martes, 15 de octubre de 2013

Ternera guisada con salsa de puerros

                                                          


Sencilla receta, para preparar la ternera, y mojar pan en la sabrosa salsa resultante.

 Muy apetecible y adecuada para el tiempo mas fresquito que se avecina.

 

 Ingredientes

                                                    
1 k de aguja de ternera en trozos
75 g aceite
1/4 de k de cebolla
1 vaso de vino de vino balnco
1 o 2 ajos
 puerros
1 huevo cocido
Sal
Pimienta

Elaboración

   
Poner en la olla expres el aceite, la cebolla, los puerros y el ajo, picados finamente.
                                                    


Colocar los trozos de carne encima.

Añadir el vino blanco.
                                                                       


Tapar la olla expres y dejar cociendo 20 minutos, al máximo vapor.

Sacar los trozos de carne y reservar en un plato.

Poner la yema de huevo duro y las verduras cocinadas con la carne, por la batidora .

Quedara una salsa espesa, que se pondra dentro de la olla de nuevo.

Volver a colocar la carne dentro de la salsa, y hervir 1 minuto

Servir con arroz blanco o patatas fritas.

                                                                       

martes, 8 de octubre de 2013

Los pescadores de perlas, ópera en concierto en el Teatro Real de Madrid

                                                                               

A finales del pasado mes de marzo, el día 28, asistí a la tercera ópera de mi abono, Los pescadores de perlas, de Georges Bizet, en concierto.
                                                                               

Supongo que esta extravagante forma de presentar una ópera, concebida, como todas, como espectáculo integral de teatro cantado, se deberá a la importante bajada de la subvención para el Teatro Real, como otras muchas bajadas, imprescindible para el cuadre de las cuentas, por lo tanto del deficit, todavía lejos de estar enderezado, de los presupuestos generales del estado.

Bien, pues el resultado fue un tanto decepcionante, a pesar de tener uno de los mejores tenores del momento como protagonista, Juan Diego Flórez, y resto del elenco de gran calidad.

Precisamente, la exótica y romántica ópera de Bizet, con amores sublimes y exaltación de la amistad, necesita de una gran entrega de los cantantes, también como actores, y en concierto, mas parecen estatuas cantantes, que cantantes actores

Los pescadores de perlas, ópera en tres actos del compositor francés Georges Bizet, (Paris 1.838-
1.875) con libreto de Eugène Cormon y Michel Carré, estrenada en Paris, en septiembre de 1.863, fue una obra encargada por el director del Teatro del Chatelet, Leon Carvalho, escenario sobre el que tuvo la primera función.
                                                                       

 Bizet  nació en el seno de una familia de músicos; se le puede considerar como un niño prodigio de la música, ya que a los cuatro años, ejecutaba los mas dificiles ejercicios bajo la instrucción de su padre, un profesor de canto; ingresó en el Conservatorio de París con solo nueve años, y obtuvo el Gran Premio de Roma de composición, con diecinueve, lo que le permitió proseguir su formación musical en Italia, durante tres años.

Llego a ser un magnifico pianista, que no se prodigaba, pues no le gustaba actuar ante el público, con lo que obtuvo diversos premios, tanto de piano como de órgano.

Bizet es uno de los grandes maestros del arte lírico francés, por, entre otras cualidades, la riqueza y forma de su orquestación, lo cual no fue obstaculo para que los críticos de la época fueran duros en su apreciación de la música del compositor.

 El hecho de no haber triunfado en vida, lo cual le acarreo bastantes problemas económicos, parece haber acelerado su temprana muerte, cuando tenía, solamente, treinta y siete años.

Fue a su regreso a Francia, después de su etapa romana, cuando compuso Los pescadores de perlas; acogida con frialdad por el público de la época, aunque, ya entonces, el también compositor Berlioz reconoció su belleza y colorido, se ha convertido, con el tiempo, en la primera obra maestra de su creador, que la compuso cuando aun no había cumplido 25 años.

De orquestación colorida y exótica, contiene uno de los mas famosos y bellos dúos masculinos de todas las operas, "Au fond du temple saint", interpretado por el tenor -Nadir- y el barítono -Zurga-.

El argumento trata de un triángulo amoroso y transcurre en la exótica isla de Ceilán, entre dos hombres, antiguos amigos, Nadir y Zurga, que rivalizan por el amor de la bella sacerdotisa del dios Brahma, Leila.

 Mientras ellos se encontraban ausentes, Leila ha hecho voto de castidad, cuya transgresión implica la muerte.

Sin embargo, al verse de nuevo Leila y  Nadir, se renueva la pasión entre ellos, mientras, Zurga que también sigue amando a la sacerdotisa, se siente presa de cólera, al descubrirlos.

Zurga, elegido rey de los pescadores de perlas, lucha consigo mismo entre su amor por Leila, y su antiguo aprecio a su amigo. Por fin triunfa su magnanimidad y ayuda a huir a los enamorados, que van a ser linchados por la multitud.

El rocambolesco argumento, con flojo libreto, fruto de la colaboración entre el dramaturgo francés, Eugène Cormon y el libretista Michel Carré, responde al gusto por el exotismo de la época, pero esto no representa inconveniente alguno para ser musicalmente intensa, con momentos sublimes y con coros de gran potencia o sensibilidad, según requiere el desarrollo de la trama.

Había gran expectación, tanta que hubo lleno completo en el Teatro, por la reaparición de Juan Diego Flórez que ya había cantado otras dos óperas en el Real.
                                                                           

El tenor, que ha sido llamado el mejor tenor lírico de todos los tiempos, por alguno de sus colegas, es verdaderamente extraordinario. Soy una de sus humildes "fans".

Sin embargo en está ocasión, por causas que ignoro, le costaron un poco algunos momentos iniciales, que por fortuna logro enderezar, de tal manera que el famoso duo con el barítono fue excelso, de lo mejor de la noche. Se prodigaron los bravos y los aplausos. En resumen, logro dejarme clavada en la butaca.

El resto de  interpretes podemos decir que estuvieron muy  bien: el personje de Leila estuvo a cargo de la soprano italiana Patrizia Ciofi, que fue la segunda mas aclamada de la noche, y la única que intento no ser una estatua cantante y dio cierto dramatismo a su personaje.
                                                                           

El Zurga del barítono polaco Mariuzs Kweicien, resulto impactante, a pesar de cierta frialdad, sin sombra de actuación dramática.

La orquesta fue dirigida por el israelí Daniel Oren, que daba acrobáticos saltos, de vez en cuando, mostrando una dirección enérgica  de la orquesta, de la cual logro sacar algunos buenos momentos; el coro estuvo magnifico, a pesar de la difícil partitura y texto en francés.

En resumen, prefiero la ópera al completo, no este sucedáneo, aunque me alegro de haber visto y oído a Juan Diego Flórez.

martes, 1 de octubre de 2013

Patatas con bechamel

                                                                               

Esta sencilla y deliciosa preparación ya la hacia mi madre, siendo uno de mis platos preferidos cuando era niña , solia pedirlas para la comida del domingo, y hoy día continua gustandome este suculento plato.

Se pueden servir como primer plato o como guernición en menor cantidad, ya es un plato contundente.

Ingredientes

                                                                                  
750 g de patatas
375 ml de leche
3 cucharadas de harina
30 g de queso rallado
30 g de mantequilla
1 cuchrada de aceite

Elaboración

Poner las patatas sin pelar cubiertas de agua fría y sal en una cacerola.

Cocer 20 minutos.

Pelarlas y cortarlas en rodajas.
                                                                 


Poner el,aceite en una sartén y cuando este caliente freir las patatas. Agegar sal y pimienta y rehogar por todos lados otros 10 minutos.
                                                                         


Para la salsa bechamel

Poner en una sartén la mantequilla. Cuando este derretida añadir la harina.
Rehogar sin que la harina tome color.
Añadir la leche cliente.
Revover bien para que no quede ningun grumo.
                                                                                 

Sazonar con sal  y cocer 5 minutos.

Poner en una fuente para horno una capa de patatas rehogadas, cubrirlas con la mitad de la bechamel. Colocar el resto de patatas, el resto de la salsa y el queso rallado encima.
                                                                     


Meter en horno a 180ºC 15 minutos, hasta que se dore la superficie
                                                            
Servir inmediatamente.