domingo, 1 de abril de 2018

Grecia 3er día.Kalambaca y Meteora


Después de comer en las afueras de Delfos seguimos viaje hasta Kalambaka, a la que llegamos tras tres horas de autobús, para recorrer los 232 km que las separan, atravesando de sur a norte la región de Tesalia, tan evocadora, como todo en este país.

En esta ocasión cambiamos de la Antigüedad clásica, al mundo de muchos siglos despues y ya cristiano.
                                                                 

Solo hicimos una parada cerca del desfiladero de las Termópilas, donde hay un monumento dedicado al rey espartano Leónidas, que consiguió, con tropas muy inferiores en numero, derrotar, en un primer momento, al gran ejercito persa.
                                                     

El monumento está a la vera misma de la carretera, de manera que es fácil parar para verlo. 

Resulta emocionante estar en este lugar tan cerca dedonde se desarrollo un hecho histórico de gran importancia para las guerras médicas y para Grecia, la batalla de las Termópilas.

La lanza de Leónidas apunta hacia el desfiladero, al final del cual Leónidas y sus espartanos esperaron a los persas, con solo 300 guerreros y se enfrentaron al gran ejercito de los invasores.

Seguimos el viaje hasta llegar, al caer de la tarde, a Kalambaka, donde pernoctamos una noche.
Después de cenar dimos una vuelta por la calle principal de la ciudad, que estaba muy animada.

El único atractivo de Kalambaka es su estratégica situación, como lugar para acceder a Meteora.
                                                                   

La ciudad quedo seriamente dañada en la II Guerra Mundial y su resurgimiento se ha basado en el desarrollo del turismo. Es por ello que hay bastantes hoteles, aunque no se si serán suficientes, para la cantidad de visitantes durante la temporada alta.                                                                                                                                                       

Las únicas construcciones con algún encanto son las casas de la ciudad vieja, ubicadas en la falda de la formación rocosa sobre la que se asientan los monasterios de Meteora, hoy día dedicadas también a la hospedería.

Hacia el este de Kalambaka, a unos 10 km se divisan unas formaciones rocosas, que mas parecen gigantescas columnas, separadas unas de otras y comunicadas entre si, algunas de ellas.

En la cima de cada colina se encuentran los famosos monasterios de Meteora, habitados en la actualidad por monjas de clausura, que se dejan ver solo un día a la semana, y no todas sino solamente las autorizadas para tener contacto con el mundo exterior.

Los monasterios de Meteora, que traducido quiere decir "los monasterios suspendidos del cielo", fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1.988. Están construidos sobe masas rocosas, talladas por la erosión, a una altura de 600 m y han sido habitadas desde el s. XIV, por monjes cristianos ortodoxos.

Desde el importante punto de vista geológico, en el emplazamiento de estas imponentes masas rocosas  se encontraba, hace cientos de miles de años un río, que desembocaba en el mar de Tesalia. Cuando este río encontró una nueva salida en el mar Egeo, el macizo, bajo la acción de la erosión y los terremotos, se hundió y provoco este extraordinario paisaje.
                                                                                     
                                                           
Los primeros monjes que habitaron Meteora, en el s.XI, vivían en cuevas como ermitaños.

Fue el monje bizantino San Atanasio de Trebisonda, que al ser expulsado del Monte Athos, que el mismo había erigido, fundo el Monasterio de la Transfiguración, que fue durante siglos el mayor de los monasterios y centro neurálgico de Meteora. 

Atanasio fue atraído por los relatos sobre los eremitas que vivían en cuevas y fisuras de la roca, a mucha altura, y se dedicaban a la meditación y a la oración, en paz.

Mas tarde, los primeros monasterios se fundaron en el s. XIV, para huir de los turcos y de los albaneses de esa época, ya que hasta hace no mucho para llegar a alguno de los monasterios, se subía hasta ellos en cestas, movidas con sistemas arcaicos de poleas, que una vez recogidas hacían el lugar inexpugnable.

Se construyeron  hasta 22 monasterios, de los cuales solo seis están habitados en la actualidad.

Podemos recordar la película "Solo para tus ojos" dirigida por John Glenn, rodada en 1.981, protagonizada por el actor Roger Moore en el papel de James Bond, agente 007, al Servicio Secreto Britanico M16, en la que aparece  el Monasterio de la Transfiguración, y las cestas y poleas.
                                                                            

Mas recientemente la serie "Juego de tronos" ha utilizado la impactante geografía de Meteora y sus no menos impactantes construcciones como fondo del relato. 
                                                                  

Durante la II Guerra Mundial Meteora fue bombardeada por los nazis, ya que en ella se había refugiado la resistencia griega, de manera que mucho de lo que alli hoy día es reconstruido. 

Bien, pues después del desayuno nuestro bus nos llevo a uno de los dos monasterios que íbamos a visitar, el Monasterio de San Esteban uno de los mejor reconstruidos; la iglesia se volvió a hacer en el s. XVIII, y la capilla que data del s. XV esta en vías de restauración, sin concluir aun.
                                                                 
                                                                             
Entramos, después de ser advertidos de ciertas formalidades respecto a la vestimenta, con normas dictadas por la comunidad de monjas que lo llevan hoy día, en un bonito y cuidado patio, casi podría llamarse placita
                                                                                       

La pequña iglesia está totalmente decorada con frescos abigarrdos como son todas las iglesia ortodoxas. Se hubiera merecido mas tiempo para observar los detalles.
                                                              

                                                                                                                                                                  Desde el monasterio de san Esteban se tiene una amplísima panorámica de la llanura de Tesalia.
                                                                             

Del monasterio de San Esteban, a través de los caminos abiertos,  para comunicar unos monasterios con otros,                                                               

 llegamos al Monasterio de Santa Bárbara, también llamado de Roussanou, ubicado en el centro de Meteora, que cubre la totalidad de la cima de la abrupta peña sobre la que se asienta, y desde allí los visitantes podemos admirar todo el esplendor y belleza del paisaje de Meteora.
                                                                        

Fue fundado en 1.529 por los monjes Agios Josafat y Agios Maximo, que procedian de la localidad de Ioannina.

Su pequeña capilla esta totalmente pintada con la iconogafia ortodoxa
                                                                


                                                                            
Después de contemplar tanto arte y tanto bello paisaje
                                                                               

bajamos a lo podríamos llamar la base de las extraordinarias formaciones geológicas, donde en un restaurante con vistas comimos bien.
                                                                       


Después de comer seguimos viaje, atravesando Tesalia y a continuación parte de Macedonia, hasta llegar a Tesalónica, que sera objeto de otro capitulo.                 

1 comentario:

  1. ¡Impresionante! y ¡bello!
    Siempre me ha llamado la atención como los monjes han podido construir tamaños nidos de águila.
    Curiosamente recuerdo la película de James Bond no por Roger Moore, sino por el lugar en el que se rodó.

    ¡Qué lindo viaje!

    Besos, Ana

    ResponderEliminar