jueves, 15 de febrero de 2018

El gallo de oro en el Teatro real de Madrid


La segunda ópera que pude ver, esta temporada, en el Teatro Real, esta vez acompañada por mi marido, fue El gallo de oro, representada por primera vez en este teatro, en España.

El gallo de oro es una opera en tres actos del compositor ruso Nikolai Rimsky-Korsakov. con libreto de Vladimir Belski, basado en un cuento en verso de Alexksandr Pushkin, estrenada en el Teatro Solodovnikov de Moscu el 24 de septiembre de 1.909.

Última ópera compuesta por Korsakov de las quince que forman su producción operística y primera en ser representada en el mundo occidental.

Nikolai Rimsky-Korsakov es conocido entre nosotros, sobre todo, por algunas obras sinfónicas como Capricho español, Sheherezade, o la Obertura de La Gran Pascua rusa, pero sin embargo en su país fue una figura de primera importancia como impulsor de la creación de un repertorio operístico autóctono ruso. Maestro de importantes músicos rusos, entre los cuales destaca Stravinsky, que además de discípulo fue su yerno, ya que se caso con una de sus hijas.

Rimsky-Korsacov, compositor, director de orquesta y pedagogo musical fue hijo de una familia de terratenientes, y fruto del segundo matrimonio de su padre; nacio, en 1.844 en Tijvin, 140 km al norte de San Petersburgo, cuando su hermano mayor tenia 22 años.

 Sus padres tenían cierta formación, aunque poca, musical, que los llevaron a proporcionarle educación musical desde los seis años; aunque empezada con cierta indiferencia por su parte, dio lugar a que su profesor de música notara su importante talento musical y recomendara un nuevo profesor, mientras su amor por la música, con las frecuentes visitas a la ópera y a conciertos, crecía en él.

La admiración que tenia por su hermano mayor, que llego a ser almirante de la Armada Imperial Rusa, le hizo empezar una formación militar en la escuela naval de San Petersburgo a la edad de 12 años, con la que llego a ser oficial de la armada.

En San Petrsburgo y gracias a su profesor de música, Canille, entro en contacto, a los 18 años, con destacados músicos, a pesar de su juventud, con los que se integro en el "Grupo de los cinco",  en el cual estaban M. Mussorsky, A. Borodin, C. Cui, M. Balakirev. reunidos para crear una música culta, con base en la cultura popular rusa

Mientras navegaba como guardamarina de la armada, durante cerca de tres años, en el buque insignia Almaz, al finalizar su formación militar, fue componiendo los tres movimientos de su Primera Sinfonía.

Al volver a San Petersburgo abandono la carrera militar, para dedicarse por completo a la música.

Una vez obtenida una cátedra en el Conservatorio y estabilizada, por tanto, su situación económica se caso con Nadezhda Purgold, a la que conocia, a traves de las reuniones en la residencia de la familia Purgold del Grupo de los cinco. Ella era una mujer bella, inteligente y musicologa que lo ayudo e influyo en su producción musical.
                                                         
                                                       
Durante la revolución de 1.905 que causo disturbios, también, en la Universidad Estatal de San Petersburgo, de la cual era catedrático, tomo partido por la defensa de los estudiantes que querían reformas políticas y una monarquía constitucional, por lo cual fue destituido de su cátedra. Aunque fue restituido a la misma por un nuevo rector, los sucesos acaecidos  le llevaron a componer  su última opera: El gallo de oro, con una críitica implícita a la monarquía, al imperialismo ruso y a la desastrosa guerra Ruso-Japonesa.

La censura impidió que la opera se estrenara en 1.909, cuando Rimsky-Korsakov ya había fallecido
y en versión adaptada.

El gallo de oro es una adaptación de uno de los "Cuentos de la Alhambra" , "El astrólogo árabe" del escritor estadounidense Whasington Irving, que Pushkin había leído traducido al ruso, convertido por él en un poema y transformado por Rimsky en una sátira política contra el régimen zarista, en la que se muestra osado al criticar al zar Nicolas II, ridiculizado en esta ópera.

El argumento es así: un rey, despótico y perezoso, recibe de su astrólogo un gallo de oro que canta con un agudo quiquiriquí cuando un peligro acecha al rey, como pago el astrólogo recibirá lo que pida.

Cuando el gallo canta la primera vez el rey manda a sus dos hijos a enfrentarse con el enemigo, con un grupo de soldados.

Cuando canta por segunda vez, va el mismo a la guerra, y encuentra a una reina oriental que dirige el ejercito enemigo y lo seduce y por la que se apasiona hasta el punto de llevarla a su reino, y con la que vive una relación grotesca.

El astrólogo se da cuenta, y le exige que le entregue a la princesa en pago por su regalo del gallo de oro.

El rey se enfurece y mata al astrólogo, pero entonces el gallo de oro mata al rey con su afilado pico.

Una densa oscuridad cae sobre el país y cuando se recupera la luz, el gallo y la reina han desaparecido, mientras el pueblo lamenta la muerte del rey.

Entonces aparece el astrólogo, ya con el telón bajado, y explica que todas las figuras de la obra, excepto la reina y el mismo. son producto de la fantasía.

La música de esta ópera contiene alguna de las mas bellas paginas musicales de Rimsky-Korsacov; la instrumentación es grandiosa.


La puesta en escena que fue estrenada en el Theatre de la Monnai de Bruselas hace unos meses, corrió a cargo de Laurent Pelly, director de ópera y de teatro francés, ya conocido en el Teatro Real  por su direccion de "La fille du regiment", la temporada pasada.

Pelly sitúa esta fabula en un entorno onírico, lúgubre, rodeados de montañas de carbón que dominan la escena, en la que desde el primer momento se advierte la decadencia provocada por el mal gobierno de un rey déspota e indolente, que se pasa toda la función en la cama, tanto durmiendo, tanto dirigiendo su reino desastrosamente y embarcándolo en una guerra, como discutiendo con el regalo de su astrólogo, el gallo de oro.

Los súbditos del tirano no son mejores, pues se comportan como borregos y aceptan sin rechistar todo lo que dice y hace.

Bajo su apariencia engañosa de cuento fantástico, la propuesta de Pelly contiene importantes enseñanzas a un lado y otro del poder.

Laurent Pelly es también el autor de los figurines. Se mezclan con naturalidad épocas y estilos para conseguir un función critica, tal como fue ideada por el compositor y por el libretista. El espectáculo tiene brillantez y se acopla bien a la música.

Aunque bastante extravagante, me gusto.
                                                                 

El director titular del Teatro Real Ivor Bolton,  músico competente, pero poco  inspirado y plano,  llevo bien la orquesta, acompañada del magnifico Coro Intermezzo, y la Orquesta Sinfónica de Madrid.

El zar Dodón fue interpretado por el bajo ruso, ya conocido en el Real Dmitri Ulianov, rotundo y sonoro, aunque monótono, tanto en lo vocal como en lo interpretativo.
                                                                         

La zarina Shemajá corrió a cargo de la soprano rusa Venera Gimadieva, que canto correctamente las fascinantes y sensuales melodías, llenas de misterio y orientalismo, cuando aparece en el segundo acto, pero no se puede decir lo mismo de su interpretación, a la que falto el carácter seductor y diabólico del personaje.
                                                                     

Los demás cantantes cumplieron correctamente con su papel.
                                                                       

Tuvimos una gran ocasión de ver esta ópera de indudable atractivo y poco representada, hasta ahora, en  nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario