viernes, 29 de mayo de 2015

Lohengrin en el Teatro Real de Madrid

                                                                             

Ya hace mas de un año, el 24 de abril de 2014, asistí, en el Teatro Real, a la representación de Lohengrin, ópera en tres actos del compositor alemán Richard Wagner, con libreto del mismo compositor.
                                                                     

Richard Wagner (1.813-1.883) nació en Leipzig, en una familia sin tradición musical.  Cuando su madre quedo viuda, al poco de nacer Richard, se caso de nuevo con un amigo de su difunto marido, Ludwig Geyer, del cual Wagner sospecharía, mas tarde que, en realidad, era su padre, gran aficionado al teatro, afición que compartía con el pequeño, y que propicio su enseñanza musical, en la ciudad de Posenhofer, cercana a Dresde, donde entonces vivían.

Aunque Geyer murió cuando Wagner tenia ocho años, su formacion musical continuo, financiada por un hermano de Geyer. Ya para entonces el jovencito había escuchado la ópera El cazador furtivo de Carl María von Weber, que le habia impresionado grandemente, y que, junto con la obra de Gaetano Meyerber, inspiraron sus primeras composiciones

Lohengrin pertenece a la época romántica del compositor, y es una de sus mas representadas y aclamadas óperas. Fue estrenada en el Hoftheater de Weimar el 28 de abril de 1.850, bajo la dirección de Franz Liszt, en ausencia del compositor que se encontraba huido en Lucerna, por sus actividades revolucionarias, y no tuvo la adecuada puesta en escena, por contar con una exigua orquesta, cuando necesita de una grande.
                                                           

Lohengrin cierra el ciclo de óperas románticas de Wagner, en la que se pueden encontrar aun, algo parecido a duos, arias etc., pero ya muestra los signos distintivos de los futuros dramas musicales del compositor, como la melodía infinita, el leit motiv, la importancia de la orquesta. Tiene partes muy conocidas del público, incluso del que no ha oído, ni visto nunca una ópera, como el preludio del acto I, y la marcha y coro nupcial, que acompaña en muchas ocasiones las bodas.

Desde mi modesto punto de vista, sin formación musical, encuentro la música de Wagner, casi diría, celestial, y los coros magníficos, no así las partes cantadas, en las que tengo que hacer abstracción de lo que me parecen gritos que suben y bajan, que cánticos duros para el oído, pero ya he dicho que, aunque la ópera me gusta mucho, solo soy una aficionada, y es muy probable que esta opinión sea una herejía musical.

Wagner es un artista integral ya que no solo compuso sus óperas, algunas de ellas gigantescas trilogías, sino que escribió los libretos de todas, así como la escenografía de las mismas.

Para afianzar su nacionalismo alemán eligió, con frecuencia, temas de la mitología alemana y medieval, mezclando a veces unas con otras, como es el caso para Lohengrin, caballero artúrico de la Tabla Redonda en busca del Santo Grial, que se inmiscuye en asuntos amorosos y políticos, ayudando al rey Heinrich para conservar su reino y a su hija Elsa, para vencer a su despechado y rechazado pretendiente Telramund, de su deseo de ser rey en lugar de Gottfried, hermano de Elsa y heredero legitimo, que ha desaparecido misteriosamente, para lo cual desea desposar a Elsa.

Lohengrin aparece, en su búsqueda del Santo Grial por esas tierras germánicas, de riguroso incógnito, no puede desvelar su nombre, ni su procedencia, como paladín de Elsa, y  después de derrotar a Telramund en un torneo, de los considerados como "juicio divino", es aceptado como caudillo por Heinrich y Elsa, que quiere casarse con él, pero la esposa de Telramund, Ortrud, pone en entredicho la procedencia e intenciones del desconocido, y la justicia del juicio divino, diciendo  que el poder del caballero procede de un hechizo. Sin embargo el casamiento entre Elsa y el desconocido se efectúa, sin mas perturbaciones.

Todo parece clarificarse cuando Elsa, saltándose la prohibición de no preguntar por la identidad del caballero, consigue que este le desvele quien es, y que hace allí. Telramund le reta de nuevo, es vencido y Lohengrin le mata, pero deja de ser caudillo, ya que se ha roto la prohibición de conocer su nombre y su búsqueda, momento en que Lohengrin amplia sus datos y confiesa que es hijo de Parsifal y cual es su misión, y la circunstancia de que debe regresar a Montsalvat, residencia de los Caballeros de la Tabla Redonda inmediatamente, guiado por un cisne, que resulta ser el encantado Gottfried.

El encantamiento se rompe, y Gottfrid regresa con su forma humana a su familia.

Como se puede ver complicado, romántico y legendario argumento, de los temas preferidos por Wagner.
                                                                         

No se que hubiera pensado Wagner de la puesta en escena que se nos ofrecio, él que era también el escenógrafo de sus óperas, pero el director de escena alemán  Lukas Hamleb  ha optado por una anodina cueva, donde para hacer algo original, luce en el centro una especie de monolito incandescente, con tintes de ciencia ficción.

Todos los personajes, coro incluido, van vestidos asimismo como si quisieran pasar desapercibidos, de color gris rata, menos los protagonistas, Lohengrin y Elsa que van de blanco y el rey cuya referencia es una banda rosada que le cruza el pecho.
                                                                   

Sin embargo, al lado de otros montajes de estos últimos años, que eran ofensivos para la vista y para la ópera, este no molesta, aunque tampoco gusta.

La orquesta, que se mostró magnifica, fue dirigida por el veterano director aleman Hartmut Haenchen, de forma magistral.

El coro estuvo a la altura a la que nos tiene acostumbrados, con una fabulosa interpretación, dada la importancia coral en Wagner.
                                                                   

El elenco de cantantes fue bastante homogeneo, con algunas matizaciones; el tenor británico Christopher Ventris, lleva una carrera ascendente y domina el exigente papel de Lohengrin, tanto como cantante, como por su interpretación del personaje.
                                                               

Elsa interpretada por la soprano estadounidense Catherine Neglestad, estuvo excelente en su interpretación musical y vocal, y teatral.
                                                                   

Pero uno de los mas sobresalientes, para mi gusto fue el rey, que corrió a cargo del bajo barítono alemán Franz Hawlata, interprete de óperas wagnerianas representadas en el Festival de Bayeruth
                                                                                   

A destacar la interprete de Ortrud, la soprano  estadounidense Deborah Polasky, que ya había tenido ocasión de escuchar en varias óperas, en el Teatro Real, que me acuerde ahora de Jenufa, y El prisionero y Sor Angélica. Aunque tiene ya una edad, conserva su fuerza dramática, en su voz y en su interpretación de este personaje wagneriano, podíamos decir "la mala de la historia".

Una buena noche de ópera, con la divina música de Wagner y mas que aceptable en todo lo demás

viernes, 22 de mayo de 2015

Bizcocho con yogur y manzana

                                                       

Sabrosa manera de realizar un bizcocho con yogur, ademas de sana y rica, ayudado por la manzana. Muy fácil de elaborar.

Ingredientes
                                                                         

1 yogur de limón
1 medida de yogur de aceite
2 medidas de yogur de azúcar
3 medidas de yogur de harina
1 sobre de levadura
3 huevos
3 manzanas
mantequilla y harina para forrar el molde
azúcar glas

Elaboración

Cascar los huevos en un cuenco y batirlos
                                           

Añadir el yogur, el aceite, el azúcar, la harina y la levadura.
Mezclar todo bien hasta conseguir una masa homogenea.
Verter la mezcla en un molde untado con mantequilla y espolvoreado con harina.
                                                   

Poner las manzanas en lascas por encima.

                                                                 
Precalentar el horno, meter el molde y hornear a 170ºC durante 40 minutos.
                                                             

Desmoldar el bizcocho,
                                                                             

 y espolvorearlo con azúcar glas.
                                                               

                                           



viernes, 15 de mayo de 2015

Ultimo día en la Gomera. Sur de la isla y regreso en el ferry

                                                                         
Para nuestro último día en la Gomera, que podíamos aprovechar pues el ferry salia hacia Tenerife a media tarde, amaneció nublado y mas frío y la niebla casi no levanto en todo el tiempo.

Después de un opíparo desayuno, de esos que no se necesita comer al mediodía, nos dirigimos al sur la isla, para recorrer uno de sus lugares mas turísticos, Playa Santiago.

La carretera que lleva hasta allí no se diferencia de las demás de la isla en cuanto a curvas, subidas y bajadas, superando tajos, paredes basálticas, barrancos y demás accidentes montañosos, así que tardamos en recorrer los 37,5 km que separan Playa Santiago de San Sebastian, mas tiempo del que parecen decir esos km; ya sabemos que en la Gomera no hay que hacer caso al número de km, sino a las dificultades del terreno.

Playa de Santiago pertenece al municipio de Alajero, de que cuyo núcleo histórico, que está en la montaña, le separan unos 10 km., es el lugar mas turístico y mas poblado del sur de la Gomera, con importantes instalaciones hoteleras.

El origen de su desarrollo tiene ya un siglo de antigüedad, cuando en el pequeño pueblo de pescadores se instalan, en 1.917, la Sociedad noruega Nowga, que establece dos fabricas de conservas, que llevan a la construcción de viviendas para los trabajadores, y una década después, la firma agrícola Los Rodriguez López, con lo que la agricultura de regadío experimenta un notable auge, y se cultiva el plátano y el tomate, para su exportación. Este régimen económico dura hasta entre los años 50 y 60 del siglo pasado, para desaparecer casi por completo, cuando se produce una de las crisis periódicas y endémicas en la Gomera, como, por otro lado, también en el Archipiélago, que produce el abandono de los cultivos y el cierre de las fábricas de conservas.

En los últimos años la economía se va consolidando alrededor del turismo, y de los servicios, con la apertura de un gran complejo hotelero, como es el Hotel Jardín de Tecina, magnifica instalación, ubicado en el acantilado llamado Loma de Tecina, que tiene el Golf Tecina, único en la isla;
                                                                         

 y las mejoras en el puerto, tanto para la pesca, como para puerto deportivo.
                                                                   

La playa de la localidad es de las mas grandes y soleadas de la isla, pero no de arena, ya que es necesario saberlo para ir provisto de sandalias de plástico, que no se pueden quitar para entrar en el agua, si no se quiere tener problemas con los pies, aunque tengo que decir que no hacia sol la mañana que pasamos allí, esta circunstancia era mejor para pasear a todo lo largo de la playa, pues el sol en cualquier isla canaria es siempre intenso.
                                                                 

También en el municipio de Alajeró, cerca de Playa Santiago, se encuentra el aeropuerto de la Gomera, antigua revindicación de los habitantes de la isla, que fue la última isla en tener conexión aérea, inaugurado en 1.999, pero, hay que decirlo, solo tiene actividad interinsular, pues, debido a las dificultades de la isla, en cuanto a, por otro lado su maravillosa geografía, dispone solo de una pista, demasiado corta para grandes aviones.
                                                     

Playa Santiago dispone de una linea de ferry, que desde allí va Valle Gran Rey, luego a San Sebastian de la Gomera y después hasta el puerto de Los Cristianos, en Tenerife.

Así que dimos un largo paseo por lo que podríamos llamar, un tanto exageradamente, paseo marítimo, encontrándonos en primer lugar la Ermita del Carmen, que empezó siendo una capillita dedicada a la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, se fue agrandando con el tiempo y acabo, como se puede ver, casi como iglesia.
                                                               
       
Seguimos hasta el final del paseo donde esta una parte de la instalación hotelera del Hotel Tecina, con alguna piscina y una agradable terraza llena de turistas europeos.

El Hotel Tecina fue construido en 1.987 y recibe mas de 300.000 visitantes al año, entre españoles y europeos. Cuenta con 70.000 m2, de los cuales 35.000 son de jardín, donde además de la palmera autóctona hay especies vegetales de todo el planeta. Sus instalaciones son un referente turístico de las Islas Canarias, es un motor de creación de empleo y se encuentra integrado en la vida económica, social y cultural de la Gomera.

No subimos a la parte alta del hotel, nos conformamos con lo que se veía desde abajo, que ya era prometedor.

Llamaban la atención los campos de plataneras, que llegan casi hasta el mar, y que siguen presentes en Playa de Santiago.
                                                                   
                                                                                        
Continuamos nuestra excursión llegando hasta el casco histórico de Alajero, donde se produce, otra vez, la sensación del tiempo detenido, como en otros lugares de las islas. Tanto el entorno, la geología, y la absoluta tranquilidad, creo que no vimos a ningún ser humano mas que nosotros dos, en el tiempo que permanecimos allí, llevan a esa percepción.

Alajero es un municipio en forma de triángulo isosceles, con el vértice en las alturas, y la base en Playa de Santiago y otras playas del sur. Tanto los aborígenes, como después, los colonos preferían vivir lejos del mar, repleto de peligros, como piratas de toda calaña, tempestades marinas, o simplemente el peligroso océano, de manera que ocupaban las alturas.

                                              
A través de su historia ha ejercido de granero de otras localidades, e incluso hubo producto excedente que se destino a la exportación, de manera que la población fue aumentando, desde sus inicios en los primeros años del s. XVI, hasta poder segregar su iglesia del Salvador, su primer templo, de la parroquia de la Asunción de San Sebastian de la Gomera, ya avanzado el s. XVII.
                                                                         

La historia de Alajeró comienza con la conquista de la isla en los albores del s. XV, cuando su escasa población aborigen, se integra y se mezcla con los nuevos colonos y pasa a ser un feudo de los Señores de la Gomera, hasta la abolición del régimen señorial en el primer cuarto del s. XIX.

Sus casas encaladas, de estilo canario, son encantadoras, pero sin duda su principal monumento es la Iglesia del Salvador, que se encuentra en una preciosa placita, adornada con los arboles autóctonos, y escasos hoy día, las sabinas.
                                                                       

Se ha dado el año de 1.550 como el de la construcción de la iglesia de El Salvador, aunque puede que sea aun mas antigua, pero todos los documentos referentes a su fundación han desaparecido en los avatares de la historia, de manera que las noticias antiguas que se tiene sobre ella, son, podemos decir, no directas sino laterales, pero en todo caso es uno de los templos mas antiguos de la isla.
                                                                           

Todas las iglesias de la isla están siempre abiertas, tanto para los feligreses y devotos como para los visitantes, a si que no tuvimos problemas para entrar en su interior, Como eran los días de la Semana Santa el altar estaba debidamente cubierto, como antes se hacia en todas las iglesias, para mostrar el dolor por la muerte de El Salvador.

Sin embargo  pudimos ver el Cristo Crucificado, sobresaliente talla del s. XVI, una de las mas antiguas de la isla.
                                                                       
,
Un breve paseo por el centro del pueblo, que nos encanto, acabo nuestra visita a Alajeró
                                                                       

Desde allí bajamos primero por la casi planicie en que esta Alajeró, para seguir luego por curvas y cuestas, por aquel esplendido paisaje, hasta llegar a San Sebastian de la Gomera.
                                                                             

Nos quedaba aun algo de tiempo, hasta la salida del ferry, que aprovechamos paseando de nuevo por el paseo marítimo, y luego por el muelle.

Habíamos disfrutado mucho de la isla, y de muchas, aunque no todas sus ofertas en paisaje, clima y naturaleza.

viernes, 8 de mayo de 2015

3er día en la isla de la Gomera: Hermigua, Agulo

                                                                           
Antes de emprender una nueva excursión dimos una vuelta por nuestra base, el Parador, que merece una detenida visita.

El Parador Conde de la Gomera fue inaugurado, en 1.972 y restaurado en 2.003. Esta situado en el llamado Lomo de la Horca, en la entrada misma del puerto de San Sebastian, y tiene unas extraordinarias vistas sobre el puerto, la ciudad,
                                                                   

y, por tiempo claro, la isla de Tenerife y su imponente volcán, el Teide.
                                                                               

Y el océano a perderse de vista, en esta foto con el ferry acercándose a la isla,
                                                             

La arquitectura del Parador, inspirada en el arte colonial de las antiguas casonas canarias, es evocadora.
                                                                             

 Cuenta con un exuberante jardín
                                                                                 

 y varios pabellones donde resguardarse del sol, tanto alrededor de la piscina, como en el jardín.
                                                                                         

Tiene agradables rincones donde tomar una bebida o unas tapas.
                                                                                     
                                                                             

Los salones que tiene las ventanas con grandes cortinas, que producen una agradable penumbra, están surtidos de muebles de época. En fin, un agradable lugar donde pasar algunos días.
                                                                                   

Después de este recorrido por nuestra base, nos dirigimos al norte de la isla, para visitar Hermigua.

Hermigua, que cuenta con cerca de 2.200 habitantes, dista 20 km de San Sebastián, pero en la isla el tiempo, en carretera, no se mide en km/hora, sino en curvas, subidas y bajadas.

Para recorrer esos 20 km desde la capital, se atraviesa de nuevo la parte alta de la isla cubierta por el bosque de El Cedro, en el Parque Nacional de Garajonay. Al ir bajando, la laurisilva que tiene su propia cota determinada por la lluvia horizontal, cambia a una exuberante vegetación, que cubre sus montes, hasta llegar al valle donde se asienta la población, uno de los mas fertiles de la Gomera.

Hermigua se halla enclavada en un barranco que acaba en la playa de Santa Catalina, con grandes plantaciones de plataneras, que hacen un bello contraste con el azul del mar, y acaba en el pescante de Hermigua.
                                                           

Los  pescantes fueron construidos en las costas de algunas islas, para paliar la falta de infraestructuras viarias y portuarias. En la Gomera fueron tres los que se instalaron, en los tres municipios del norte de la isla: Hermigua, Agulo y Vallehermoso, para facilitar el movimiento de personas y mercancias, en una época en la que no se había ningún puerto, ni ninguna carretera en la isla.

Estas estructuras fueron fruto de la iniciativa privada que necesitaba exportar los productos agrícolas que se habían introducido en la Gomera, principalmente plátanos y tomate, que necesitaban una rápida salida.

A finales del s. XIX se estableció en la isla la compañia inglesa Fyffes, dedicada al cultivo y exportación del tomate y el plátano, actividad que conocían bien. En esos momentos los propietarios de tierras y algunos emigrantes regresados de Cuba, donde habían hecho fortuna, se reunieron en la Sociedad La Unión, para construir el pescante de Hermigua, que cambiaría la economía y la vida del pueblo.

Así el pescante de Hermigua fue comenzado en 1.907, en el lugar de la costa llamado El Peñón, e inaugurado en 1.908.

El pescante consistía en una gran estructura de bloques de hormigon, que sostenían un remolque movido por una maquina de vapor, en el que se cargaban los productos agrícolas, que eran depositados en el barco y transportados hasta San Sebastian,
                                                               

Las personas tenían que utilizar un doble traspaso, en primer lugar subian a un cesto en el que sufrian el transporte hasta una barcaza, desde la que eran izados hasta el barco, operaciones complicadas, tanto la de las mercancias, como, sobre todo, la de viajeros, por las corrientes y fuerte agitación del mar en esa costa y que sin embargo supuso para Hermigua y la Gomera un gran desarrollo, durante unos 50 años, ya que la primera carretera de la isla no se comenzo hasta 1.915 y no se acabo hasta 1.949.

Hoy día del pescante, que fue desmontado en 1.950, quedan unas grandes pilastras de hormigon que siguen resistiendo el envite del mar, y a cuyo lado hay una piscina seminatural, utilizada por los habitantes del lugar para su disfrute.
                                                               

La desaparición del pescante de Hermigua supuso el declive del pueblo, que se vio privado de su principal actividad economica, y llevo consigo el descenso demografico debido a que mucha gente emigro a Cuba u otros lugares de America, de tal manera que la poblacion actual es menos de la mitad que en la época dorada, en que funcionaba el pescante.

El origen del municipio tuvo lugar en el s. XVI, con la creación de Valle Alto, primer nucleo de población, situado al lado de la iglesia y convento de Santo Domingo; años despues, en 1650, al levantar la iglesia de la Encarnación, se creo otro nucleo de poblacion, el Valle Bajo.

Hermigua se constituyo en Ayuntamiento despues de la abolición del regimen Señorial en 1.812, Tras innumerables avatares, entre guerras, regimenes y luchas locales entre el Valle de Arriba y el Valle de Abajo, la implantacion definitiva del Ayuntamiento se consiguio en los años 40 del siglo pasado, contribuyendo a ello, no poco, la construcción de las vias de comunicación.

Todo el viaje hasta llegar a Hermigua es un espectuculo de la naturaleza, que queda aun ma patente a la llegada.

En primer lugar destacan los dos gigantescos roques Pedro y Petra que, podriamos decir, protegen el lugar; no se si los primeros pobladores de la Gomera les rendian culto, como algunos pueblos primitivos, a las montañas o accidentes petreos lo hacian, pero en todo caso lo merecerian.
                                                             
                                                               
En Hermigua la vista no se cansa de mirar en cualquier dirección pues, todo es esplendoroso,
                                                                         

En el Valle Alto se encuentra el antiguo convento dominico, de San Pedro Apostol


Antes de fundarse el convento, existia, desde el s. XVI en el Lomo de San Pedro una ermita con la misma advocación, alrededor de la cual se formo una población y que con el tiempo paso a depender de la iglesia de la Asuncion de San Sebastian cuyo obispo mando a Hermigua, entonces Valle de Arriba, a un beneficiado eclesiastico para que residiera allí.

Posteriormente y debido, seguramente, a las presiones del vecindario, se pidio la fundación de un convento de Predicadores.

Los primeros monjes dominicos llegaron en 1.61, aunque ya tenian la propiedad de la antigua ermita desde hacia cuarenta años, pero sus problemas con los beneficiados de la iglesia de la Asunción les habian impedido fundar el convento, y tambien provoco la fundación de unanueva parroquia en el Valle de Abajo: la iglesia de la Encarnación.
                                                                                   
                                                                 

Durante el s. XVIII se amplio y retauro el convento que hasta entonces habia aprovechado, ampliandola, la antigua ermita.

El convento desaparecio en 1.821, como otros muchas conventos en las Islas Canarias, vendiendose sus propiedades a particulares.

Los frailes dominicos no solo tranformaron la vida espiritual del pueblo, sino que tambien contribuyeron al desarrollo cultural y local. El s. XVII fue su mayor época de esplendor en el que el convento fue elevado a priorato.
Visitamos este precioso y evocador lugar por fuera de la iglesia, y tambien a su interior.
                                                                     

Continuamos despues subiendo para dirigirnos a Agulo, pero tuvimos que parar, pues al torcer de una curva nos encontramos con la mas espectacular vista del Teide, que se puede ver desde la Gomera, y, que conste que hay varias, desde el Mirador de La Punta de Alcalá.


¡Que belleza! con esos azules y con esa estampa mítica.

Despues de un rato seguimos hasta Agulo.

Agulo es la población mas alta del norte de la Gomera, y tambien la de menor número de habitantes, de alrededor 1.200 personas, y al mismo tiempo su casco antiguo tiene casas bien conservadas, en  estilo canario, con calles empedradas, de lo mejor de la isla.

Enclavado a los pies de una gran pared de basalto, es un precioso balcon verde sobre el mar; sus abruptas montañas, trabajadas en terrazas de cuando el campo era la mayor, por no decir, la única fuente de ingresos, la vista del Teide, muy parecida a la del mirador de Hermigua, pero aun mas impactante, han hecho que se la llame "el bombon de la Gomera".
                                                                   

Agulo fue fundado en 1.607 por gentes procedentes, en gran parte, de la comarca tinerfeña de Daute, actualmente Buenavista del Norte, a las cuales se les repartieron tierras, lo cual obedece a varias razones; una de ellas es el establecimiento previo en la Gomera de algunas personas procedentes del norte de Tenerife, otra, la estrecha relacion con la villa de Garachico en Tenerife, ya era mas facil la relacion de estas regiones por mar, que por los malos caminos e inexistentes carreteras; y por último, pero no menos importante, la crisis economica que se produjo en Daute en la primera decada del s. XVII, que llevo a sus habitantes a emigrar a otro lugares.

Sin embargo el verdadero poblamiento de Agulo se produjo a finales del s XVII, bajo la jurisdiccion municipal de Hermigua, de la que no se separo hasta 1.739, en que se constituyo el Ayuntamiento de Agulo y se independizo la parroquia de San Marcos.

Hubo en Agulo desde los tiempos de su fundación una ermita dedicada a San Marcos, probablemente por la devoción que tenian sus primeros pobladores procedentes de Tenerife, a este santo, patrono de la vlla tinerfeña de Icod.

La ermita, de pobre factura se fue ampliando, tanto por los deseos de sus parrocos, como por las necesidades de los feligreses, añadiendole algunos objetos de culto e imagenes de Cristo, la Virgen María y los santos, sumayor desarrollo se produjo con la independencia de Hermigua, en que fue dotada de otra nave, al lado de la única que tenia hasta entonces, dotandola de mobiliario, retablo, sagrario y tabernaculo.

Diversos avatares, como riada de 1.770 y otras desgracias, hicieron que en el s. XIX, la iglesia de San Marcos estuviera ruinosa, y aunque se prodecio a repararla y pavimentarla, por último hubo que construir una nueva iglesia, en el mismo lugar, cuyo diseño corrio a cargo del arquitecto Antonio Pintor.
                                                                 


                                                                     

La iglesia esta en una agradable placita, a uno de cuyos lados se encuentra el Ayuntamiento
                                                                 
                                                             
Continuamos nuestro paseo por el casco histrorico, como he dicho mas arriba, con casas y casonas de gran sabor canario
                                                           
   
hasta llegar al barrio mas alto, donde encontramos una terracita con vistas, y donde estaba anunciado un surtido de platos de la gastronomia local, pues era un establecimiento dedicado a la cocina gomera.
                                                                 
                                                                    
No teniamos demasiado apetito, a pesar de ser la hora de comer, peroes que habiamos tomado un generoso desayuno, pero si queriamos beber, pues el tiempo era cálido, y estabamos cansados de nuesro recorrido, asi que pedimos un par de jarras de cerveza y una especialidad gomera: almogrote, un queso de cabra al que añaden mojo rojo y no se si alguna cosa mas, y que es muy rico; especialmente bueno era el que nos sirvieron, hecho artesanalmente y no como el que se compra en la tienda, envasado.
                                                                 
                                                               
 
                                                                           
.
Desde la terraza podiamos ver el verde paisaje y la isla de Tenerife, con su gran volcan.

Volvimos despues a San Sebastian donde aun tuvimos tiempo de dar caminar por la playa y por el Paseo Maritimo, que es una verdadera delicia.