jueves, 7 de junio de 2012

Punta Umbría


Nuestra ultima excursión fue de mediodía, a la cercana Punta Umbría.

Punta Umbría se encuentra a 20 km de Huelva, y ha sido considerada siempre como la playa de la capital, o al menos eso es lo que nos contaba una compañera de estudios, con la que coincidí en el Colegio Mayor de Madrid, y que fue la primera persona a la que oí hablar de estos lugares.

Años mas tarde, seguramente influida por las maravillas que contaba A., fui con mi marido y dos de mis tres hijos, el último aun no había nacido, a pasar unas vacaciones de Semana Santa, y entonces pude comprobar que Punta Umbría es un lugar privilegiado, como todo el litoral del sur occidente de la Península Ibérica.

Han pasado muchos años desde esa primera visita, por lo que tenía un gran interés en volver; y no me defraudo. La playa ha sido preservada y es magnífica. El pueblo ha crecido muchísimo, y parece próspero.

En cuanto a la población, rodeada de pinares, y marismas,

debe su origen a una de las torres de vigilancia que se construyeron a lo largo de la costa, en el s. XVI, para prevenir posibles invasiones e incursiones piratas, en el lugar llamado, hoy día, Punta Umbría.

Dentro de su termino se encuentran, el Parque Natural de las Marismas del Odiel y el Paraje Natural de Los Enebrales, dos paraísos naturales de gran interés ecológico, zona obligatoria de paso de millares de aves migratorias, y residencia de muchas aves acuáticas.

Punta Umbría, municipio independiente desde 1.963, fue "redescubierta" en el s. XIX, por los empresarios ingleses de la Río Tinto C.L., que la convirtieron en una zona de veraneo, construyendo casas de madera de estilo inglés, que hoy día se llaman todavía "casas de los ingleses".

Uno de los atractivos turísticos del pueblo es, precisamente, la casa museo donde se recrea el modo de vida de los británicos, en esta zona, a finales del s. XIX y principios del s. XX.

La geografía de Punta Umbría es bastante peculiar ya que se configura como una península o brazo de tierra, bañada por un lado por el Océano Atlántico, donde tiene maravillosas playas, y por el otro lado, por la ría de Huelva, donde los pescadores atracan sus barcos y donde hay otra estrecha y preciosa playa.

La acumulación milenaria de sedimentos traídos por los ríos Odiel y Tinto, en su desembocadura, han formado las Marismas del Odiel, de donde viene el nombre de Punta, procediendo el de Umbría, de la espesura de sus bosques, que no dejan pasar los rayos de luz. De esta unión nace el topónimo Punta Umbría.

La población asciende a cerca de 15.000 habitantes, que se ve multiplicada por diez o mas, en los meses veraniegos.

Punta Umbría es un lugar donde el sol y la luz lo cubren todo.

El pueblo es moderno, pero guarda el encanto de su origen marinero. Las amplias avenidas se mezclan con las estrechas calles del casco antiguo. Su puerto tiene una de las flotas pesqueras mas importantes de la provincia.

En su entorno hay importantes reservas ecológicas, en sus pinares y marismas.

Pero, quizás lo mas apreciado en esta civilización de sol y playa, sean sus magníficas playas.

Dimos un paseo por el puerto, y después atravesando la ciudad, llegamos a la playa. Como era invierno el paisaje se podía apreciar en todo su esplendor, con la inmensa playa vacía.


Paseamos largamente por ella.

Al volver al pueblo nos encontramos su moderno Ayuntamiento.

Nos reunimos con el resto de la excursión y fuimos a uno de los bares de playa donde tomamos un vino con "pescaito frito", que estaba bueno. Espero que fuera pescado en la zona...

Esta era nuestra despedida de Huelva.

Al día siguiente volvíamos a casa.

2 comentarios:

  1. Me tienes que llevar otra vez porque no me acuerdoooooooooooooo! Me encanta Huelva. Me gustaría volver.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Cuando quieras, o mejor dicho cuando puedas. Huelva bien vale ir hasta ella, aunque este tan lejos.

    Besitos

    ResponderEliminar