domingo, 16 de enero de 2011

Ecuador. Capitulo IV. Quito, 2ª Parte. La ciudad colonial

Teníamos un par de horas para conocer el plato fuerte de Quito, el centro histórico colonial.

Hay que pensar que los fundadores de la ciudad tenían amplias miras, pues la diseñaron a escuadra, con grandes espacios, grandes iglesias, grandes palacios, siguiendo los gustos españoles de la época.

Es un conjunto verdaderamente bello y por demás interesante. Fue una pena no haber aprovechado mejor el tiempo; nuestra guía, G., que unía a la ignorancia e incultura, la desidia, no nos condujo a todos los lugares que debíamos haber visitado. Aun con estas deficiencias, pudimos admirar el centro histórico, ahora rehabilitado, que ha hecho de esta parte de Quito la ciudad colonial mas bonita e interesante de Sudamericana.

Comenzamos la visita por la plaza de San Francisco donde se hallan la iglesia y el convento de San Francisco, uno de los monumentos mas importantes, no solo de Quito, sino de todo el arte colonial, conocido por ello como El Escorial del Nuevo Mundo.

La plaza es magnifica por sus enormes dimensiones, que permiten apreciar el monumental edifico de la iglesia y convento, en toda su amplitud.

Llegamos, mas o menos, a la hora en que se celebraba la misa dominical, pues era ese día de la semana. La parte baja de la plaza estaba ocupada por un grupo folclórico de danzantes, ataviados con ropa indígena y acompañados por música en vivo, que armaban bastante bulla; un corro de ciudadanos, no demasiado nutrido los contemplaba; un miembro de nuestro grupo llamo a este espectáculo apropiadamente "la contraprogramación".

Y es que el gobierno ecuatoriano, de corte chavista, como el dirigente de Venezuela, está empeñado en una campaña contra la iglesia católica, de gran influencia en toda América latina, y quisiera suplantar el poder de esta institución. Observamos esta contraprogramación en muchos otros lugares de culto, tanto en Quito como en otras ciudades.

Volviendo a lo que nos interesa que es la iglesia de San Francisco, digamos que su construcción empezó en 1.550, para acabar ciento cincuenta años mas tarde en 1.680. Es un edificio muy bello, con diversas influencias, aunque predomina eL estilo barroco, que determino buena parte del arte colonial; siendo mas imponente, se parece mucho a las iglesias y conventos franciscanos de la misma época, de los cuales hay buenas muestras en varias de la Islas Canarias.

La decoración interior, de gran riqueza, muestra artesonados moriscos, con elementos mudéjares, se conserva integra la decoración del coro, del s. XVI, de este estilo; retablos barrocos, adornados con columnas y volutas, y gran profusión de pan de oro, como recubrimiento del Retablo Mayor,

que no pudimos ver pues estaba cubierto por un velo pintado con la representación de dicho retablo, en restauración.

A pesar de la contraprogramación que se desarrollaba en la plaza, la iglesia estaba llena, y la misa era muy preceptiva, con cantos y oraciones, seguidas por los fieles con devoción.

La pequeña escultura de la Virgen de Legarda adorna el altar mayor, así como obras de renombrados artistas de la escuela quiteña, que nació en los patios de este convento.

El Convento de San Francisco forma parte del conjunto y se encuentra unido a la iglesia. Por desgracia no lo visitamos, pues creo que tiene, entre otras cosas admirables, un patio magnifico; ahora no se si porque estaba cerrada por ser domingo, o por inepcia acreditada de la guía.

Desde la Plaza de San Francisco seguimos, por la calle Cuenca hasta la confluencia con la calle Chile, para encontrar la Iglesia y Convento de la Merced, otro de los monumentos del Quito colonial.

El primer conjunto fue construido por los padres mercedarios en el s. XVI; debido al terremoto de 1.660 tuvo que ser reconstruida en el s. XVIII, con pocas diferencias respecto al edificio anterior.

Su torre cuadrangular con cierto aire andaluz, es la mas alta del centro histórico de Quito; luce un reloj inglés de luna negra, instalado en 1.820. Tiene una preciosa cúpula, que se ve muy bien desde la plaza de San Francisco.

El interior de la iglesia es muy bello y adornado, como todas las iglesia de la ciudad. En el Retablo Mayor hay una imagen de la Virgen de Las Mercedes, que sacan a veces en procesión.

Uno de los mayores atractivos, que tengo que confesar que no vimos, es su biblioteca, considerada como una joya tanto por su belleza como por el valor histórico de los libros que guarda.

Aunque tampoco lo vimos, tiene un patio, preservado por el terremoto, con el piso original, de amplias proporciones, con una fuente renacentista en el centro.

Delante de la iglesia hay una gran cruz, como la que acompaña a todas las iglesias coloniales de Quito.

Seguimos andando hacia la Plaza Grande o Plaza de la Independencia, el corazón del centro histórico.

Es una plaza muy bonita y armónica. Durante siglos la Plaza Grande fue una gran explanada, con una fuente en el centro, que abastecía de agua a los habitantes de la ciudad, alrededor de la cual se establecía una improvisada plaza de toros para celebrar las fiestas, hasta que en el s. XVIII se decidio hacer de ella una verdadera plaza mayor, al estilo de las europeas.

En 1.906 se colocó el monumento a la Independencia en el centro, desplazando la fuente, y se cambió el nombre de Plaza Grande por el de Plaza de la Independencia, a pesar de lo cual los quiteños siguen llamandola por el primer nombre.

La plaza se encuentra flanqueada en sus cuatro costados por diferentes edificios públicos
  • Palacio de Carondolet
  • Catedral Metropolitana
  • Palacio Arzobispal
  • Palacio Municipal
  • Hotel Plaza Grande
El Palacio de Carondolet, es la sede del Gobierno y residencia del Presidente de la República; fue restaurado y renovado por uno de los Administradores de la Real Audiencia de Quito, el barón de Carondolet, a finales del s. XVIII, con una bonita columnata y balcones de hierro forjado que adornaron el Palacio de Versalles, en Francia, traídos hasta aquí.

La Catedral Metropolitana, templo mayor de la ciudad, empezó su construcción en 1.562, concluyendo en 1.806.

Alberga gran cantidad de obras de arte, en pintura, escultura y objetos religiosos, pero no nos fue posible ver el interior, ya que solo abre de 7 a 9 de la mañana.

Este extraño y reducido horario puede que tenga que ver con la contraprogramación, de la que ya he hablado, pues, en efecto, cuando llegamos a la Plaza Grande, allí estaba el consabido grupo folclórico, bailando y saltando al compás de una estruendosa música, justo a las puertas de la catedral.

La primera construcción del Palacio Arzobispal, data de 1.653, en terrenos adquiridos por la Iglesia; ha sido restaurado y modificado a lo largo de los siglos, aunque conservando siempre un aire colonial;

dentro tiene un precioso patio con una fuente central y cuatro pisos de balconadas. Me recordó mucho los patios canarios, de la misma época, que abundan en las islas.

Ahora ha sido convertido, como algunos de las islas, en centro comercial. El Obispado conserva en él una oficina.

El Palacio Municipal rompe la armonía de la Plaza Grande, y es mirado con poca simpatía por los ciudadanos. En los años 60 del siglo pasado, la piqueta, manejada por las autoridades de aquella época, acabo con las casas antiguas de estilo colonial, tomando la decisión de hacer un nuevo edificio, que es el que ahora está allí.

Por fortuna se desechó el proyecto de construir una torre de cristal de catorce pisos, que hubiera acabado para siempre con el encanto de la plaza. En 1.973 se construyo el actual edificio de hormigón, de poca altura. Como está encalado y tiene tejado de teja, solo desentona, pero no es demasiado agresivo.

Al lado del Palacio Arzobispal está el Hotel Plaza Grande, sobre el cual volveremos. Solo decir que ocupa un bonito edificio de 1.935.

En una de las esquinas, ya fuera de la Plaza, enfrente del Hotel Plaza Grande, se encuentran el Convento y la Iglesia de la Concepción.

Este fue el primer convento de monjas fundado en Quito, en 1.577 . Como todas las iglesias y demás monumentos de Quito, ha sufrido mucho a través de los siglos, pero hoy luce completamente restaurado.

Otra de las iglesias que está casi en la plaza, en la adyacente calle Garcia Moreno, es la Iglesia del Sagrario, otra de las joyas coloniales de Quito; fue edificada en el s. XVII; de gusto italianizante, se encuentra junto a la Catedral, por lo que a veces se la llama "La Catedralilla". Fue originariamente la capilla principal de la catedral, construida para el culto del Santísimo Sacramento.

Desde su entrada no se ve la Plaza Grande y no se escucha la estruendosa música que acompaña los bailes folclóricos, así que estaba abierta y se estaba celebrando la Eucaristia cuando entramos, con lleno total. Como en todos los actos liturgicos que pude ver en Ecuador, la gente vivía la celebración, con cánticos y rezos en voz alta.

Por la esplendida calle Garcia Moreno, llegamos a uno de los mas visitados monumentos de Quito la Iglesia de la Compañia.

La calle, que sale de la Plaza Grande, está, toda ella, ocupada, por lo que fueron la Universidad San Gregorio Magno, fundada por los jesuitas en el s. XVII y el Seminario de esta Orden.

Los jesuítas llegaron a Quito en 1.575, para instalarse difinitavemente en 1.586. Lo primero que fundaron fue el Seminario Conciliar de San Luis; posteriormente establecieron un Colegio Máximo para estudios de Teología, Escolástica, Latín y Filosofía, que llego a ser Univesidad en 1.622. Entre las instalaciones que tenia, destacaba su biblioteca, de las mejores de Sudamerica, que fue declarada Biblioteca Pública, mucho tiempo despues.

Despues de la expulsión de los jesuítas en el s. XVIII, la Universidad desaparecio y los edificios fueron destinados a sucesivos y heterogeneos usos: Universidad pública, fábrica de tabacos, que funcionaba como prisión de hombres y mujeres, instalaciones militares, o cuarteles, e incluso hubo ¡un depósito de polvora!!.

En el s. XIX, despues de la Independencia, se ubicó en ella la Casa de la Moneda; hasta que en 1.86o el Presidente García Moreno, llamó, de nuevo, a los jesuítas, a los cuales se devolvieron buena parte de los bienes e inmuebles incautados, construyendose el edificio que hoy podemos admirar.

Toda la calle García Moreno, es monumental; el antiguo solar de la Universaidad jesuítica, está ocupado, hoy día, por el Centro Cultural Metropolitano, que contienen diversas dependencias,
  • Archivo Histórico
  • Museo de Arte Colonial
  • Biblioteca con mas de 50.000 volumenes
salas de exposiciones, salas de conferencias y eventos, y otras de menor interes.

Contiguo a este edificio se encuentra la Iglesia de San Ignacio de Loyola, mas conocida como de la Compañia.

La iglesia, comenzada en 1.605, se concluyo en 1.765, en visperas de la expulsión de los jesuítas de los dominios del rey de España y de otros varios países.

La fachada del templo es una de las maravillas del barroco y plateresco americanos, relizada con el esquema de la Iglesia del Jesú, de los jesuítas en Roma, que fue el modelo para todas las iglesias de la Orden, aunque mucho mas adornada en el caso de la de Quito.

En cuanto al interior, entrar en el templo es quedar deslumbrado ante la síntesis de fasto y armonía, de barroco revestido de oro.

El Retablo Mayor es obra, como muchas otras en la ciudad, de nuestro conocido artista quiteño, del s. XVIII, Bernardo de Legarda.

Despues de esperar casi una hora delante de la iglesia, pues nuestra guía no sabía el horario de visitas, por cierto bastante raro, la visita a este monumento empezaba a las 13:15, pudimos conocer el interior, que nos dejo maravillados; con su entero recubrimiento de pan de oro, artesonados, capillas volutas, etc., es como un enorme joyero; y tambien una muestra del poder y la riqueza que tuvo la Orden de los Jesuítas en este territorio.

En la esquina, enfrente de la Iglesia de la Compañia está el edificio, que fue el Banco Central, hoy día dedicado a Museo y Centro de las Artes Escénicas.

Habiamos acabado nuestro paseo de la mañana por Quito, recorrido para conocer y cotemplar muchas, aunque no todas sus bellezas. Por ejemplo, de las famosas Siete Cruces, todas ellas delante de iglesias coloniales, habiamos visto cinco. Quizas sea demasido ambicioso, querer ver todo lo importante; hay tiempos muertos, monumentos donde el grupo se detiene mas de lo previsto y deseable; sería aconsejable y estupendo tener un guía adecuado, etc., pero... habiamos aprovechado bastante; lo demas quedara para la próxima visita a Quito.

En resumen habiamos disfrutado mucho conociendo esta bella ciudad. La hora de comer se aproximaba.

Dejaremos para otro capítulo el resto del día.


















5 comentarios:

  1. Esto de la contraprogramación me ha recordado la anécdota que circula por ahí de nuestro actual presidente: cuando aún estaba en la oposición se dedicaba a poner una radio a todo volumen a las puertas de la iglesia de su barrio a la hora de la misa... si es que son todos iguales!

    Muy bonita esta entrada. Cada vez tengo más ganas de visitar Ecuador... Son tantas las metas que necesito dos vidas. Menos mal que con estos relatos es casi como visitarlos.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Como veras he cortado una parte, con tus acertados comentarios verbales he visto que el realtoera demasido denso.

    En efecto Ecuador es un pais, casi desconocido para nosotros, pero muy muy bonito e interesante.

    Continuara...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Interesante lo expuesto de Quito. Soy quiteña y es halagador que un extrajero se exprese así de mi cuidad, que para mi, no se compara a ninguna.
    Sin embargo ( y pese a que no soy correísta para nada, ni tampoco católica) es un error decir que el gobierno quiere suprimir todo lo referente al catolicismo.
    El Presidente es un Católico confeso, que respeta las tradiciones religiosas de este país.
    Es además un error decir que se están haciendo actividades para suprimir el culto religioso. Los bailes y las danzas en las plazas frente a las iglesias, se debe principalmente a que en dicho lugares, antes de la llegada de los españoles había concentraciones de tinguez o mercados. Se quiere rescatar esa tradición milenaria.

    Además es una pena terrible que hayan tenido una guía mal informada, las entidades de turismo tienen personas debidamente entrenadas para el efecto, que pueden ser asignadas con solo acercarse a los puntos de información.

    Saludos
    Andrea Insuasti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CREO QUE LOS ALCALDES DE LA CIUDAD EN ESTOS ÚLTIMOS 30 AÑOS HAN RESCATADO EL PATRIMONIO CULTURAL E HISTÓRICO PRESENTADO A NOSOTROS LOS TURISTAS AMANTES DE DICHO TURISMO UN APORTE EVALUARTE A NUESTRA QUEHACER HISTÓRICO. SE HAN RECONSTRUIDO ANTIGUOS PALACETES Y CASONAS, TEMPLOS , CASAS , CALLES ETC PARA INVOLUCRAR AL TURISTA EN LA HISTORIA PREHISPÁNICA, HISPÁNICA , COLONIAL, REPUBLICANA. NO DEMOSTRANDO UN RENCOR DE LA CONQUISTA INCA , HISPÁNICA ETC SINO APORTANDO UNA SAPIENCIA DIPLOMÁTICA AL MUNDO. GRACIAS

      Eliminar
  4. Hola Impasse,

    Primero, gracias por compartir este reportage precioso de mi país.
    Segundo, hay un buen refrán que reza más o menos así, "No hay mal que por bien no venga" Y con el mismo quiero retratar la ignorancia de Andrea Insuasti que se ve que será familiar de Rumiñahui o otro pariente, y con todo el respeto. Si no hubiese llegado España, quizás los moros, musulmanes nos hubiesen conquistado y las mujeres llevaríamos burka, gracias a Dios que fué España, y gracias a ello tenemos una mezcla de raza única, una religión católica, y cuántas cosas más que siempre estaré agradecida y que inculco a mis hijos....

    Mi familia es Ecuatoriana y nos sentimos orgullosos del legado que España nos ha dejado, que de no haber sido por su conquista que catedrales y lugares coloniales tendríamos para que nos visiten millones de personas al año.

    Y tercero, Ecuador es un país libre y democrático, y la gran mayoría de sus habitantes 99.9% nos consideramos acogedores, así es que si decides volver algún día, bienvenida y sé feliz.

    Saludos,

    ResponderEliminar