martes, 29 de junio de 2010

Pastel Saint Honoré

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de junio nos invita a preparar todo un clásico de la repostería francesa, el Pastel Saint Honoré.

Como dice la Propuesta de Whole kitchen, se puede hacer este delicioso pastel, con muchas variedades.

Yo he hecho la receta de la Propuesta, tal cual, con dos pequeñas variedades; he puesto la mitad de los ingredientes y he adornado el pastel con chantilly.

Este Pastel consta de

  • Pasta de hojaldre
  • Pasta choux
  • Crema Chiboust
  • Caramelo
Para el hojaldre, se puede y es lo que yo he hecho, comprarlo refrigerado o congelado, o hacerlo en casa.

Copio, a continuación la receta de Whole Kitchen

Pasta Choux

  • ½ l de Leche
  • 10 grs de Azúcar
  • 5 grs de Sal
  • 250 grs de Mantequilla
  • 250 grs de Harina
  • 10 Huevos

Glaseado

  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada de leche
  • una pizca de sal

Mezcle la leche, la mantequilla, la sal y el azúcar en una cacerola a fuego lento. Llévelo a ebullición y retire la cacerola. Espolvoree la harina y bata con una cuchara de madera hasta que quede homogénea y sin grumos.


Ponga la cacerola a fuego medio y remueva 1 minuto para secar la masa. Colóquela en un cuenco. Añada los huevos uno a uno, batiendo con la cuchara de madera.


Una vez añadidos los huevos, la masa deberá estar firme, brillante y con una consistencia elástica. Ya está lista para usar. Si no lo vamos a usar de inmediato, pincélela con un poco de huevo batido, para que no forme costra.



Crema Chiboust

  • 250 ml de leche
  • 4 huevos
  • 240 gr. de azúcar
  • 20 gr. de maicena
  • 3 hojas de gelatina
  • 90 ml de agua
  • 1 cdta. de esencia de vainilla

Batimos las yemas con la mitad del azúcar hasta que la mezcla blanquee y espese, seguidamente agregamos a la maicena y batimos hasta incorporar. Ahora añadimos gradualmente la leche, que habremos calentado hasta llegar casi a ebullición, y mezclamos enérgicamente hasta que nos quede una una masa lisa y sin grumos. Tapamos con una película transparente y la dejamos entibiar.


Mientras prepararemos el merengue, para ello batiremos las claras hasta que estén firmes, seguidamente incorporamos el azúcar de forma gradual sin dejar de batir, continuaremos batiendo hasta que las claras estén firmes y secas.


Ahora cogemos nuestra preparación inicial, le añadimos la vainilla y batimos, continuamos añadiendo la gelatina disuelta e incorporamos a la masa y terminamos añadiendo el merengue de forma cuidadosa, hasta integrarlo completamente en la masa y que nos quede un masa sin grumos.



Caramelo

  • 50 ml de agua
  • 200 gr. de azúcar

En un cazo pequeño de fondo grueso, ponemos el agua y el azúcar y llevamos a ebullición a fuego lento, espumando y limpiando de vez en cuando el borde interior del cazo con un pincel sumergido en agua fría. Cuando la temperatura alcance los 160ºC, baje el fuego y cueza hasta obtener un caramelo de color ámbar claro.



PREPARACIÓN DEL PASTEL


Extendemos el hojaldre en la superficie de trabajo enharinada y formamos un círculo de 22 cm. de diámetro y 2 mm. de grosor. Enróllelo en el rodillo sin apretarlo, y desenróllelo en una bandeja de horno humedecida con agua fría. Pinchamos la base en unos diez lugares con un tenedor y la refrigeramos durante 20 minutos. Precalentamos el horno a 200ºC.


Ahora cogemos nuestra pasta choux e introducimos algo menos de dos tercios de la masa en una manga pastelera con una boquilla lisa de aproximadamente 1 cm y comenzamos a depositar nuestra masa sobre el hojaldre en forma de espiral, desde el centro de la base y trabajando hacia fuera y terminando a 1 cm. del borde de la masa para dejar un margen.


Con un pincel de repostería, doramos los bordes del fondo de la masa con la mezcla de huevo, leche y sal.


Introducimos nuestra preparación en el horno y lo dejamos cocer durante 35 minutos. Una vez cocida la deslizamos sobre una rejilla con la ayuda de una espátula.


Para los buñuelos, introduzca el resto de la pasta choux en una manga pastelera con una boquilla lisa de unos 5 mm y formamos unos 17 buñuelos de 2 cm de diámetro encima de una bandeja de horno sobre papel de hornear o una plancha de silicona.


Pincelamos con el glaseado, presionamos la parte de arriba con el dorso de un tenedor y horneamos durante 20 minutos. Pasado el tiempo, los sacamos y los dejamos enfriar sobre una rejilla. Cuando ya estén fríos les hacemos un pequeño agujero en la base de cada buñuelo.

Ahora procederemos a caramelizar cada buñulo, para ello, pichamos la base del buñuelo con la punta de un cuchillo y bañamos la parte superior con el caramelo, lo sacamos y dejamos reposar en la bandeja.


Una vez que el caramelo se ha enfriado, rellenaremos los buñuelos con la crema chiboust a través de una manga pastelera con una boquilla lisade unos 5 mm y lo colocamos alrededor del borde de la corona de pasta choux, fijándolos entre sí con un poco de caramelo caliente.

Cubrimos el fondo de la tarta con una capa de crema y con el resto la introduciremos en una manga con boquilla para Saint-Honoré (o cualquier otra que os guste) y disponemos la mezcla formando tiras.


Reservamos el pastel en el frigorífico durante 1 hora antes de servir.


Riquisííííimoooo!






martes, 22 de junio de 2010

Suflés de lenguado con salsa de esparragos verdes

Esta forma de preparar los filetes de lenguado tiene una bonita presentación y resulta muy agradable al paladar. Y es bastante fácil de hacer.

Ingredientes para 6 personas

  • 6 filetes de lenguado
  • 500 g de pescado blanco, que puede ser filetes de merluza congelada
  • 15 g de mantequilla
  • 200 ml de nata
  • 1 clara de huevo
  • sal
  • pimienta negra
  • 1 pellizco de pimienta de cayena
  • 1 ramita de perejil (optativo)
Para la salsa

  • 250 g de espárragos frescos, congelados o de bote
  • 150 ml de nata
  • 1 huevo
  • sal
  • pimienta negra

Elaboración
  • Engrasar con mantequilla seis moldes individuales, de unos 7 cm de diámetro.
  • Salpimentar cada filete de lenguado
  • Enrollarlo pegando a las paredes del molde


  • Poner en el vaso de la batidora el pescado blanco.
  • Añadir la clara.
  • Sazonar con sal, pimienta y cayena y batir hasta que se forme una pasta suave
  • Añadir la nata y batir un poco mas.
  • Corregir, si es necesario de sal y pimientas.


  • Calentar el horno a 170ºC
  • Rellenar los moldes con el lenguado enrrollado con esta mezcla.
  • Poner los moldes en una rustidera con agua hirviendo hasta una altura de 2,5 cm
  • Tener en el horno durante 25 minutos, hasta que el relleno este firme y el lenguado se desprenda facilmente de la pared del molde.


  • Para la elaboración de la salsa de esparragos verdes
  • Si son frescos o congelados cocerlos en agua hirviendo con sal, 25 minutos.
  • Escurrirlos bien
  • Ponerlos en la batidora con la nata y el huevo


  • Salpimentar al gusto
  • Sacar los suflés del molde

  • Servir con la salsa por encima
  • Reservar, si se quiere algunas yemas, de espárragos como adorno
Espero que os resulte fácil, pues no tiene gran complicación.

Queda muy bueno y vistoso

viernes, 18 de junio de 2010

... Guadalest y Calpe

Atravesamos el Valle de Callosa, subiendo otros 12,5 Km hasta llegar a un pueblo
extraordinariamente pintoresco, Guadalest.

Tanto la naturaleza, como la acción humana lo han convertido en espectacular.

Según nos dijeron es el pueblo mas visitado de España; no si habrá algo de exageración en esta información, pero pensando en su ubicación, tampoco me extraña, tan cerca de la Costa Blanca; al lado, como quien dice, de Benidorm, uno de los lugares turísticos mas concurridos del país, por propios y extraños.

Antes de llegar al pueblo paramos en una enorme tienda, completada con un bar, donde el avispado propietario nos invito a un chupito de moscatel local, y de paso a darnos una vuelta por su tienda. Allí se ofrecían productos gastronómicos locales, como miel, pasas, vino etc. y otros muchos objetos para regalar.

Creo que salimos bien surtidos; así no tuvimos que entretenernos mas en las muchas tiendas del centro del pueblo.

Guadalest se llama como el río que la atraviesa.

Esta situado en la espectacular comarca de la Marina Baja, rodeado de sierras, peñascos, y pequeños valles. El mismo pueblo está colocado encima de una de esas peñas.

El número de habitantes supera poco los dos centenares, de los cuales un 20% son extranjeros.

Esta región levantina ofrece gran atractivo para los habitantes de otras regiones mas frías de Europa, debido a la bondad de su clima y a su extraordinaria situación, con el mar y la montaña tan próximos.

Observando la estructura de Guadalest, se piensa en el gran valor estratégico de la misma. En otros tiempos era poco menos que inexpugnable, con los habitantes protegidos por la escarpada naturaleza y no por uno, sino por dos castillos, el Castillo de la Alcazaiba y el Castillo del Rey.

En efecto, en otros tiempos, la única entrada al pueblo era un hueco excavado en la roca.

Hoy tiene otro barrio en expansión, en la parte llana de abajo.

A lo largo de los años Guadalest ha sufrido dos terremotos, y los avatares de la historia, con la voladura del Castillo del Rey, en el s. XVIII, durante la Guerra de Sucesión.

A mediados del s. XX se empezó a construir el embalse, que se termino en 1.971.

En 1.974 fue declarada Conjunto Histórico- Artístico

En primer lugar fuimos a visitar otro museo de miniaturas, de don Antonio Marco.

El propio artista, que vive en Guadalest, recibe a los visitantes, les saluda y les da una pequeña explicación de su vida y de su obra. Todo muy humano y agradable

Según parece empezó con esta "afición" a los ocho años, y ha llegado a ser su medio de vida, no solo de expresión.

El Museo de Gaudalest, se podría decir, es el principal, que ahora tiene una extensión en Polop; es donde se exhibe el ponderado Belén, con plantas vivas y agua que mana de una fuente natural; lleno de detalles propios del tema, donde el artista se ha volcado.

Unos rincones del belén para hacerse una idea

También hay otras muchas cosas; escenas comerciales, como una farmacia, el taller de una modista, una zapatería, una peluquería


... y hasta un bar de alterne

Hay casitas de muñecas con salones, comedores, dormitorios, cuartos de baño, con mil y un diminutos detalles, la mayoría de los cuales fabrica él mismo.

Muy bonito y entretenido.

Después emprendimos la subida hasta el casco antiguo, pasando por la puerta excavada en la roca.

Al lado mismo de la entrada, está la Casa Orduña, otro de los lugares interesantes del pueblo.

Esta antigua casa nobiliaria, data del s. XVII.

Fue construida por la familia Orduña, estirpe de origen vasco, que estuvieron al servicio del Marques de Guadalest como alcaides perpetuos, gobernadores y justicias de sus tierras, desde el s. XVII, siendo ennoblecidos un siglo después.

Hoy día está perfectamente restaurada y es un agradable lugar que recorrer. Está amueblada con mobiliario del s. XIX, aunque también tiene cuadros mas antiguos y una buena colección de cerámica.

Tiene una notable biblioteca, con mas de 1.200 volúmenes.

Y algunas obras de aguja, como se ve en la foto siguiente

También hay un repostero con las armas de la familia.

En la última planta se puede salir a un mirador desde el que se ve el pantano formando un lago y el resto del agreste paisaje

Después tuvimos un rato para pasear por el pueblo, acabar las compras, disfrutar de un soleado día de invierno suave, y contemplar el escarpado e impresionante paisaje

Nuestra visita a Guadalest habia acabado.

Era la hora de comer.

Nos llevaron a un hotel en la población costera de Alfaz del Pi, que linda con la mucho mas conocida Benidorm. Es un municipio de unos 21.000 habitantes de los cuales el 50% son extranjeros. Una nueva forma de colonización, podriamos decir...

El hotel, con muy reducida ocupación en esta época del año, tenía un gran comedor bien puesto.

Tuvimos un bufett bien surtido, que incluía una paella, muy del agrado de los excursionistas.
Cuando se acabo trajeron otra.

Hay que tener cuidado con los bufets porque se come un poco al tuntún, como sin fijarse uno demasiado en lo que hace. Yo ataque la paella y poco mas.

Despues de comer estuvimos en la terraza que daba a la piscina; desde la parte baja del hotel no se veía el mar, ni la playa, aunque nos dijeron que estaba cerca.

Al cabo de un rato de descanso emprendimos el camino hacia la última parte de la excursión, Calpe.

Calpe es interesante aunque solo sea por la singularidad del accidente geográfico que la preside, el Peñón de Ifach.

Esta mole rocosa de 336 m de altura, que al nivel del mar resulta impresionante, es también uno de los símbolos de la Costa Blanca.

Calpe esta en la comarca de la Marina Alta; curiosamente los municipios de la Marina Baja son los que están en la montaña; alguna explicación habrá sobre esta, diríamos, inexactitud lingüística.

Calpe tine unos 30.000 habitantes de los cuales bastante mas de la mitad son extranjeros, como ya hemos visto que ocurre en otros municipios de la provincia de Alicante.

La población en estos lugares es antiquísima. Se han encontrado vestigios de la Edad del Bronce, aunque la aparición de poblados pertenece a a la época íbera.

Durante la romanización la zona adquiere importancia económica por su situación al lado del mar, que permite el comercio marítimo y la explotación de las fabricas de garum, salazones y viveros.

Digamos dos palabras sobre el garum, pues me ha parecido una información curiosa.

  • Factoria de garum
  • Fosas para una factoría de garum
  • Jarra para garum
El garum era una salsa hecha con vísceras fermentadas de pescado, que era considerado por los romanos como alimento afrodisíaco, consumido solamente por las capas altas de la sociedad romana.

Se añadía a la comida como condimento, para aumentar su sabor, aunque también se empleaba en medicina y cosmética.

¡Hay que ver que cosas hacían, creían... y comían!

Volvamos a Calpe.

Calpe tiene una gran cantidad de Historia e historias, desde las lejanas épocas que he citado y modernas y mas modernas, en las que no voy a entrar ahora.

Llegados al s. XX, el turismo tiene un gran impulso desde 1.935 con la inauguración del Parador de Ifach.

Aunque el auge se produce, como en los demás municipios de la Costa Blanca, en los años 60, con la extensión del turismo de masas, la construcción desaforada, que ha producido algunas monstruosidades urbanísticas, y la nueva fisonomía de la ciudad actual.

Cuando uno contempla un lugar tan privilegiado por la naturaleza como Calpe, y ve el maltrato urbanístico que se ha producido, edificios horribles, con alturas diferentes, etc. no puede dejar de lamentarlo... pero, quizás, no hubiera otra forma de desarrollarse... o si.

Además del magnifico paisaje

íbamos a asistir a la rula, en la Lonja del pescado.

De camino vimos otro "paisaje", bien distinto, pero interesante, también.

Varios restaurantes de la zona, sacan afuera sus ofertas de marisco y pescado para atraer y tentar al paseante.

Y así discurriendo por entre peñones y mariscos llegamos a la rula, sobre las cinco de la tarde, hora en que vuelven los barcos de pesca, y comienza la venta del mismo.

Todo está bien organizado y modernizado. Ya no se grita. Ahora los compradores tienen un mando electrónico, con el cual señalan lo que quieren comprar, haciendo ofertas a la subasta de los diferentes pescados que van pasando por una cinta.

Encima de la cinta hay un panel electrónico donde van poniendo toda la información: clase de pez, procedencia, precio de salida de la subasta...

Mientras, un operario va echando hielo en las cajas de pescado.

Cuando la o las cajas están adjudicadas, otro operario las va poniendo aparte, para que las recoga el comprador, al acabar la subasta.

Me gustó verlo. Nunca había visitado una rula.

Ya la tarde declinaba, pues era invierno; teniamos que volver a nuestra "base" en Playa Gandía.

Habiamos tenido un día denso; había que descansar para el siguiente denso día.

Hasta entonces

jueves, 10 de junio de 2010

Gratinado a la parisina

Esta tarta salada puede servir como entrante o como cena con una ensalada.

Es bastante contundente y un poco larga de preparar, pero tiene gran sabor francés, si os gusta .

Vayamos con la receta

Ingredientes

Empezamos por hacer la pasta quebrada, para forrar un molde de 25 cm.

Ingredientes

  • 125 g de harina
  • 80 g de mantequilla
  • 2 cucharadas soperas de agua
  • 1 picada de azúcar
  • 1 cucharadita de café de sal


Elaboración

  1. Se tiene la mantequilla blanda.
  2. Se pone la harina en la encimera de la cocina
  3. Se le añaden la mantequilla, el azúcar, la sal y el agua.
  4. Se trabaja mezcla con la punta de los dedos, trabajandolo muy poco.
  5. Se forma una bola que se deja reposar una media hora.
  6. Se espolvorea la mesa con harina
  7. Se estira la masa con el rollo.
  8. Se tiene un molde preparado, untado de mantequila y espolvoreado con harina, pinchado con un tenedor, para evitar que se hagan pompas.


Poner en la nevera mientras hacemos el restos de elementos del Gratinado

Ingredientes para los ñoquis a la parisina, que se hacen con pasta de petichou

  • 1/4 l de leche
  • 100 g de mantequilla
  • 1 vaso de los de agua lleno d4e harina
  • 4 huevos
  • 80 g de queso emmental rallado
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada

Elaboración de los ñoquis

Se ponen la leche, la mantequilla, la sal, pimienta y nuez moscada en un cazo, a fuego mediano.

Se remueve con una cuchara de madera.

Cuando empieza a hervir se echa de golpe la harina.

Se mueve rápidamente durante unos 3 minutos y se separa del fuego.

Se deja que enfriar esta mas hasta que esté templada

Entonces se van añadiendo uno a uno los huevos.

1 huevo
2huevos
tres huevos
4 huevos, esperando cada vez que queden bien incorporados

Añadir entonces el queso emmental rallado.

Poner agua a hervir.

Cuando está a punto de romper, no debe hervir nunca del todo, echar unas bolas de pasta que se cogen con una cucharita.

Cuando los ñoquis suben a la superficie, están hechos

Escurrirlos y posarlos en un paño de cocina


Ya tenemos los ñoquis.

El siguiente paso es hacer la salsa bechamel, que ha de quedar espesa y cremosa

Ingredientes para la salsa bechamel

  • 1/2 l de leche
  • 40 g de mantequilla
  • 40 g de harina
  • 60 g de queso emmental rallado
  • 2 cucharadas de nata
  • nuez moscada
  • sal y pimienta al gusto

Recordemos ahora como se hace la bechamel

  1. Se pone la mantequilla en un cazo o sarten al fuego
  2. Una vez derretida se añade la harina.
  3. Se le da vueltas con la cuchara de madera.
  4. Se añade poco a poco la leche fría, sin dejar de remover, para que no se formen grumos.
  5. Cuando se ha incroporado toda la leche se deja cocer un par de minutos a fuego mediano.
  6. Se añade el que rallado, la sal, pienta y nuez moscada.

Bien, pues ya tenemos los diversos elementos del Gratinado preparado.

Ahora vamos a montarlo

Echar un poco de salsa bechamel en el fondo de tarta

Colocar encima los ñoquis bien escurridos

Cubrirlos con la salsa bechamel que queda, y espolvorear con el queso rallado

Poner a horno precalentado a 210ºC durante 25 minutos.

Y he aqui el resultado


¡A que tiene un aspecto apetitoso!

Cuando tengais un par de horitas, y ganas de meteros en faena, pues a coseguir este deliciosa tarta salada.

Sola o con una ensalada esta muy rica...


Se puede presentar el Gratinado sin el fondo de tarta; para ello se preparan los ñoquis directamente sobre una fuente para horno previamente untada con mantequilla, se echa la bechamel por encima y se espolvorea con el queso emmental rallado.

A ver si os animáis a hacerla.

miércoles, 2 de junio de 2010

Polop, Valle de Callosa y...

Nuestra siguiente excursión nos llevo de nuevo hacia el sur. En efecto, íbamos a visitar la comarca alicantina de La Marina.

El camino no fue tan largo como hasta Elche, son bastantes menos km.

La carretera discurre en algunos tramos cerca del mar, y como todo en esta región es de muy bonito paisaje.

La comarca que íbamos a visitar esta muy cerca de Benidorm, la conocida meta turística de muchos españoles y aun mas extranjeros.

Pudimos ver los enormes rascacielos de los edificios de Benidorm a lo lejos, pionera que fue de este tipo (aberrante) de construcción desde los años 60 del siglo pasado, tan seguido, mas tarde, por toda la costa.

También nos señalaron la vivienda característica de la zona, que se llama "riurau", orientada al secado y protección de la lluvia de la pasa moscatel, gran producción de esta zona; vista desde lejos, ofrece un aspecto moderno, ya que tiene un porche sobre pilares de mampostería, donde se colocaban las uvas para el secado, en unos bastidores de cañizo. Este porche está siempre adosado a un muro de la vivienda.

Además de esta función agrícola, el riurau era donde se hacia la vida en verano, teniendo un fogón donde se preparaban las comidas y una cisterna para recoger el agua de lluvia.

Actualmente el modelo riurau ha sido copiado, en bastantes chalets modernos.

Nos desviamos de la costa para llegar hasta Polop de la Marina, pueblo que era nuestra primera parada.

A pesar de estar a solo 12,5 km de Benidorm, el paisaje cambia completamente. Es muy escarpado, con empinadísimas pendientes, grandes peñascos y paredes verticales.

Es un impresionante espectáculo de la naturaleza.

Polop ocupa el centro de la comarca de La Marina Baja.

Tiene algo mas de 4.000 habitantes.

Sus orígenes se remontan a los íberos, como atestiguan los restos arqueológicos hallados en su territorio.

Sobre el origen de su nombre hay varias teorías; la que prefiero, sin mas fundamento que mi gusto, es la del origen griego; su nombre procedería de Apolopolis, ciudad de Apolo, el dios de la belleza, y de aquí, perdiendo con los siglos la primera a y el final olis, nos queda Polop.

A lo largo de su historia Polop ha destacado por su valor estratégico como enclave militar, gracias al castillo, de origen árabe, que corona un cerro.

Recientemente ha estado en la crónica de sucesos por el tremendo asesinato de su alcalde, Alejandro Ponsona.

El edil del Partido Popular, que repetía mandato por tercera vez, fue asesinado cinco meses después de las últimas elecciones, en octubre de 2.007, de tres tiros, a la puerta de su casa.

Después de ocho días, falleció de las lesiones causadas por los disparos.

Para sorpresa del público no conocedor de lo que pasaba en ese municipio, dos años después fue detenido e imputado su sucesor en la alcaldía, Juan Cano, como instigador del crimen.

Al parecer el motivo se debe a cuestiones urbanísticas, que se han conocido tras el levantamiento del secreto del sumario.

Bien, pues esta es la mancha roja que hay sobre Polop, aunque para el bien de sus habitantes el crimen se ha esclarecido y sus autores están en la cárcel, a la espera del juicio.

Volvamos a nuestra pacifica excursión.

En primer lugar fuimos a conocer la Fuente de los Chorros, situada en una bonita plaza semicircular; la fuente tiene 221 chorros, uno por cada pueblo de la provincia de Alicante, con nombre de algunos y escudo en azulejos.

También hay, en cerámica, unas frases de la obra Años y Leguas (1.928), del escritor Gabriel Miró, que se desarrolla en la comarca de La Marina.

La otra visita que hicimos en Polop fue al Pequeño Museo Costa Mágica.

En los 700 m2 de la exposición, se reproducen en pequeñas maquetas, muy fieles, los principales monumentos de esta región, como se puede ver en esta pequeña muestra de algunos de ellos.


  • Catedral de Valencia
  • Torres de Serranos, Valencia
  • Basílica Menor de Santa María, Elche
  • Ayuntamiento de Alicante
Hay también muchas otras reproducciones en miniatura, como los pasajes bíblicos del Nacimiento de Jesús y otros acontecimientos de su vida.


  • Visita de María a su prima Isabel, después de la Anunciación
  • Llegada de María, encinta, y José, a Belén, para el censo de Augusto
  • Anuncio, por el Ángel, del Nacimiento de Jesús , a los pastores
  • Nacimiento de Jesús
Además se pueden contemplar coches de época, pequeñas pinturas, carros, trenes, juguetes, encantadoras casitas de muñecas con todos los detalles que uno pueda imaginar...

Todo ello debido al artista local don Antonio Marco, que ha ido haciéndolas a lo largo de su vida, con gran dedicación y buen gusto.

En el Museo estuvimos un buen rato, pues es muy entretenido de ver.

Después, era media mañana, continuamos a nuestro siguiente destino, Guadalest, a unos 12 km de Polop, hacia el interior.

Íbamos atravesando un panorama muy escarpado, la preciosa comarca del Valle de Callosa.

El Valle está dedicado al cultivo de nísperos, que produce la mitad de la producción total de España, de este sabroso fruto.

Están dedicadas al cultivo del níspero unas 4.000 hectáreas

El níspero es de origen chino, pero lleva siglos aclimatado en Europa.

Fueron los jesuitas los primeros que lo llevaron, desde Japón, a Isla Mauricio, y de allí a Francia en el s. XVIII y a Italia en el XIX.

En España lo introdujo el capitán Roig, un marino mercante que lo trajo a Levante en 1.821, donde se aclimato perfectamente, dada la bonanza del clima.

Supongo que habrá recetas variadas donde se use el níspero. No conozco ninguna. Me voy a informar y prometo hacer alguna.

Discurriendo por la carretera llegamos a Guadalest, un pueblo precioso, con mucho que conocer, que merece otro reportaje.

Hasta entonces, que lo paséis bien.