, al lado de la iglesia de Santiago, la mas antigua de Flandes, templo de puntiagudos tejados que asoman por encima de las demás techumbres, vinculada al camino de Santiago de Compostela,  camino por el que pasaban los peregrinos que venían del norte llamado "ruta escaldea", por el río Escalda.

A lo largo de los siglos la iglesia de Santiago ha sufrido numerosas transformaciones. Tiene una imponente fachada occidental románica, a la que posteriormente se añadió un  cuerpo gótico, y la linterna vertical, en el s. XV.
                                                                               

Caminamos por las calles de Gante, atravesando el barrio de Patershol, que conserva su aire medieval, ya que fue residencia de tejedores desde la Edad Media, con estrechas calles, y curiosas y bien conservadas casas, con sus tejados picudos, y fachadas adornadas.
                                                                           
                                                                   
sus pintorescos canales, que le han dado el sobrenombre de la "Venecia del Norte", aunque hay que decir que varias ciudades con canales, aspiran a tal nombre
                                                                            

hasta llegar al Castillo de los Condes (Gravensteen), sobrecogedor recinto pétreo, en pleno centro de la ciudad, construido en medio del río Lys.

                                                                                   
   
Aunque la primera fundación data del s. IX, edificado como protección frente a las incursiones de los vikingos que asolaron el territorio durante siglos, el castillo que vemos hoy día, que ocupa el lugar de esta primera construcción, fue edificado por Felipe de Alsacia, conde de Flandes, en el s. XII.
                                                                                 

No fue en este castillo donde nació Carlos I, aunque gentes no bien informadas así lo dicen, sino en el castillo construido en el s. XIV, por otro conde de Flandes, Luis II, que quiso hacer su residencia mas lujosa y confortable que esta austera fortaleza, llamada Corte de los Príncipes (Prinsenhof), de la cual solo queda el nombre.

A lo largo de los siglos el Castillo de los Condes fue utilizado por el Consejo Municipal como cárcel de Gante, y otras ocupaciones: deposito de grano, etc. hasta que, en el s. XIX fue vendido y su propietario instalo en él un complejo industrial, como una hilandería y viviendas para los obreros.

A finales del s. XIX el Castillo estaba en un penoso estado, por lo que la ciudad de Gante lo adquirió y lo restauro, con lo cual volvió a recobrar su importancia, ahora turística, siendo uno de los monumentos de Gante mas visitado.


Casi delante del castillo se encuentra la plaza Sint Veerle (Santa Faraildis en español), presidida por la columna de justicia, del s. XV, donde tenían lugar las ejecuciones públicas; en ella encontramos la fachada barroca del mercado del Pescado, además de los consabidos edificios de tejados puntiagudos, y que a pesar de su siniestro uso medieval, es una preciosidad de plaza.

 Seguimos caminando hasta llegar a la antigua Lonja de la Carne, edificio construido a principios del s. XV, que fue utilizado hasta el XIX, como único establecimiento donde se vendía carne en Gante.

Hoy día convenientemente restaurado y adaptado, por fuera y por dentro, con un magnifico armazón de madera, sirve como exposición y venta de productos típicos de la región, principalmente del apreciado jamón de Gante, del que cuelgan numerosos ejemplares del techo de madera y también como restaurante.
                                                         
                                                                       

Seguimos discurriendo por calles y canales de esa ciudad de cuento de hadas,
                                                                                     

hasta llegar al Muelle de la Hierbas (Graslei), en una de las orillas y de los Granos (Korenlei), enfrente, uno de los lugares mágicos de Gante, muy visitado tanto por los habitantes de la ciudad, como por los turistas.
                                                                 

 Se trata de un pequeño puerto fluvial, rodeado de edificios, la mayoría construidos en el s. XVII, en estilos diversos, decorados con balcones y terrazas, que dan sobre el canal, con arquitectura impactante, bella y encantadora.

Allí estaban el Almacén de Trigo y la Casa Gremial de los medidores del grano, fundamentales para la economía de la ciudad y de la región.


También se encuentran en los Muelles, las antiguas Casa Gremial de los Marineros, la Casa de los recaudadores de Impuestos y la Aduana.


Desde el Puente de San Miguel se tiene una magnifica vista sobre los Muelles, así como también de las tres torres mas características de Gante, las de la iglesia de San Nicolás, la de San Bavón y la torre del Belfort.
                       

E Puente de San Miguel debe su nombre a la iglesia que está a su lado derecho. Esta iglesia,de grandes dimensiones, fue levantada en el s. XV, para sustituir a una iglesia románica del s. XIII que sufrió numerosos incendios, en estilo gótico, al que luego se añadieron elementos barrocos, Estaba planeada una torre de 134 m, que nunca se pudo acabar por motivos económicos, después de hacer los 24 primeros m., y mas adelante en el s. XIX, hubo que acabarla en plano pues amenazaba con hundir la iglesia.
                                                                                   

Atravesamos el Puente de San Miguel, divisando ya las tres grandes torres, de la catedral de San Bavón, la de la iglesia de San Nicolás y el Belfort.

                                                                       
La catedral está dedicada a San Bavón, santo que vivió entre los s.s. VI y VIII, patrón de la ciudad de Gante.

En 1.540 la Abadía de San Bavón fue demolida, en respuesta a una sublevación del año anterior contra Carlos I; los monjes se refugiaron en una iglesia de la ciudad, San Juan, que ampliaron y que paso a llamarse de San Bavón. Como detalle curioso e histórico diremos que en la antigua abadía había sido bautizado Carlos I.


De la antigua capilla de San Juan Bautista, origen del actual templo, construcción primordialmente de madera, fundada en 942, por el obispo de Tournai y Noyon, Transmaro, se han encontrado restos en en la cripta de la catedral, así como también de la posterior ampliación de la capilla en 1.038, en estilo románico.

Entre los s.s. XIV a XVI, se ejecutaron obras de ampliación en estilo gótico, que es el exterior que vemos hoy día, considerándose acabada la iglesia en 1.569.

La catedral es conocida mundialmente por albergar uno de los cuadros mas importantes de la pintura flamenca, el retablo  "La adoración del Cordero Místico" o "Políptico de Gante",
                                                                             

obra maestra de los hermanos Hubert y Jan van Eyck, y que por desgracia no pudimos admirar, aunque si la habíamos visto en nuestra anterior visita a Gante, pues en ese momento no estaba en la catedral, no recuerdo porque causa.

Pasamos de entrar en este templo, pues el tiempo era escaso, y sí entramos en la próxima iglesia de San Nicolás, donde asistimos a la Eucaristía, algo complicada de seguir por celebrarse en flamenco (menos mal que es un ritual conocido!)
                                                                   

Esta impresionante iglesia es uno de los monumentos mas antiguos y destacados de Gante; construida en el s. XIII, siglo de gran apogeo económico de la ciudad, en estilo gótico del Escalda, llamado así por la utilización de la piedra azul grisácea, de la ciudad de Tournai, cuyas canteras se encuentran a orillas del río Escalda, fue la iglesia del gremio de comerciantes de Gante, que dedicaron el templo a su patrón, San Nicolás.

Se construyo en el lugar de otra iglesia, desaparecida tras un incendio, y se concluyo en 1.250.

En el s. XIV tuvo que ser ampliada, debido en parte a las grandes dimensiones de su torre, y del contraste que el edificio ofrecía con ella; la torre sirvió como campanario y como puesto de observación yvigilancia, siendo trasladadas las campanas al vecino Campanario de Gante o Belfort, tras la construcción del mismo.
                                                                 
Estas dos torres, junto con la de la Catedral de San Bavón, definen el horizonte medieval de la ciudad.

La iglesia fue severamente dañada durante la Reforma Protestante; en 1.566 un grupo de estos conversos destruyo la ornamentación gótica de la misma. Grandes daños sufrió, también, durante la Revolución Francesa, cuando el país fue atacado por el ejercito francés y la iglesia fue degradada y utilizada como establo de caballos.

                                                                     
En el s. XX se emprendió la restauración del templo, que todavía dura; hubo dudas sobre su recuperación debido a su mal estado, pero ya tiene, de nuevo, gran parte de su antiguo esplendor.

El interior esta formado por tres naves con columnas redondas coronadas por capiteles florales, en ellas se apoyan algunas estatuas de santos de gran realismo.
                                                                                                                                                   

El retablo mayor es barroco, en mármol blanco y negro, en un estilo que se empleo en otras iglesias de Bélgica.

Enfrente de la iglesia de San Nicolás, al otro lado de la calle, llama la atención la Casa Gremial de los albañiles, del s. XIV, que había desaparecido bajo fachadas posteriores sin ningún interés, y había sido olvidada, hasta que durante unos trabajos de transformación, en 1.976, salio a la luz y fue restaurada en su primitivo aspecto.
                                                                                 

Es a destacar, en la fachada escalonada, la decoración superior, coronada por las veletas en forma de seis bufones, que bailan al viento.
                                                                       
                                                                                     
El siguiente monumento, en la misma explanada, es el Belfort o Campanario Municipal                
                                                                                 

Los 91 m del Campanario Municipal o Belfort de Gante, lo hacen, probablemente, el mas alto del mundo, y a lo largo de su dilatada historia ha servido no solo de campanario, sino de torre de vigilancia y de deposito de la tesorería de la ciudad.

Su construcción comenzó en 1.313. Tras variadas interrupciones debidas a guerras, plagas y disturbios políticos, consiguió acabarse en 1.380.

Después de tener como remate un dragón dorado traído de Brujas (1.377), una flecha neogótica de fundición (1.851), en 1.911 se coloco la superestructura actual, realizada según los planes originales del s. XIV, que se conservan en el interior de la torre.

La principal campana, de nombre Roland, que anunciaba no solo las horas, sino la llegada del enemigo o la victoria en una batalla, llego a ser un símbolo de la ciudad, como representante de la libertad, frente a toda tiranía.

En 1.540 Carlos I de España y V de Alemania soberano de los Países Bajos, que se habían sublevado contra él el año anterior, ordeno la destrucción de Roland.

A la campana Roland sucedió otra llamada Triomphante, que está actualmente en la base del campanario, en la plaza Braun.

Al lado del Campanario fue construido un salón rectangular destinado al mercado de tejidos, origen de la riqueza de la ciudad en la Edad Media.

                                                                           
Construido entre 1.425 y 1.445, la Lonja del Paño quedo solo con siete de las once previstas crujías.
En 1.903 se añadieron las cuatro crujías que faltaban, según el plano original.
                                                                         

En su interior se medían e inspeccionaban las piezas de lana, y se negociaban las transacciones comerciales.

Cuando la industria textil perdió importancia, la Lonja fue utilizada para diversos usos como. cuartel, escuela de esgrima, y también como cárcel. Hoy día alberga la Oficina de Turismo.

Cerca de ella se edifico, entonces, un pequeño anexo que servía como puerta de entrada y cuarto de guardia de la cárcel, en la antigua Lonja, entre 1.742 y 1.902, que es el Mammerlockker, nombre que se refiere a la estatua de la Caridad, situada encima de la puerta delantera.

Esta representación de la Caridad alude a la leyenda romana de un prisionero, Cimón, condenado a muerte por inanición, que sobrevive gracias a que su hija Pero, de profesión nodriza, lo amamanta en secreto durante sus visitas, y así gana su vida y su libertad.
                                                                               
 
                                                                             

Después continuamos a la izquierda, teniendo otra vista del Belfort

                                                                     
donde se encuentra el Ayuntamiento de Gante, otro importante monumento de la ciudad.

El Ayuntamiento es un edificio enorme, resultado de la unión de dos partes distintas, construidas con apenas un siglo de diferencia.

La parte mas antigua, empezada a construir en 1.518, tardo tiempo en acabarse, ya que el s. XVI, fue una época convulsa debido a los conflictos y guerras provocadas por la Reforma Protestante, que asolaron Europa y en este caso los Países Bajos.

                                                                         


Esta fachada norte del Ayuntamiento, de estilo gótico flamígero es bellísima, con gran cantidad de esculturas ornamentales, estatuas colocadas en hornacinas y galerías, entre las que se encuentra en lugar central y destacado la de Carlos I de España y V de Alemania, soberano de los Países Bajos, que sostiene la bola del mundo entre sus manos.


La otra fachada, en ángulo recto, que da a otra calle, realizada en 1.569, en estilo renacentista es
mucho mas sobria,
                                                                               

El último edificio interesante por el que pasamos, cuando ya era hora de volver al autobús, fue el Teatro Real Neerlandés, situado en la restaurada plaza de San Bavón.
                                                         

Edificio de finales del s. XIX, tiene una bonita fachada donde están representados Apolo, las Musas y la diosa Armonía, que vigila el conjunto desde lo alto.

Continuamos la excursión con la visita a la cercana ciudad de Brujas, que merece capítulo aparte.                                                                        

domingo, 1 de diciembre de 2013

Waterzooi de pollo (Sopa belga de pollo)

                                                                         

Este rico plato de verduras y pollo, es una receta de la cocina tradicional belga. Se puede preparar con pollo, y también con pescado.

Aunque sencillo de preparar, es un plato delicioso, parecido a una sopa consistente, que puede tomarse como plato único acompañada de pan de centeno con mantequilla.

Ingredientes 

                                                                 

500 g de pollo troceado
1 o 2 tallos de apio, preferentemente con hojas
3 zanahorias grandes o varias pequeñas
2 puerros
1 diente de ajo
2 cebollas pequeñas o media si es grande
200 ml de nata liquida
2 yemas de huevo
4 patatas medianas
Sal y pimienta

Elaboración


Limpiar y lavar las verduras.
Cortarlas en trozos.
                                                         

Poner 1 l de agua al fuego y cuando hierva agregar las zanahorias, el apio, los puerros, las cebollas el pollo troceado, sal y pimienta.
Cocer durante 15 minutos.
Agregar las patatas cortadas en trozos y dejar cociendo otros 20 minutos.
                                                                 

Al finalizar este tiempo quitar la cazuela del fuego.
Sacar unas 3 0 4 cucharadas soperas de caldo, en un tazón.
Agregar las 2 yemas de huevo y la nata liquida. 
                                               

Mezclar bien.
Añadir esta mezcla a la cazuela y revolver.
Servir bien caliente. 
                                                                           

viernes, 22 de noviembre de 2013

2º día: Bruselas

                                                                       

El día de hoy empezó con lo que se llama una visita panorámica a Bruselas, que consiste en un recorrido en bus de sus principales calles, avenidas, plazas y monumentos.

La tarde anterior ya habíamos recorrido algo del centro, caminando desde el hotel hasta la catedral, en compañía de nuestra guía española, y que he dejado relatado en mi anterior entrada, pero hoy íbamos a ver esos y otros interesantes monumentos y rincones de la ciudad.

Bruselas es la capital de Bélgica, la ciudad mas grande del país, y desde la creación de la Unión Europea su principal centro administrativo, donde se encuentran el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y el Consejo de la Unión Europea. Tiene 145.000 habitantes, que se convierten en un millón, si se considera la región entera.

Durante la Alta Edad Media el territorio donde hoy se asienta Bruselas, era una área pantanosa por la que discurrían numerosos arroyos, que formaban islas; en la mas elevada de estas islas, en el siglo VII, el Obispo de Cambrai, mando levantar una ermita o capilla, alrededor de la cual se formo una aldea, que se llamaría Broeksele, (del neerlandés broek= pantano y sele=asentamiento), de donde derivaría el nombre de Bruselas.

Aunque conocida varios siglos antes, oficialmente se ha establecido la fundación de la ciudad en el año 979, en que el conde de Brabante mando construir una fortaleza, para defender la plaza.

Sin embargo la ciudad no empezó a  crecer y prosperar hasta que los condes de Brabante se instalaron en el monte Coudenberg, actual Plaza Real, en el siglo XII.

Entonces se convirtió en un importante centro comercial, a lo cual contribuyo en gran medida su situación geográfica, en la ruta entre Brujas y Colonia.

 Formo parte de las ciudades que organizaron las "Ferias de Campaña", y a partir de finales del s. XIII, de la "Liga Hanseática".

Su industria de paños, lino y mas tarde tapices, dio origen a una clase acomodada, la de Los Linajes, que se repartieron el poder municipal, consiguiendo beneficios políticos y económicos de los Duques de Brabante.

Estos Linajes tuvieron graves enfrentamientos, tanto entre ellos, como frente a obreros y artesanos, que también deseaban intervenir en los asuntos municipales, que condujeron, durante el s. XIV, a una revuelta ciudadana.

 Tras esta revuelta los obreros consiguieron agruparse en gremios y tomar una parte del poder municipal, fue entonces cuando se promulgo una nueva constitución municipal en 1.421, constitución que duro hasta 1.790.

Después de la unión de Brabante con Borgoña, y debido a distintas alianzas matrimoniales, en 1.477 Bruselas, que era la capital del nuevo ducado, paso a formar parte del Imperio Español.

Bruselas intervino activamente en las luchas político-religiosas que asolaron los Países Bajos y toda Europa, a partir de la Reforma Luterana. La inestabilidad política hundió la ciudad, que tardo en recuperarse.

En 1.713, con el Tratado de Utrech, que finalizo la Guerra de Sucesión de España a la muerte de Carlos II, los Países Bajos pasaron de la soberanía de España, a la de Austria.

Tras ser invadida primero por Luis XIV, un siglo mas tarde por los ejércitos de la Revolución Francesa y después por su continuador Napoleón, permaneció bajo dominio francés hasta la caída de Napoleón en la batalla de Waterloo, y en 1.815 se incorporo al nuevo estado de los Países Bajos.

Un nuevo movimiento insurreccional condujo a la separación de los Países Bajos en 1.830, y a la creación de Bélgica.

 El nuevo país nombro rey al príncipe alemán Leopoldo de Sajonia-Coburgo-Ghota, que fue coronado  con el nombre Leopoldo I; al mismo tiempo, Bruselas fue nombrada capital del nuevo estado.

El desarrollo de Bruselas ha sido desde entonces constante, salvo el parón que supusieron las dos guerras mundiales, en las que fue ocupada por las tropas alemanas.

Hoy día Bruselas es una ciudad cosmopolita, capital política de la Unión Europea, y sede de la OTAN.

Otra de sus importantes tareas es la de ser arbitro de las diferencias, por el momento irreconciliables, entre las comunidades mas importantes del país, los flamencos, en el norte, de habla neerlandesa y los valones, en el sur, de habla francesa.

Después de esta breve introducción, sobre la fundación, historia y desarrollo de esta esplendida ciudad, pasemos a recorrerla, como he dicho, primeramente en bus y luego paseando.

Enfilamos, pues, desde el hotel hacia Laeken.

El Parque de Laeken fue creado en 1.850 por el rey Leopoldo II, y es una de las mas extensas zonas verdes de Bruselas y una de las mas bellas.

Dentro del Parque se encuentra el palacio real, proyectado por Montoyer para el archiduque Alberto de Austria, que se convirtió mas tarde en residencia de la familia real.

                                                                    
También se puede ver el monumento dedicado a Leopoldo I, de 50 m de altura y estilo neogótico,
                                                                       

y otro pequeño palacio, Villa Belvedere, residencia actual de Alberto II, el rey que abdico en su hijo Felipe, hoy Felipe I, el pasado mes de julio.
                                                                       
Los dos palacios se nos mostraban casi ocultos por los arboles frondosos de la primavera, mientras que el monumento a Leopoldo I se veía perfectamente, en la Plaza de la Dinastía.

En el parque hay también varios pabellones que fueron rescatados de la Exposición Universal de 1.897, organizada por Leopoldo II, como el Pabellón Chino
                                                               

 y el Museo de Arte Japonés, a los que se ha añadido la Torre Japonesa,
                                                                     

construida para la Exposición Universal de París de 1.900, que gusto tanto al rey que la mando comprar e instalar en el Parque. 

Para completar la visita a Laeken llegamos a uno de los símbolos mas conocidos de Bruselas y de Bélgica, el Atomium, que tuve ocasión, cuando era una niña y viaje con mis padres, de ver durante la Exposición Universal de 1.958, para la que fue construido.

Diseñado por André Waterkeyn, esta maravillosa creación, con sus esferas conectadas, tiene la forma de un cristal de hierro, ampliado ciento sesenta y cinco millones de veces. 

 Restaurado en 2.004, ahora luce como recién hecho, pues se han sustituido las laminas de aluminio que cubrían las esferas, por acero inoxidable de mas duración y mucho mas brillantes.

                                                                          
Hicimos una parada larga, bajamos de nuestro vehículo y contemplamos el Atomiun desde todos los ángulos

En los alrededores del Atomiun quedan algunos de los pabellones de la Exposición e 1.958 y hay instalado, aunque ya por poco tiempo un parque de atracciones, llamado Mini Europa, que va a ser demolido este mismo año, ¿para qué?, pues, como no, para construir viviendas y seguramente, algún centro comercial, destruyendo de paso zona arbolada.

Después de volver al centro de la ciudad recorrimos el bulevar Leopoldo II, magnifica avenida levantada por este rey, en su deseo de hacer la capital, monumental; este bulevar estuvo sacrificado al tráfico automovilístico, llegando a tener un viaducto aéreo, que desapareció durante los años 1.990-91, cuando las autoridades regionales decidieron la renovación y restauración de Bruselas.

 A lo largo de él se suceden grandes y ostentosos palacetes, de diversos estilos: piedra blanca tallada, estilo clasicista francés, con balcones de hierro forjado, etc., separados de la calle por jardincillos y rejas, destinados, en su momento, a la alta burguesía de la ciudad.

                                                 

                                                                    




Particularmente destacable es la "Casa Stoclet", el primer edificio "Art Noveau" de la ciudad. Diseñada por encargo del ingeniero Stoclet, hijo de ricos banqueros belgas, por Josef Hoffmann y otros artistas de la Secesión vienesa, como Klimt que hizo los frisos del comedor, ha sido elogiada y alabada desde entonces.



                                                                 
El bulevar acaba en el Parque Woluwé y los estanques Mellaert, uno de los parques mas bonitos de Bruselas.                                                                                 

                                                                       
 De vuelta al centro de la ciudad nos encontramos con la Basílica el Sagrado Corazón, en el barrio periférico de Koekelberg, algo alejado del propio centro, desde la que se tienen las mejores vistas de la ciudad. El mirador de la terraza de la iglesia, situado a 53 m de altura, ofrece una amplia panorámica de 180º.
                                                                    

Se puede considerar la basílica como una joya de la arquitectura del s. XX, en el estilo "Art Deco", construida para commemorar el 75 aniversario de la creación de Bélgica a instancias del rey Leopoldo II, que entre otros calificativos, no tan benévolos, tiene por sobrenombre el de Constructor, ya que lleno su capital de imponentes edificios.

Leopoldo puso la primera piedra en 1.902 , pero la construcción tuvo que detenerse debido a las dos Guerras Mundiales, de modo que no se vio terminada hasta  1.971.
                                                                 

El macizo monumento se divisa a distancia, desde muchos puntos de la ciudad; llama la atención su enorme cúpula verde, que corona la iglesia, combinada con la piedra caliza, color terracota.
                                                   
El interior es inmenso, de manera que es utilizado, además de para el culto católico, para otros variados usos, como exposiciones, reuniones, etc.

Cuando pasamos por la iglesia vimos que estaba en restauración, es decir llena de andamios; desde mi punto de vista, puede ser un edificio majestuoso, pero no bello.

Desde la altura donde esta ubicada la Basílica del Sagrado Corazón, bajamos al centro ciudad.

Vimos el Edificio Berlaymont, donde tiene su sede la Comisión Europea y donde se alojan tres mil privilegiados funcionarios de la Unión Europea, y no son todos los trabajan en las instituciones europeas, hay mas en otras oficinas, dispersas por la ciudad.

El Edificio Berlaymont se llama así por ocupar el solar del antiguo convento de las "Damas de Berlaymont" institución dedicada a la enseñanza de niñas, con una antigüedad de 300 años, que el gobierno de Bélgica compro, ya que deseaba que la recién creada CE, tuviera su sede en el centro de la ciudad.

Después de demolido el antiguo convento, en 1.960 se edifico el actual edificio de acero y cristal .
                                                                                  

                                                                                    

Muy cerca de este edificio, en una pequeña plaza, casi un rotonda, hay una estatua de un hombre desnudo, en actitud pensativa. Se trata del rey Leopoldo II, que según la leyenda tuvo que vender todo su patrimonio, para poder comprar el extenso territorio africano que fue el Congo Belga, después de manifestarse en la Conferencia Geográfica de Bruselas, convocada por él en 1.867 como un defensor filantrópico de los africanos, a los cuales decía querer proteger de la explotación comercial, logrando así que se reconociera la creación del Estado Libre del Congo, como una propiedad suya, a título personal.

Sin embargo, los desmanes cometidos durante la ocupación del territorio, autentico y gigantesco campo de trabajos forzados, donde se obligaba a los habitantes a trabajar como esclavos, provoco miles y miles, millones de muertos.

Gracias a la creación del Estado Libre del Congo, Leopoldo convirtió Bélgica en una potencia colonial y a él mismo en  un hombre inmensamente rico.

A pesar de los informes de diferentes europeos, periodistas, misioneros, viajeros, y enviados de otros países, además de la creación de una comisión que estudio los terribles hechos, Leopoldo mantuvo su Estado Libre desde 1.884 hasta 1.908, en que  tuvo que firmar el acta de "Donación Real", por la que traspaso la propiedad a Bélgica, que desde entonces la gestiona; una  parte de las beneficios anuales se entrega a la familia real.

Casi todo el territorio que fue el Estado Libre del Congo, es actualmente  la República Democrática del Congo.

Seguimos hasta llegar a la iglesia de Nuestra Señora del Sablón, preciosa iglesia gótica, seguramente la mas bella de Bruselas y de toda Bélgica.

La iglesia de Nuestra Señora del Sablón, fue construida a iniciativa de la poderosa agrupación de los ballesteros en 1.304, en una parte de los terrenos donados por las religiosas del Hospital de San Juan, que eran sus propietarias.
                                          
                                                       
La primitiva iglesia fue restaurada en estilo gótico a finales del s. XV.


                                                                       
                                                                   
Muy cerca de esta iglesia están los Jardines del Pequeño Sablón, una pequeña plaza rectangular y vallada, con jardines, fuentes, estatuas y bancos, donde descansar, en pleno centro de Bruselas. Entre su adornos destacan su magnifica verja y las cuarenta y ocho columnas que tienen en lo alto, una estatuilla representando a cada uno de los gremios del s. XVI.

                                                                                 
 Pasamos después por el extenso espacio ocupado por los grandes edificios oficiales como son el Palacio Real y la sede del Parlamento Belga.

El Palacio Real es la residencia oficial de los reyes, aunque ellos ya no viven en él, sino, como hemos visto, en el Palacio de Laeken, siendo utilizado actualmente para recepciones oficiales de grandes e importantes visitantes.

El palacio fue construido en 1.779, por el rey Guillermo I de los Países Bajos, siendo posteriormente remodelado y ampliado por Leopoldo II.
                                                                   


Enfrente del Palacio Real se encuentran las Cámaras Federales o Parlamento Belga, edificio construido en 1.779, según planos del arquitecto francés Barnabé Guimard.
                                                                           

Seguimos después, por la Plaza Real, rodeada por varios grandes museos, como el Museo de Artes Antiguas, Museo de Artes Modernas, Museo Bellevue, Museo de la Dinastía y el Museo de instrumentos musicales.

La Plaza fue diseñada a finales del siglo XVIII, en el lugar que había ocupado el Palacio de los duques de Brabante, en la colina Coudenberg.

En el centro de la plaza se encuentra la estatua ecuestre de Godofredo de Bouillon, realizada por el escultor Eugène Simonis, en 1.848. 
                                                                                 

Godofredo de Bouillon, duque de la Baja Lorena, nació hacia 1.060, y fue el jefe de la 1ª Cruzada, y gobernador de Jerusalén,  ya que al entrar en Jerusalén, conquistada a los turcos, rehuso el título de rey de Jerusalén, pues no quiso ser coronado en la ciudad donde Jesús había muerto.

En su lugar tomo el nombre de Protector del Santo Sepulcro, por lo que se le considera fundador de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén.

 La estatua de Godofredo de Bouillon se encuentra delante de la iglesia de Saint Jacques de Coudenberg, que ocupa el lugar de la capilla ducal del castillo de los duques de Brabante, que después de distintos avatares y sucesos, cuando fue testigo de las luchas religiosas entre católicos y protestantes, se incendio en 1.731. La construcción de la actual iglesia duro de 1.776 a 1.787, siendo levantada en estilo neoclásico.
                                                                             
                                                                                                                                                     
Desde allí llegamos a la Catedral de Santa Gúdula y San Miguel, que ya habíamos visitado la tarde anterior, pero que no nos importo ver de nuevo.
                                                                                                                                                 

Ya no subimos mas al bus, sino que continuamos andando hasta la cercana Gran Plaza, que ya conocíamos de ayer, pero es tan esplendida y bella que la recorrimos de nuevo gustosamente.

                                                                 
Para acabar con la visita guiada, nos acercamos por una calle que sale de la Gran Plaza, a otro de los monumentos mas conocidos de Bruselas el Menneken Pis.

El Menneken Pis es una  estatua de bronce de 61 cm, que representa a un niño pequeño orinando en el cuenco de una fuente, colocado, todo ello, en un nicho barroco.



Había una estatua de piedra parecida, en el mismo sitio desde el s. XV e incluso puede que antes, que fue robada en varias ocasiones, hasta que en 1.619 se sustituyo por una de bronce, debida al escultor Jerôme Duquesnay, el Viejo; la que vemos ahora es una reproducción, ya que en 1.960 fue robada por gamberros. La difusión de esta noticia y de su posterior recuperación, contribuyo grandemente a la fama internacional de la estatuilla.

Ahora el original está en el Museo de la Villa de Bruselas.

El origen de la pequeña estatua ha formado diversas leyendas, todas relacionadas con un niño orinando.

El Menneken Pis aparece casi siempre vestido con diferentes trajes, que dependen de la celebración de una fecha señalada, o una determinada profesión. Tiene mas de 800 trajes, conservados en el mismo museo que la estatua original.

El lugar siempre tiene un coro de turistas admiradores. Cuando pasamos nosotros, un operario estaba vistiendo al Menneken de personaje antiguo con jubón y calzas, todo en negro. Observamos durante un ratito la complicada operación.

Había acabado el recorrido turístico. Regresamos al hotel, por las calles del centro, bastante laberínticas, para descansar, antes de ampliar la visita a Bruselas por la tarde.

Antes de empezar nuestro segundo o tercer paseo por Bruselas estuvimos tomando un tentempié en una de las mas celebres cervecerías de la ciudad, el Café "La mort subite" (la muerte súbita), un negocio familiar y muy tradicional, donde tienen cerveza con su propio nombre y donde los habitantes de Bruselas van a degustar sus especialidades, como tostas y tortillas. Pudimos comprobar el ambiente del lugar, donde abundaban las familias y gentes locales y no así los turistas.
                                                                       

Después, puesto lo que queríamos volver a ver era Nuestra Señora de Sablón, que nos había dejado con ganas de contemplarla despacio, subimos por una calle que sale de la estatuilla del Menneken Pis y llega a colina, donde se halla la iglesia.

                                                                               
El interior del bello templo es sencillo y luminoso; la luz natural entra por las once enormes vidrieras de quince metros de altura, que rodean el altar.

Llama la atención el púlpito de madera labrada de 1.697, de la misma época y estilo que el de la catedral, aunque no tan grande.
                                                                               

Para regresar al centro escogimos una  de las partes mas monumentales de Bruselas, desde el conjunto de museos, el  Palacio de la Corte Constitucional y demás monumentos de la zona, para emprender la bajada por la gran escalinata de los Jardines de Mont des Arts, también conocidos como plaza Albertina, desde donde se tiene una de las vistas mejores de la ciudad, divisandose durante todo el trayecto la torre del Ayuntamiento, en la Gran Plaza, que hace de fondo a este magnifico escenario, para acabar en la Plaza de la Putterie, curioso nombre en verdad, que le viene de un desaparecido barrio, de este mismo  nombre.

Al acabar la bajada nos encontramos con la estatua de la reina Isabel, esposa de Alberto I, muy querida por los ciudadanos belgas; conocida por su amor a la cultura, y llamada la "reina enfermera", ya que durante la 1ª Guerra Mundial permanecio junto a su marido en el frente de Yser, durante los cuatro años de la contienda.
                                                                               

Cerca de la misma hay otra estatua de su esposo el rey Alberto I.

Al poco llegamos a la Gran Plaza, de allí fuimos aproximandonos a nuestro hotel, no sin antes hacer una parada en un café enfrente del Palacio de la Bolsa, donde cenamos.

Un día, este, bien aprovechado